Matricidio

CAPITULO: 11

Hoy es el gran día y en la finca mozos caminan de un lado a otro con flores, mesas, vajilla, etc.

REBECA

Ahora si estoy como debe estar una novia súper nerviosa, la ceremonia será a las tres; no entiendo porque tan temprano… y eso es lo de menos.

Al final si encontré quien me aguante y me apoye, no creí poder enamorarme y ahora estoy rebozando de alegría.

-. Querida – tocan a la puerta de mi habitación

-. Pasa Liliana – ella es la encargada de ayudarme con el vestido, solo falta una hora para la ceremonia y estoy muy nerviosa

-. Hola – me da un beso en la mejilla - ¿Cómo estás?

-. Nerviosa – digo – pero feliz - le sonrio

-. Me alegra – mira el vestido que esta sobre la cama – te vas a ver divina

-. ¿Lo crees?

-. No lo dudes – dice con una sonrisa – es hora de comenzar – asiento mientras me ayuda a colocarme el vestido.

CRISTIAN

El tiempo se me hizo muy largo, después de que ambos aceptamos nuestros sentimientos; no era capaz de separarme de ella.

Mi padre y Owen están igual o más nerviosos que yo, estamos en la iglesia ya solo faltan unos minutos que comience la ceremonia, aunque ella cree que solo va a ser en la finca y por civil.

“La sorpresa que te vas a llevar mi pequeña”

-. Nervioso – mi padre me toma por el hombro

-. Sí – no lo voy a negar – y si se arrepiente

-. Hijo – ríe – acaso no has visto cómo te mira, como se iluminan sus ojos cuando habla de ti, esa mujer te quiere

-. Ojalá – me da una palmada en la espalda

“Y pensar que antes le tenía miedo al matrimonio; por ella me caso aun cuando todos piensen que es un matricidio”

REBECA

Estoy lista y en verdad me veo bien, Liliana me ayuda a montarme en la limosina.

Yo dije que se me hacía mucho, si la ceremonia se iba realizar en la finca; pero todos insistieron tanto que no me pude negar.

La limosina arranca y veo que salimos de la finca, algo no está bien

-. ¿A dónde vamos? – me estoy asustando

-. ¿Confías en mí? – pregunta tomando mis manos

-. Sí – digo – pero…

-. Todo está bien – dice tranquila – es una sorpresa

“Cristian, te voy a matar”

Después de algunos minutos la limosina se detiene y estoy frente a una… iglesia.

Liliana baja y me invita a hacerlo, estoy dudosa; pero no creo que sea algo malo ella me quiere ¿o no?

Salgo y mi padre viene a mi encuentro

-. ¿Lista hija? – Liliana se despide y yo miro a mi padre

-. ¿Qué es esto? – le pregunto

-. Cristian pidió unas semanas después del compromiso que también se casaran por la iglesia – dice sonriente – pero que tú no te enteraras

“Señor de la Garza, me ha ocultado sus sentimientos por mucho tiempo”

-. ¿Todos eran sus cómplices? – es obvio

-. Vamos –dice extendiendo su brazo para que lo tome, lo tomo y caminamos dentro.

Todo está decorado, es hermososo, es una boda de ensueño... y veo a Cristian esperándome en el altar, se ve muy guapo con ese traje negro, camisa blanca, corbata dorada; no puedo creer que hoy vaya a ser su esposa.

Y todo es real.

Sin darme cuenta estoy a su lado y mi padre coloca mi mano entre las suyas

-. Cuídala – dice y Cris solo asiente. Me posiciono a su lado

-. Estas bellísima – susurra en mi oído

-. Tú también, ya quiero estar en casa – digo sonrojada

-. No me provoques, cariño – aprieta mi mano

La ceremonia inicia, nosotros tenemos una sonrisa de oreja a oreja; me siento feliz y completa.

“… los declaro marido y mujer”

Esas palabras son suficientes para darme cuenta que estamos unidos, me toma de la cintura y la nuca... mira unos segundos mis ojos y me besa.

Todos aplauden y gritan, salimos directo a la finca en la limosina.

-. Ahora ya no puedes escapar – dice abrazándome y sentándome en su regazo

-. No planeo hacerlo – beso sus labios

-. Ahora toca el civil – sonríe

-. Eso será más sencillo – digo sacándome el velo – gracias… me gusto la sorpresa

-. Te mereces eso y mucho más – me besa

-. Me ayudas – señalo mi cintura para retirar la cola.

Llegamos y solo estoy con el vestido estilo sirena de encaje en las mangas. La mayoría de invitados ya están aquí.

Inicie la ceremonia del civil y después de las firmas damos inicio a la fiesta.

Leticia, Roger y Andrés han venido; pero no voy a dejar que arruinen mi día.

Todos se acercan a felicitarnos con abrazos y besos; pero cuando Andrés llega a mi lado, Cristian le susurra algo al oído y este solo toma mi mano.

Leticia y Roger no nos felicitan; pero eso no nos importa.

Quiero estar a solas con mi esposo; pero no lo veo por ningún lado...

Se escucha la música y el esta sin su saco y un microfono en la mano... me sonríe ...

Esta noche quiero obsequiarte algo
No se trata ni de flores ni regalos
Voy a tratarte de explicar
Hablarte con sinceridad
Para que sepas lo que traigo yo entre manos



Lizzy

Editado: 09.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar