Mi Primer y Último Amor

Capítulo 29: “Ésta no es solo una historia de amor”

La vida es tan larga que no se podría siquiera alcanzar a vivir de la misma en tan solo un segundo, es irónico en la forma en la que se dice, pero se trata de todos aquellos momentos que como un rollo de fotografías van siendo borradas a través del tiempo por llevar más del límite de nuestras memorias ni tan solo en un papel, escribiendo tu propia historia, donde quizás hay sucesos que no se podrán aquí ver, o tan solo pasando en alto el hecho de que en muchas ocasiones o en la mayoría, las circunstancias son diferentes desde cada punto de vista, desde cada pensar, donde la visión es el engaño de nuestros pensamientos y la memoria traicionera de nuestros recuerdos, desde el punto en el que la historia mediante diversas perspectivas, podría ser diferente. En las historias que mamá contaba siempre había una reflexión que tomar, por lo que a todo en la vida considero, hay que sacarle el lado bueno y las lecciones que ésta desea dar.

Andrew era un chico muy perspicaz, capaz de detectar cualquier estimulo que la vida le atravesara en el camino, aunque a pesar de que el libro el cual habría sido heredado por medio de Arthur, tenía un gran número de nombres, el cual definía a aquellos demonios que en sus antepasados fueron reconocidos, como al igual vistos en visión, sin embargo, extrañamente los nombres: Arthur y Andrew, habían sido escritos hace muchos años en estas escrituras, ¿Qué razón habría para prescribir los nombres de los hijos de un Norab? Quizás podría decirse que Andrew ya de esto se había percatado, ya que en la noche anterior a la que estaba sucediendo en ese momento, se habría leído gran parte de aquel.

Sin embargo, no existen argumentos claros para dicha conjetura, la cual solo pondría en duda el lugar en el que su razón se encontraba, ya que su comportamiento extraño entre los presentes de aquella noche, no fue la más cortes ni cuerda de su vida. Al encontrar su cuerpo con el de Tobby, éste salió en huida tras aquel ignorando completamente los posibles accidentes que tras la persecución pudo haber ocasionado que en un indicio desesperado y salvaje lo llevo a un lugar desconocido en su mesura pero teniendo en cuenta que tras los árboles y el pasto entre sus pies estuvo siendo siempre el mismo, solo que no en el mismo estado ni mucho menos en su postura consabida.

- ¡Andrew! ¿Qué has hecho?...

- Sabía que me encontrarían –Volteó a ver aquel con una mirada poco peculiar.

Quizás pueda que se haya esperado una historia de completo amorío, pero no es la intención desviar lo que ocurrido esa noche cambio la actitud complementa del cual sería el elegido para gobernar los poderes y cuestiones que definían en sí el inframundo, por lo tanto ésta no es solo una historia de amor, ni tampoco se busca dar razón de lo que en el momento que éste escrito sea leído se refleje en su actualidad, aclaro eso porque estos seres aunque no ven el paso del tiempo donde el oscuro ser que como partículas atómicas la construcción del esquema espectral que a estos detallaba, se convertían en seres con mayor variabilidad en lo que en sí mismos creían querer. Así mismo como una persona bipolar en el tiempo que este relato se cuenta se habría vivido las circunstancias como menos se piensa, e incluso quienes la vivían y sin en su conocimiento, la historia inmersa.

Mientras sus manos ensangrentadas se ocultaban en la oscuridad de aquel bosque en su cuello yacía un collar similar a la piedra que la correa del canino agonizante había traído consigo desde que en sus manos Anderson entrego al hombre que en el momento desconocía. Teniendo en cuenta que percibiendo de esa manera la sensibilidad entre los ojos la reflexión de la piedra oscura que en una luz de colores de un extremo a otro mostraban extrañas letras que en el momento no pude entender. Él, con la sagaz mirada roja y advertidamente penetrante ante los cuerpos que ante su ojeada percibida en tal situación en la que se habría descubierto aquel mal del que sus hermanos, sean de sangre o de otra madre, antes de que alguien más estuviera allí en presencia de tan macabro arte perpetuo que entre el tiempo y el silencio gobernaban tras la revelación de dicha figura que junto al domestico canino se convertían en la magia misma de la oscuridad, donde como silueta moldeable tomaban forma desapercibidamente ante tal confusión que siquiera podría notarse como el animal de ser domestico paso a ser un caballo salvaje, de aspecto pálido y ojos de fuego que humeaban como chimenea activa por las fosas nasales del mismo.

- La memoria es traicionera, y quizás haya perdido mi cordura, pero algo les confieso mis hermanos, que creo que esto ya lo había vivido, ¿Alguna vez creyeron en la encarnación, o mejor, en la reencarnación? –Dijo aquel mientras en lo oscuro se ocultaba- Éste que tienen en frente no es un simple hombre con el nombre de Andrew, el cual fue dado por su padre, por tener una variante entre Antero considerado un personaje hijo de venus y marte, hermano de Eros o mejor conocido como Cupido, por lo tanto lo convierte en un joven inseguro en el amor, pero ¿Saben en realidad quién soy yo? Andrew es un hombre ambicioso al cual le gusta el poder, se dice que significa “hombre viril”, claro y transparente, lo que nunca se tiene en cuenta es a que parte le es fiel, ¿al bien o al mal? Ahora mismo puedo sentir el poder en la oscuridad, he tomado el espíritu espectral del infierno que quería apoderarse de mí, porque me he dado cuenta, que soy yo el único que debe reinar entre y en las tinieblas.

En aquel hombre del que se creía cierta agradabilidad y nobleza se notaba el carisma que aunque desviado en su nueva personalidad la cual éste creía haber detallado como la realidad, se convirtió en lo que menos se esperaba. Wilder intentó persuadir a éste quien con disimulo y una rapidez amenazante salió, a la luz de la luna, a su encuentro, percatándose de aquello, Wilder no dio un paso más. Andrew con su figura extraña y sin aún su hermosa postura en apariencia, perder. Se acercó lentamente, quiso dar a ver quién era el que en realidad en ese lugar tenía el poder, mientras el caballo a un costado de aquel lo acompañaba a cada paso que daba.



JAMB

#15817 en Fantasía

En el texto hay: aventura, el primer amor, transgresores

Editado: 12.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar