Mi Mocosa

VERDADES DOLOROSAS I

-ah no puede ser siento que la cabeza me va a explotar- -toco mi cabeza con ambas manos dibujando  una mueca de dolor en mi rostro mientras  busco unas pastillas en la mesa de noche y me dirijo a la cocina por un vaso de agua-después de tomarme el vaso de agua escucha mucho ruido en el pasillo de varios pasos y hombres hablando-lo que me faltaba vecinos nuevos ah-me dirijo de nuevo a mi habitación dejándome caer en la cama y empiezo a recordar lo que paso en la fiesta. Había pasado una semana de aquella dichosa fiesta y lo unico que supe fue que azul era la hija del imbécil de Nathaniel y de mi sucrette, en aquel preciso momento los tragos y las ganas enormes de verla no me hicieron pensar mucho, pero a quien engaño soy un impulsivo jamás pienso en las consecuencias-toco ligeramente mis labios-aunque aquel beso fue diferente me gusto, claro que me gusto aquella mocosa tenía algo que me atraía, pero lo mejor es no pensar en ella al fin y al cabo ellos viven fuera de la ciudad, asi que no la volveré a ver jamas

Pero cabe destacar que el destino es alguien a quien le gusta jugar y divertirse con nuestras vidas y eso era algo que castiel entendería tarde o temprano

-el abuelo de azul toma su mano y la coloca en su hombro-ven hija es un lugar muy bello estoy seguro que te encantara además está muy cerca de la academia

-asiento- asi es abuelo ¿sabes?   eso es lo que más me gusta de este lugar y es que todo esta muy cerca 

-el abuelo pellizca suavemente las mejillas de azul -lo sé por eso te dije que este sería un buen lugar para vivir.........aunque

-aunque nada abuelo, no seas negativo deja eso atrás recuerda que ambo decidimos dejar la negatividad a un lado cuando disidimos mudarnos aquí así que arriba ese animo ¿si?

-no es eso es solo que...........

-me coloco delante de el-que abuelo vamos no seas pesimista tu no vamos arriba ese animo arriba, arriba, arriba-digo una u otra vez esas palabras con un tono alegre en mi voz

-el hombre asiente y deja escapar una pequeña risita- tienes razón, todo se puede lograr en la vida si no mírate a ti mi pequeña nietecita

-así es pero no me digas pequeña abuelo ya tengo 16 años-digo aquellas palabras mientras hincho mis mejillas

Los hombres dejan caer unas de las cajas que contenían algunos jarrones los cuales hacen un ruido fuerte por todo el pasillo despertando a una gran fiera

-completamente molesto me levanto de la cama-es que acaso no se pueden mudar en paz-toco mi cabeza mientras me dirijo abrir la puerta-y este maldito dolor de cabeza que no se quiere ir ah

-oye abuelo voy a bajar a la recepción para pedir que me den la otra copia de las llaves-cuando estoy a punto de irme alguien me retiene

-espera azul mejor voy yo ¿si?

-abuelo no seas pesimista que dijimos hace un momento adiós pesimismo ¿si?-digo esas palabras mientras toco suavemente la mano de mi abuelo para que me suelte

-el hombre suelta el brazo de azul-esta bien tienes razón  ve tu pero recuerda ten cuidado si

-si abuelo tendré cuidado lo prometo-digo aquellas palabras colocando mi mano derecha en mi corazón

-esto es el colmo si sigo aquí creo que terminare matando a los nuevos  vecinos-tomo mi chaqueta y me dirijo rápido al ascensor para salir de este lugar

-el ascensor está por cerrarse cuando una voz masculina grita a lo lejos que lo detengan, como puedo coloco una mano en las puertas para que no se cierre y así aquel hombre pueda entrar, cuando el hombre entra en el ascensor aquel olor me hacen recordar quien era

-castiel le sonríe a la joven del ascensor-gracias no sabes lo...........-deja de hablar y se queda  mirando a la persona que detuvo el ascensor era ella-¿tu?-la señalo con cara de asombro

-ese olor, esa voz no puede ser es aquel hombre de la fiesta- ¿usted? -con un tono de asombro-

-con una sonrisa en mis labios clavo la mira en ella-no me digas que me estas siguiendo mocosa

- frunzo el ceño-¿mocosa?

-si eso dije mocosa ¿que haces aquí?-me acerco un poco a ella provocando que esta se tense un poco ante mi presencia cosa que me causa gracia

-nada que le importe-respondo tajantemente mientras le doy la espalda

-bufo-igual de soberbia que tu padre no me esperaba menos de la hija de nathaniel

-pues bien dicen que de tal palo tal astilla ¿no cree usted?-le respondo mientras me cruzo de brazos 

-podría ser, pero no me has respondió ¿que haces aquí? respondeme mocosa-digo aquellas palabras mientras la tomo con fuerza de los brazos obligandola a girarse 

-suélteme ¿que le pasa? me lastima -digo aquellas palabras con un gesto de dolor en mi rostro

-esta bien -la suelto pero sin alejarme de ella-¿que haces aquí?

-eso le puedo preguntar yo a usted, ¿Qué hace aquí?-pregunto mientras sobo mis brazos

-yo vivo aquí-respondo con una sonrisa en los labios-bien ya te respodi ahora tu ¿que haces aquí?

-¿que usted vive aquí? no puede ser-digo aquellas palabras con un tono de asombro en mi voz

- No me digas que te quedo gustando tanto aquel beso que viniste por más ¿es eso?-pregunto con un tono pícaro en mi voz

-bufo-¿qué....?.niego- no claro que no jamas vendría a buscar a alguien como usted por favor acaso se cree usted tan importante para que haya venido a buscarlo aquí, por un beso ¿es en serio?-levanto mi ceja mientras digo aquellas palabras con un tono de voz divertido



sanefer

#5487 en Fanfic
#11615 en Joven Adulto

En el texto hay: primeramor, decepciones, primerasexperiecias

Editado: 15.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar