Mi Convicción

CAPÍTULO 2- LO DÍFICIL Y LO FÁCIL DE SEGUIR A CRISTO

A lo largo de la vida un cristiano va a pasar por una gran diversidad de situaciones, a veces situaciones difíciles y otras serán situaciones en las que estará bendecido. Y es que ser cristiano no es del todo fácil como todo mundo pensaría, es decir, tienes a un Dios Todopoderoso y bueno de tu lado y que siempre te ayudara ¿por qué habría de pasar por situaciones así?

Sin embargo al ser cristianos existe lo fácil y lo difícil de seguir a Cristo. Veamos primero lo difícil de seguir a Cristo.

 

1. Vas a tener problemas

Ser cristiano nunca significo estar libre de problemas, muy por el contrario quizá vas a tener muchos más problemas que antes de ser cristiano. Pero las razones son obvias, te acabas de echar encima al peor de los enemigos, al enemigo más malvado y fastidioso que se pueda tener, el Diablo.

Y a parte de lidiar con los ataques del Diablo, en tu vida también vas a lidiar con los problemas que acarrea el estar en el mundo como lo son: problemas en el trabajo, ya sea por tener un jefe exigente o compañeros de trabajo que te complican la existencia; problemas con la familia, falta de dinero; en fin tantos problemas que pueden agobiarnos la vida en este mundo. Porque el mundo en vez de rosas te va a dar espinas.

Y todo esto es porque muchas son las aflicciones del justo y vamos a tener muchas de esas al estar en este mundo.

Al ser cristiano, uno de los problemas que vas a tener es que el mundo no te va querer, puede que te lleguen a tener de menos por tu fe, puede que quizá vivas con los ojos del mundo encima para restregarte en cara cuando falles, quizá hasta se van aprovechar de ti porque saben que por tu fe debes saber dar la otra mejía y lo peor de todo es que todas esas cosas te van a doler, te van a lastimar, es lo difícil de seguir a Cristo.

Y no esperes a que los demás entiendan, porque por eso el mundo ya no nos conoce porque a Él tampoco no le conoció.

Lo difícil de seguir a Cristo es que vas a tener problemas. El Diablo te va a querer poner problemas de la nada, va a querer hacerte la vida cuadritos, te va a querer desesperar, te va llevar al punto en que quieras reclamarle a Dios por todo lo que te pasa y a veces va a ser casi imposible poder aguantar tanto. No siempre se va poder lidiar con todo.

Existe un dicho que cita: En un mar en calma cualquiera es buen capitán.

Fácil es darse por vencido en medio del problema, fácil es desistir cuando no hay fuerzas; lo difícil es estar firmes en medio del problema, difícil es estar en pie en medio de la tormenta. Es fácil ser cristiano cuando todo está bien, pero los verdaderos cristianos son aquellos que perseveran pese a los problemas, y por eso es difícil seguir a Cristo.

En otras ocasiones vas a tener problemas porque tú mismo te los provocas ya sea por malas decisiones o porque requieres de la disciplina de Dios en tu vida. A veces sin esas dosis de disciplina nos alejamos de Dios o no nos percatamos de que estamos cayendo en un error. Es duro recibir disciplina, también es algo que duele, pero Dios al que ama disciplina.

Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza…

Hebreos 12:11 (RVR 1960)

Con esto podemos clasificar los problemas que tendremos como cristianos en tres grupos:

Los problemas de la vida (trabajo, economía, problemas familiares)

Problemas que te pone el Diablo (tentaciones, dificultades)

Problemas por tus errores o por la disciplina de Dios.

 

2. Vas a tener que cargar tu cruz

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí,

niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Mateo 16:24 (RVR 1960)

Una de las cosas difíciles que hay que hacer si se sigue a Cristo es tomar tu cruz y seguirlo. Pero, ¿qué involucra cargar tu cruz?

Para los cristianos la cruz significa el medio por el cual Cristo nos dio esperanza de alcanzar salvación. Sin embargo en esos tiempos la cruz significaba un instrumento de muerte, los romanos obligaban a los sentenciados a ser crucificados a que cargaran el instrumento con el cual iban a ser asesinados.

Y cargar tu cruz tiene que ver con negarte a ti mismo, cargar tu cruz significa cargar con tu «yo» y morir a él para vivir en Cristo y aplicar el «ya no vivo yo más Cristo vive en mí». Y cargar con tu «yo» te va a resultar difícil, porque tu «yo» es pesado, porque en tu «yo» están tus pecados, tu «yo» es el viejo ser pecaminoso que te lleva a la condenación. Y Cristo te dice que cargues con tu «yo» para morir en él.

 

3. La responsabilidad de ser cristiano



Kev Ayala

#15243 en Otros
#1550 en No ficción

En el texto hay: dios, mensajes, cristiano

Editado: 28.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar