Mi Mate Broken Heart

Capítulo 10

Bastian empezó a leer la historia.

El collar ha sido buscado por más de mil años, el poder que contiene es más poderoso que cualquier bruja, el collar puede potencializar cualquier don o habilidad.

Muchos han sido asesinados por estar en la búsqueda del collar por tener deseos de poder, ese collar solo trae desgracia y sufrimiento a quien lo posee, nadie sobrevive después de usar el collar, este se alimenta del alma. Todo gran poder tiene un precio y en este caso es la vida. Cuidado con lo que deseas, si ves el collar solo huye y no mires atrás nunca te arrepentirás de huir. Con solo verlo y tocarlo sentirás una tentación imposible de aludir pensaras en el día y noche y no te detendrás hasta tenerlo.

Nadie ha descubierto al creador de tal artefacto.

Bastian termino de leer aquel extraño escrito y todos nos mirábamos, esperando que alguien exclamara algo, pero nadie decía nada.

—No crean lo que dice en el papel, nunca he escuchado nada como eso, y si están peligroso se hablaría más del collar—dijo Ryan rompiendo el silencio

—Que escrito tan extraño — dijo Alex

En ese momento pensé en mi collar, pero era imposible que fuera el mío, siempre lo llevaba puesto a la vista de todos, además mi padre me lo había dado y él me amaba.

— ¿Quién abra sido el que lo escribió? —pregunto Bastian bastante confundido

—No tengo ni idea, tal vez es un mito —dije

¿Sería mi collar? Imposible, mi vida era tan normal que aburría. No era más que una simple humana sin gracia alguna.

—Pudo ser cualquiera, mira como está escrito y además el papel se nota que es muy viejo y está desgastado —dijo Ryan

—Tienes razón, mejor olvidemos esto — pregunto Alex

—Si amor —dijo Ryan

— ¿Y el papel ese por qué habla de un collar? —pregunto Bastian

—No lo sé amigó, al igual nunca vamos a ver ese collar—respondió Ryan muy tranquilo.

—Cambiando de tema, ¿Tú y Amara además de besarse han hecho algo más? — pregunto Ryan. Alex se quedó mirándonos.

Ellos como siempre de entrometidos, ¿Por qué nos quieren unir? Yo no soy la mate de Bastian.

— A ti que te importa lo que hagamos ella y yo— contesto tajante Bastián

—Tranquilízate hermanito— dijo Alex

—Creo que está es una situación es demasiado incomoda, mejor cambiemos el tema —dije removiéndome del sillón.

Estos temas siempre me incomodaban. Pero cuando vi a Bastian desnudo por alguna razón no me sentí para nada incomoda.

—Amara ya tienes diecisiete años ya no debería darte pena hablar de esas cosas —dijo Ryan en un tono divertido.

Ryan golpeó a Bastian en el hombro en forma de broma.

—Si eres tan maduro Ryan, ¿Y tú con quien perdiste la virginidad? —preguntó Bastian

—Con tu hermana —dice serio

—No logró imaginarte teniendo sexo con mi hermana —dice Bastian

—Tranquilo yo tampoco me acuerdo —refutó Ryan tratando de calmar a Bastian.

— ¿A qué te refieres? —preguntó Bastian confundido

—Mejor olvídalo —dice Ryan

—Yo no te imagino cómo mi cuñado, siento que mi hermana se merece alguien mejor que tú—dijo Bastian observando a Ryan de arriba abajo.

— ¿Como que no te acuerdas Ryan? —pregunta Alex enojada.

—Si a propósito, ¿Como que no recuerdas esa noche? —dice Bastian enojado

Cuando la tensión alcanzó su límite, Alex se levantó de su lugar y rápidamente, y abofeteó a Ryan y este quedo pasmado.

—Todos los hombres son iguales —dijo Alex, ofendida y al borde de las lágrimas, pero más que lágrimas una rabia incesante.

Desde que llegue aquí mi vida está llena de drama y aventuras, sinceramente no me quejo, es divertido.

—Amor era jodiendo, no lo decía enserio, ¿Por qué te pones así? —dijo Ryan apenado.

— ¡QUE PORQUE ME PONGO ASÍ! —gritó Alex dándole otra cachetada a Ryan.

—Se lo merecía —dije exaltando la fuerza femenina.

—Pégale otra, pero esta vez más fuerte —dijo Bastian emocionado.

—Ahora todos están contra mí —dice Ryan desesperado y enojado.

—SI —respondimos todos.

—Ryan para tu información, cuando lo hicimos, no sentí nada —dijo Alex moviendo los ojos insinuando que lo tenía pequeño. Para después salir de la sala, y dirigirse a su habitación enojada.



Alejandra reyes Luna

Editado: 08.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar