Mi primer amor fue una mujer

Capítulo 2 "Amigos y un club"

Bastaron un par de días para que Misaki se sintiera cómoda en esa escuela, cuando de la nada un profesor le dijo en la hora de salida que debería elegir un club, que no era necesario debido a que ya estaba en segundo grado pero que le sería de gran ayuda si quería aprender a convivir con los demás.

Ella estaba dispuesta a cambiar, aún se sentía mal por aquella ocasión pero nunca pudo disculparse. Pasó unos minutos investigando los clubes, aunque realmente no le llamaban la atención los deportivos ni los culturales porque eran muy cansados; así que ya no sabía qué hacer, cuando vio en un salón el letrero: "Club Gamer", la última palabra fue la que más le gustó, sin pensárselo dos veces entró al aula y al estar adentro se llevó una gran sorpresa...

Los integrantes de dicho club eran nada más y nada menos que Sakura, Koe, Rebecca y Naoki. No podía creerlo, hace tiempo que no les dirigía la mirada por la vergüenza y ahora teniéndolos de nuevo frente a frente hizo que se pusiera roja, algo que era nuevo en ella.

     Sakura: S-Serinuma-san? - pronunció su apellido de forma penosa - ¿Estás aquí para unirte al club?.

     Misaki: S-S-Sí... - contestó avergonzada.

     Sakura: ¿Enserio? No sabía que te gustaban los videojuegos.

     Misaki: ¡Sí!, en realidad, creo que a mi se me nota más que a ustedes, yo nunca pensé que fueran gamers - respondió emocionada.

     Naoki: Vaya... - interrumpió - Parece que las antisociales sí hablan y sonríen.

     Rebecca: ¡Naoki! ¡No seas grosero! - le gritó a Naoki - Aunque viéndolo bien... es la primera vez que te veo sonreír Serinuma-san...

     Misaki: .... - sonrojada - Es la primera vez que sonrío - contesta en voz baja.

     Koe: ¡¿AHHH?! - gritó sorprendido - ¿Enserio?

     Misaki: Sí... Nunca he sido buena hablando con la gente, así que nunca aprendí a hablar con los demás y tampoco a reaccionar a las situaciones; por ello quería pedir una disculpa por lo de la otra vez... - responde con toda sinceridad.

     Sakura: No te preocupes Serinuma-san, de ahora en adelante te enseñaremos a reaccionar a diferentes situaciones y a hablar con los demás de manera fluida - sonríe.
 
      Misaki: ¡Muchas gracias Shinomiya-san! - sonríe por primera vez.

     Sakura: Nada de formalidades, llámame Sakura - contesta con una mueca tierna.

      Koe: A mi llámame Koe - dice con aires de grandeza.

      Rebecca: A mi dime Rebecca - se dirige con una sonrisa.

       Naoki: Pues a mi Naoki - dice de manera burlona.

      Misaki: Chicos.... ¡Gracias! - nuevamente les responde con una bella sonrisa.

Termina el club y todos salen, nuevamente está la limosina en la entrada y una mujer hermosa con un cuerpo envidiable.

       ¿?: ¡Misaki! - grita la mujer enfadada - ¡Apresúrate! Tengo una junta importante en 20 minutos que vale un millón de yenes.

      Misaki: Sí señora Melissa - responde con un poco de tristeza - Los veo mañana chicos, adiós.

      Sakura, Koe, Naoki y Rebecca: ¡Adiós!

Al llegar a casa la señora Melissa enfadada le habla a su esposo el cual también estaba enojado porque se había demorado 10 segundos, los dos se fueron sin despedirse de la niña como siempre. A Misaki ya le importaba menos, ya que tenía amigos y no necesitaba a sus padres.

En ese día tan agotador hizo tantas cosas que sus padres ni siquiera notaron, ella estaba empezando a ser una humana de nuevo, ya podía sentir cosas como las demás personas; ya no era esa "muñeca" rota y fría.

Serinuma tenía amigos con los cuales compartir un sin fin de cosas, tanto juegos como experiencias; era algo que ya quería sentir desde hace mucho pero no lo sabía, un deseo oculto que al fin salió a la luz.
 



Akire Gahe

#3753 en Fanfic
#12039 en Otros

En el texto hay: lesbico, humor, relatos de vida

Editado: 21.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar