Mi Pequeño Secreto

CAPÍTULO 48


 

2 de diciembre, 2019


 

Lucía


 

Estoy tan contenta hace dos días atrás que ya nos hemos mudado a la casa y con Eloise hemos estado como locas decorando todo de un ambiente navideño que le da un aura familiar y acogedor a la casa, justo ayer Eloise llegó con un montón de adornos para la habitación de Ian Kilian si, así decidimos llamar a nuestro hijo cuando fuimos a declararlo tres días atrás cuando nos enteramos de que el pequeño no había sido declarado y por ende aún no tenía nombre, los nombres los eligió Frederick.


 

En fin Eloise se pasó todo el día de ayer preparando la habitación de Ian, dijo que la habitación estaba bien blanca que sola había que decorar las paredes, nadie la cuestionó. Josiah llegó hoy en la mañana aquí a la casa, después que fue al departamento no lo volvimos a ver.


 

Lessia se fue del país hace unos días pero antes de irse hablamos y la fui a despedir al aeropuerto, fuimos un mar de lágrimas pero ella tiene muchos compromisos de ahora adelante lo único que le dije fue: Lessia de corazón espero que encuentres a alguien que te valore y te haga feliz, se feliz. También le dije que para cualquier cosa se contacte conmigo y que si se casa me mande la invitación que yo encantada iré, entre risas y lágrimas abordó en jet.


 

                            • • •


 

Frederick y yo estamos solos en casa ya que sus padres se llevaron a los bebés y se los agradezco de todo corazón hace mucho que no tenemos acción y gracias a Dios que Jack no está aquí por que le quiero dar una sorpresa y no quiero interrupciones. Él está acostado en la cama esperándome mientras me espera ya que estoy en el baño después de darme una ducha y haber traído un babydoll rojo pasión que compré hace unos días a escondidas para que no lo viera.


 

Suspiro viéndome en el espejo el babydoll es totalmente transparente con mucho encaje por todos lados que le un toque sensual, tomo un perfume suave y me coloco un poco en el cuello. Abro la puerta y me quedo parada mirándolo hasta que el levanta la mirada para recorrerme de pies a cabeza y veo cómo traga saliva se levanta y camina hacia mí y sin perder tiempo estamos sus labios en los míos de una manera tan apasionada y necesitada que me hace delirar, me sujeta de la cintura alzándome para que enrolle mis piernas en su cadera y comenzar a caminar hacia la cama, me deja caer en ella de una forme delicada y se sube sobre para luego comenzar a besar mi cuello, de un momento a otro mi babydoll y el pantalón de pijama que tenía puesto desaparecen y la punta de su miembro roza mi entrada, suspira antes de adentrarse en mi.


 

-Oh Dios- suspiro yo también clavando mis uñas en sus fuertes hombros. Sale y vuelva estar con una enroscada más fuerte.


 

-Eres tan hermosa- dice repitiendo el mismo movimiento una y otra vez y gimo- Oh si cariño gime para mí- dice aumentando el ritmo de sus embestidas cada vez más rápido, juro que a este punto creo que estoy gimiendo con una loca.


 

-¡Frederick!- exclamo- me voy a...-  la frase queda a medias cuando arqueo mi espalda y siento el placer consumiendo cada espacio de mi piel. Frederick se queda mirándome con una sonrisa.


 

-Eso fue rápido- dice riendo aún con la respiración agitada.


 

-Si que lo fue- concuerdo dándole una sonrisa.


 

Se acuesta a mi lado y me arrastra con el para que me recueste sobre su pecho donde dejo un beso.


 

-¡Te amo!- dedimos los dos al mismo tiempo



Lisa Dolly

#154 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro, pobreza, romance

Editado: 23.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar