Médium. Espada de hueso (libro 1)

Boda

Capítulo 32: Boda

El día ha amanecido caluroso. A primero hora mi amigo Lorenzo y su ahora esposa Simone contrajeron matrimonio por el civil, solo ellos dos el padrino de la boda que es un primo de la novia y mi persona como testigos de su unión ante el registro civil. Ahora estoy mirando a un novio que no encuentra donde colocar sus manos mientras espera por la novia para darse el sí bajo la bendición de Dios.

La iglesia esta hermosa, el pasillo ha sido decorado con delicados ramos de claveles y algunos pétalos blancos han sido esparcidos por el suelo como significado del camino que ambos como esposos tendrán que recorrer. Ya en el altar, si se encuentra un majestuosos arreglo floral donde se encontraran los novios.

La familia de la novia está aquí, y por parte del novio solo algunos amigos. Entre ellos Román, y la familia Amaíz que me ha sorprendido con su presencia. Mi madre y mi hermana fueron invitadas pero con todo el proceso legal que está viviendo prefirieron no presentarse, pero mi abuela Felicidad no quiso perderse tan bonita unión. Mi sobrino también ha venido a la boda, como Lorenzo no tiene familia y en la de Simone no tienen niños pequeños, ha sido mi sobrino el elegido para entregar los anillos. Se ve muy coqueto en su pequeño traje y su corbata de lazo.

Una delicada melodía da inicio a la celebración. Todos estamos de pie esperando a que la novia entre a la iglesia. Simone se ve preciosa en su vestido de novia, en un tono perla ajustado a su torso con los hombros y brazos descubiertos, y con una abombada falda que cae al suelo como si de una princesa de cuentos se tratara. El velo cubre su rostro, y del brazo de su padre da los pasos más importantes en su vida. El pasillo se vuelve cada vez más corto, hasta que sus manos tocan las de Lorenzo. El padre de ella dice unas palabras al novio, y se retira a su lugar. Simone me hace entrega de su ramo. Se da inicio a la ceremonia con la voz del padre resonando por toda la iglesia dando la bienvenida a la celebración, hace mención a los novios e inmediatamente continúa con la estructura religiosa entre lecturas del antiguo testamento, oraciones y cantos. Llega el momento en que los novios se aceptan uno al otro ante Dios, y mi sobrino hace entrega de los argollas de matrimonio. El tiempo pasa rápido, y me encuentro estampando mi firma nuevamente en el acta matrimonial. El padre termina de dar las bendiciones hacia los novios, llega el momento de besar a la novia.

Lorenzo se inclina sonriendo y deja un casto beso en los labios de Simone. Ahora como esposos caminan por el pasillo de pétalos hacia la salida, donde ya la familia y demás invitados se han acomodado. Le devuelvo el ramo a la novia y rodeo las bancas de la iglesia hasta alanzar la salida para poder lanzar un poco de arroz sobre los novios cuando crucen las puertas de la iglesia.

Mi abuela deja una buena cantidad en mis manos. En el momento en que salen de la iglesia, todos lanzamos el arroz sobre ellos, la vista es maravillosa. Una capa blanca que desciende sobre ellos hasta tocar el suelo. Quienes deambulan por la plaza Bolívar se detienen a morar a los novios. De todas las iglesias que hay en la isla ellos tenían que elegir a una de las más céntricas y concurridas. Entre la familia e invitados se forma una algarabía para felicitar a los novios, me hago a un lado. El señor Axel y sus dos nietos también están separados del resto, la única que no asistió fue la señora María Eugenia.

Mi abuela ha comenzado a sacarle información al abuelo de Asier sobre los últimos acontecimientos que han estremecido a la isla y el  resto del país. Es un tema del que por ahora no quiero tocar, así que permanezco distante. Toda mi familia está muy preocupada por el escape de los Hidalgo, más que todo por la nota que ha dejado Jhosep. Ahora a todos se les ha metido en la cabeza que es peligros que me encuentre sola en el departamento, por lo que en el consenso familia han decidido que lo mejor es que Asier pase un par de días conmigo mientras las aguas se calman; y él encantado ante la idea. Ahora mi abuela busca un poco más de apoyo con el señor Axel en cuanto a mi situación.

No quiero hacer de esto un drama, y fue lo primero que les pedí pero también tengo un poco de miedo. Jhosep termino conmigo, me dijo que tenía a otra persona luego regresa pidiendo otra oportunidad le dejo claro que no quiero regresar con él, pasa todo los desvelos de su pasado y ahora me deja una nota dado por hecho que seré su mujer. Es como si de un tiempo para acá se hubiera obsesionado conmigo.

—Sabes que tu abuela tiene razón. Jhosep puede llegar a ser un peligro para ti —dice Asier sonriente. Se ve tan atractivo con ese traje negro, ya se ha desajustado un poco la corbata de rayas azules.

—Espero no tener que descubrir que tan peligroso puede llegar a ser —expreso con mis plegarias al cielo. Lo mejor sería nunca más volver a ver a Jhosep a alguien de su familia. Espero que se haya ido muy lejos de aquí —.¿Porque tu madre ha decidido no asistir a la boda? a ella le hubiera hecho bien un poco de distracción.

El deja escapar un suspiro cargado de desconsuelo, y con eso me lo ha dicho todo. Las cosas no deben estar nada bien, a la final pudo hacer justicia por su propia mano pero eso no le regreso a su hijo ni mitigo el dolor. Ametz ya se encuentra muy mejor, en otro plano espiritual al que ni siquiera yo tengo acceso.



Nomi Saez

Editado: 15.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar