Meliflua

CAPÍTULO 05

Copito

—¿Te han roto en corazón?— Liam dijo mientras conducía.

—No— contesté bromeando. Liam regresó su vista hacia mí con molestia y anoté su pregunta en mi libreta.

Como trabajo de literatura debíamos hacer una encuesta a personas que no sean estudiantes de nuestro internado sobre amor, y a base de eso crear un relato ambientado en un sitio poco habitado.

Así que yo iba de copiloto en el Chevrolet Traverse negro de Liam -y no es que yo supiera de autos, pero mi padre tenía el mismo en color rojo, y no paraba de hablar sobre él-, mientras realizábamos la encuesta. Y claro, no fue por elección propia estar juntos, era obligatorio que sea con tu compañero de banco.

No había vuelto a hablar con Emily desde la entrevista falsa, o siquiera volví a hablar sobre los asesinatos, aunque el tema siempre rondaba por mi mente. Había planeado hablarle a Ann para que sepa lo que estaba pasando, o directamente irme, pero las sospechas hacia mí serían mayores. Así que simplemente decidí seguir como si nada hasta que Emily me hablara sobre el tema.

Luego de unos minutos más de viaje finalmente Liam estacionó.

—¿Dónde estamos?— pregunté cerrando la puerta.

—En el centro— contestó Liam colocándose nuevamente sus auriculares. No le remarqué el hecho de que con auriculares no iba a poder escuchar ninguna respuesta, porque supuse que era algo obvio—. Nos vemos aquí en treinta minutos, no te pierdas.

Comencé a caminar hacia el sitio con mayor movimiento, mordí mi paleta y tras quitarle el dulce guardé el palito en mi bolsillo. Regresé brevemente mi vista hacia Liam, quien se había quitado los auriculares mientras me daba la espalda y sonreí. Me coloqué frente a una tienda de golosinas para comenzar la encuesta.

—Hola— saludé a una ancianita, quien al verme frunció el ceño tratando de reconocerme—.  Estoy haciendo una encuesta para realizar un trabajo escolar— le conté ignorando su mirada, pero como respuesta murmuró algo con enojo y se marchó.

Cosas así pasaron con las siguientes ocho personas. Cuando había llegado a la quinta persona ya me había sentado en un banco y no recibía ni una mirada por parte de los desconocidos.

—Hola, bonita— un chico se acercó a mí. Sus grandes ojos verdes fueron lo primero en llamar mi atención.

Ignorando sus palabras repetí lo dicho a las anteriores personas.

—Estoy haciendo...— no me dejó continuar.

—... una encuesta para realizar un trabajo escolar— terminó mi oración quitando las manos de los bolsillos de su jean—. Lo escuché las once veces— explicó sonriendo.

—¡Oye!— me quejé—. Solo fueron ocho— soltó una carcajada.

—Vine a ser tu salvación— se dejó caer a mi lado en el banco—. Respondo toda clase de preguntas— me guiñó un ojo. Bajé la mirada a mi libreta fingiendo leer para reprimir una sonrisa.

—¿Para ti qué es amor?— regresé mi vista hacia él mascando el chicle de mi paleta.

—Una palabra— sonrió peinando su cabello azabache. Su respuesta solo me hizo tomarlo como una persona con el corazón roto, o al contrario, una persona rompecorazones que no creía en el amor.

—¿Crees en el amor a primera vista?—  pregunté sin elevar la vista de la libreta.

—No— contestó simple—. Creo en la atracción a primera vista— no lo miré, pero asentí dándole la razón; opinaba igual.

—¿Qué te enamora?— soltó una carcajada y regresé mi vista a él.

—¿Quieres enamorarme?— preguntó con una sonrisa burlona en su rostro.

—¡No! No, no, no. Lamento si te...— soltó otra carcajada.

—No sé lo que me enamora. Nunca me enamoré— contestó fingiendo no haber hecho la anterior pregunta.

Pues estábamos igual, bonito desconocido.

—¿Alguna vez te rompieron el corazón?

—No. Soy más bien el que los rompe— lentamente elevé la mirada con una ceja elevada. Confirmó mi teoría—. Pero si quieres puedes intentarlo— me dedicó una sonrisa torcida. Rodé los ojos dedicándole una sonrisa.

—¿Cómo te llamas?— pregunté. Esa pregunta no estaba en la encuesta, pero tenía planeado investigar más sobre él en las redes sociales.

—Rayhan— lo continué mirando en espera de su apellido—. Mejor dime tu nombre y yo te contacto— se levantó del asiento.

—Mía Pepper— elevó las cejas con sorpresa pero no hizo ningún comentario.

—Un gusto—sonrió tomando la visera de su gorra y bajándola brevemente hacia mí—. ¿Algo más?— negué—. Bien. Entonces, nos vemos— y caminó hacia la tienda de golosinas.

Lo observé alejarse, me levanté y continué con mi trabajo; me faltaban -como mínimo- dos personas más.

Los cinco minutos que faltaban para que acabara el tiempo que Liam, me había dado pasaban lentos. El cielo tronaba; bueno, más bien lo que tronaba era el rayo calentando el aire por el que se mueven las nubes, pero se entendía. De todas formas, si volteaba mi cabeza veía el transporte de Liam, así que si él llegaba lo vería a tiempo. Ya tenía las respuestas que necesitaba y podría regresar al auto, pero quería un poco de aire.

Me senté nuevamente en el banco e incliné mi cabeza hacia atrás, hacia el cielo. Las nubes lo tenían completamente tapado, aunque continuaba siendo hermoso a la vista. Unas gotas mojaron mi rostro y la gente comenzó a apurar sus pasos. Volví mi vista hacia el auto, pero Liam aún no estaba allí; suspiré. Al cabo de unos segundos las gotas se convirtieron en un chaparrón, la gente corría e ingresaba a tiendas, yo esperaba la llegada de mi compañero desde el banco con una capucha en mi cabeza.

Observé cómo las personas caminaban a toda velocidad y los autos tocaban bocina. Entre ellos visualicé un perro, uno cachorro; se notaba asustado y corría entre las personas. Lo observé caminar hacia la calle más transitada y automáticamente me levanté para ayudarlo, no quería que lo atropellaran. Comencé a caminar entre las personas, siendo víctima de algunos empujones.

—¡Mía!— oí a Liam gritar mientras yo caminaba al lado contrario. Lo observé por un segundo, con sus manos trataba de tapar la lluvia de sus ojos para poder observar; estaba igual de mojado que yo. Lo ignoré y continué siguiendo al animal.



M a r t h a

#3716 en Thriller
#3716 en Misterio
#23017 en Novela romántica

En el texto hay: misterio, internado, romance

Editado: 06.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar