Mi soledad

13. Amigos de verdad

Mía:

Pronto llegará mi cumple, falta un día sólo un día, osea hoy a las doce de la noche cumpliré quince años. Por una parte me alegra y por otra parte no. Espero que los amigos de mí tía Alexa se olviden de que mañana es mi cumpleaños.

Otra vez escuela, que bueno, podré ver a mis "amigas". Lo malo es que no quiero levantarme.

-¿que hora será?- me pregunto.

Veo la hora y son las 6:00am. Me paro de la cama, voy a la ducha, escojo mi ropa de colegio y todo lo que es necesario para ducharme. Escojo la música que quiero escuchar, es "Riwer Flows in youestá melodía me fascina y a la vez tranquiliza.

Me demoro 20 minutos en bañarme, me pongo mi falda, blusa, corbata, medias y zapatos. Luego me pasó el peine, lo dejo suelto, para que no huela a un olor de ropa húmeda guarda por mucho tiempo.

Salgo de mi habitación, llevo en mi espalda mi mochila. Bajo las escaleras, entró a la cocina, busco yogurt y cereal, por si acaso una manzana. Me siento en el comedor-sala, prendo la televisión, en un canal de notícias. Ya son las 6:38 am.

Mientras como, veo la televisión. De pronto siento una mano en mi hombro.

-¿quién eres?- pregunto sin voltear.

- voltea y lo sabrás- me contesta la voz varonil.

Pienso quién podría ser, los únicos hasta ahora que hé conocido y me han dado su confianza, es Adrien, Ayrton y Maycol. Me da risa, ni siquiera pensaba que conocería a más personas de las que ya estoy acostumbrada a ver.

Hago una mueca de disgusto y felicidad.

- ¿quieres saber o no?- me pregunta.

Supongo que es... Ayrton o Adrien. No puedo decirlo a la volada, sino podría causar un malentendido y no quiero perder a mis... "amigos"

Volteo para ver quién es.

- ¿Adrien?- me pregunto a mi misma.

Es que no sabia que el sería, pues porque... No lo sé, sólo se que no me lo esperaba.

- ¿es que hay otra persona igual a mi?- pregunta Adrien.

- no, pero me sorprende- le respondí.

- dije que somos amigos ¿no?- dice él.

- no recuerdo haber aceptado- dije en broma.

Sonreí.

- entonces ¿aceptas ser mi amiga?- me pregunta.

Hago que pienso, para molestarlo.

- sólo di que sí- me dice.

Lo ignoro un rato, pensando si acepto o no. La verdad es que ya se la respuesta, pero me gusta molestarlo.

- no importa- pone una mala cara y se rinde.

Se aleja de la mesa, antes de que se aleje más le agarro de la muñeca. Él me mira sorprendido.

- era broma, no te molestes- le digo con una sonrisa.

Me fijo en su gesto, observo que está con su uniforme y su cabello arreglado, se ve guapo.

En vista de que no responde le digo:

- acepto ser tu amiga, siempre serás mi amigo, y te alago ¿sabes? Estas guapo.

Esboza una sonrisa sosa.

- no me molesto, pero eres muy buena haciendo que me fastidie tu comportamiento hacia mi- me responde.

¿Mi comportamiento? Ya veo, nunca pensé que me dirían aquello, es un poco molesto, es una indirecta de que me está diciendo " me molesta tu comportamiento o tu manera de ser me fastidia" Aunque no creo que haya querido decir eso. Maldición, Adrien es muy bueno haciéndome sentir mal, tal vez yo también soy así, somos tal para cual. Osea yo le hice sentir mal directamente y él me hace sentir mal indirectamente. Vaya ironía.

-¿pasa algo?- me pregunta preocupado.

No entendí porque pregunta eso.

- ¿por qué? - pregunto confundida.

- se borró tu sonrisa, ahora estas sería- me responde.

No me di cuenta.

Miro mi brazo y veo que aún sigo cogiendo su muñeca. Lo suelto rápidamente.

- lo siento- digo nerviosa.

No sé porque me siento nerviosa, sólo es mi amigo, supongo.A quién engaño, nunca en mi vida hé considerado a una persona como amigo.

- no importa, aunque no se porque dices lo siento- mira mi plato y yo también dirijo mi mirada a mi plato- ¿no lo vas a terminar? Se hace tarde.

Ya son las 7:01 am.

- ¿tu quieres?- le pregunto.

Él me mira dubitativo.

- está bien- responde.

- ahora vuelvo, voy a traer mi chompa- le digo.

Asiente y me voy corriendo a mi cuarto. Abro la puerta, luego el armario, cojo mi chompa del colegio y regreso rápidamente al comedor-sala.

Adrien se encuentra en la mesa con Ayrton y otros tres chicos. Todos se pelean por mi plato. Acaso su madre no les da dinero para que se compren su desayuno o ellos mismos se lo hagan.

De repente se escucha un sonido de tos, como para que lo escuchen. Muevo mi mirada a la persona que lo hizo, es Benjamín.

- chicos aquí se encuentra una chica- les dice a los demás.

Todos me miran. Odio ser el centro de atención.

- bueno ya me voy- digo.

Me dirijo a la puerta y me recuerdo de que mi Tía me dijo que los llevará en el carro privado que tenemos.

- chicos- levanto la mirada y ellos me observan fijamente- los que ya se van, pueden entrar al carro privado que tenemos. Pero los que quieren pueden irse en autobús, no es obligación.



imaginación sin limites

#23059 en Novela romántica
#15048 en Otros
#1489 en No ficción

En el texto hay: soledad amor decepcion

Editado: 01.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar