Me salvaste

Capítulo 3

Llevo dos minutos buscando a Lucas pero no lo encuentro, sólo me falta buscar en un lado, el estacionamiento. Me dirijo a este y ahí se encontraba recostado en su auto con los brazos cruzados que hacía resaltar sus músculos.

--Deberías agradecerme-- me dice una vez estando cerca de el.

--¿Por qué debería agradecerte?-- le pregunto.

--Te salve de la loca de Katherin--.

--Podía sola por si no sabías-- le digo cruzandome de brazos.

-- Si claro, no podrías contra ella y sus dos secuaces-- me dice.

--Claro que si podría defenderme, de eso se ha tratado mi vida, especialmente cuando en el or..--le digo.

¿qué acabo de decir? jamás nunca nadie sabe lo de mi vida, ¿por qué entre así en confianza?.

--¿Especialmente en donde?-- me pregunta.

No le hiva a contar por nada del mundo no quiero que me tenga pena ni nada por el estilo.

--No te voy a decir nada. Y tampoco se que hago hablando contigo como si fuéramos viejos amigos, mejor me voy--le digo mientras me giro.

--Espera!-- me grita-- vas a ir el viernes a mi casa?-- me pregunta.

--Para que iría a tu casa el viernes-- le digo.

--Puede ser por que el viernes hare una fiesta en mi casa--me dice. Cierto el viernes es la fiesta, lo había olvidado por completo.

-- Si ahí estaré, cuenta conmigo--le digo-- ahora me voy, tengo clase y si no me equivoco tú tambien --me despido con un movimiento de mano y me dirijo al salón que me toca.

Entro y otra vez todos las miradas se posan sobre mi, bueno quien no me miraría después de que Lucas Smith me dijo nena enfrente de todo el mundo. 

Camino hasta donde se encuentra mi amiga, pero algo está mal, está muy feliz.

--Amiga tengo que contarte algo!!-- me dice casi gritando. Lo sabía, está más feliz de lo normal.

--Aver Cuéntame que es lo que te tienen muy feliz--le digo y esta suelta una risa nerviosa.

--Después de que tú te hayas ido con Lucas, Thomas me invitó a ir con el a la fiesta el viernes!-- me dice--y le dije que si--.

-- Ahora, voy a ir sola--le digo poniendo un puchero.

--Tranquila amiga puedes estar con nosotros--me dice dindome una palmadita en el hombro.

-- Bueno, ahora prestamos atención antes que nos saquen de clases-- le digo mientras ella asiente con la cabeza.

Las dos horas pasaron normal a excepción de  las miradas de todos los curiosos sobre mi.

Voy caminando con mi amiga hacia donde ella me puede acompañar y como sabrán no para de hablar sobre lo que se va a poner o si Thomas le pedirá ser la novia, estoy muy feliz por ella. Le ha gustado Thomas desde que iniciamos la universidad.

-- Bueno, hasta aquí me quedo yo, chao--me da un beso en la mejilla y se va.

Llegó a la tienda de Don Luis y me abalanzó a abrazarlo.

--Hola mi niña¿cómo ha estado tu día?-- me pregunta.

--Uy! Fue un día de locos--le digo.

--Apuesto lo que sea que este día de locos lo ocasionó un chico--me dice.

--Así es, ahora a trabajar o un señor muy enojona no me pagará--digo esto mientras voy hacia la caja y el señor Luis suelta una carcajada.

Termino mi labor y me encamino a mi apartamento pensando en lo bonito que se oye que Lucas me diga nena.

No pienses eso, el no te puede gustar, me dice una vocesita molesta en mi cabeza.

No me gusta. Sólo se escucha bonito nada más.

Entro a mi apartamento, como algo y después de eso me dirijo a darme un baño. Salgo y como no en dejaron tareas me dispongo a pensar que me podré poner el viernes. Tengo varias ideas en mente, no se puede ser una falda negra, top blanco, chaqueta de cuero y unas botas con tacón negras o un vestido ceñido a mi cuerpo con la chaqueta y las mismas botas mencionadas antes. Uy no se mejor el viernes veo que me pongo.

Sin más me dispongo a dormir, claro no sin antes poner la alarma.

 



JESSI!

#11081 en Novela romántica
#2068 en Chick lit

En el texto hay: tristeza muerte, amor dolor

Editado: 30.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar