Mi Último Suspiro ✔

Capítulo 20

Jueves 11 de marzo 
2004

Hoy me siento tan feliz por la cita de ayer, ahora se que Patrick es el indicado.

Busco algo lindo entre toda mi ropa y me decido por un vestido verde.

Pongo mi mochila sobre mi hombro cuando estoy lista y entonces recuerdo que mi madre no ha ido al trabajo porque su jefe le dejó un día de descanso, lo que significa que tendré que desayunar antes de salir.

– buenos días mamá – me siento a desayunar 
– buenos días... ¿estudiaste para el exámen? – es lo primero que pregunta
– sí, dormí poco tarde por eso 
– vas con una hora de retraso, date prisa – ve el reloj en la esquina del comedor, sabía que tenía que decir algo al respecto "si supiera que siempre salgo a esta hora"
– vale mamá

Salgo de casa a las 6:00.

Veo como algunas hojas caen de los árboles a mi alrededor, se siente tanta paz al pasar por aquí, es como si hoy fuese un día perfecto.

Llego a la estación luego de unos minutos y media hora después llega Patrick.

– hola Oli – dice sonriente 
– hola Patrick – digo de la misma forma – ¿cuando sabré que música hay detrás de esos audífonos? 
– umm... algún día será
– eres una mala persona
– siempre – contestó, el tren iba acercándose cada vez más – ¿vamos? – pregunta
– vale – me levanto de la banca.

Antes de entrar veo de nuevo a donde se encontraba Patrick cuando lo ví por primera vez, ¿alguna razón para hacer aquello? La verdad, no la sé, siempre hago algo inconscientemente cuando siento que algo va mal, pero ahora, me siento bien, no veo que pase algo malo, estoy al lado de Patrick.

Nos acomodamos en el último vagón y en una esquina nos quedamos de pie, Patrick con sus dichosos audífonos puestos. En realidad no me molesta que haga eso.

El tren se pone en marcha y una mujer se acerca corriendo, me hace recodar a cuando corrí para alcanzar el tren hace 2 años.

Seguro no lo alcanza.

Mi corazón se acelera cuando empieza a decir en un tono bastante alto para que todos los del tren escuchen:

– ¡¡TIENEN QUE BAJAR TODOS DE AHÍ AHORA... HAY BOMBAS EN EL TREN!! – todos siguen igual, "seguro era una pobre mujer loca".

Me asusta un poco, Patrick toma mi mano y empeza a jugar con ella, volteo a verlo y el sonríe como diciendo "no te preocupes, yo te protegeré", eso hace que me calme un poco.

Si lo que dijo esa mujer fuese cierto no hay manera de salir, el tren ya está fuera de la estación.

Luego de un tiempo llegamos a la parte donde el tren apaga sus luces, un túnel.

Estabamos por entrar a donde no se ve nada. Veo la hora, 7:30.

Esta siempre a sido mi parte favorita, me gusta la oscuridad. Patrick sigue acariciando mis manos, y siento como mueve sus pies al ritmo de la música.

El tren entra al tunel, y es entonces cuando se desata el verdadero terror. Quizás era coincidencia u obra del destino, pero lo que decía aquella mujer se esta haciendo realidad.

Se oían gritos de los primeros vagones, inmediatamente sentí como si me hubiesen hechado un valde de agua fría.

Observe a cada una de las personas que se encontraban en el último vagón, junto con Patrick y yo, niños, bebés, ancianos.

Empece a sentir una presión en mi pecho, un nudo en mi garganta, y mi cuerpo temblaba.

Tenia miedo.

Patrick se quita los audífonos y me los pone para que no escuche nada, no puedo más, cubro mi rostro con mis manos... y lloro.

Através de los audífonos se reproduce música clásica.

Quiero que el tren salga a la luz.

Nunca había deseado tanto ver la luz.

Joder. Quiero que esto se detenga.

Se que esta es la última vez que veré a Patrick.

Debo hacer esto.

Pongo mis manos sobre su pecho y siento su respiración acelerada, subo mis manos hasta encontrar su rostro, me armo de valor.

Le doy nuestro primer y último beso, él me corresponde. 
Mis lágrimas siguen corriendo por mis mejillas y se mezclan con las de Patrick, al separarnos me quito los audífonos y él me abraza.

– todo va a estar bien – dice en un susurro con temor, sabía perfectamente que eso no era cierto, cada vez los gritos se oían más cerca, se oían bombas estallando, las personas intentaban abrir las puertas del tren, otros empezan a romper las ventanas.

Veo como una pareja de ancianos se abraza, otra mujer abraza a sus hijos, otros lloran y gritan con desesperación.

Patrick toma mi rostro entre sus manos y me obliga a ver esos hermosos ojos azules de los que me enamoré – te amo Olivia... y lamento no haberte dicho eso antes – mi corazón se acelera, hubiera deseado que esto pasara días antes o incluso meses.

¿Por qué tenía que pasar esto en este día, en esta fecha tan especial? 11 de marzo el día que lo ví por primera vez, 11 de marzo el día en que él me habló, 11 de marzo...

Sabía que mi muerte y la de todas estas personas se acercaba.

Patrick me abraza de nuevo, siento su respiración agitada.

¿Quién diría que está mañana al salir de casa estaría hiendo directo a mi muerte?.

Quiero ver una última vez a mi madre, decirle que la amo y que haria cualquier cosa por ella.

Quiero ver a Beca y decirle que luche siempre por sus sueños, que nunca se rinda.

Quiero ver a Johan y decirle que cuide bien de Beca.

Quiero decirle a Patrick que lo amo, pero mi voz no sale, mis labios tiemblan y el nudo en mi garganta no deja que las palabras salgan.

Siento como Patrick me abraza cada vez más fuerte, mi rostro contra su pecho, su cabeza sobre mi hombro.

Antes que todo se convierta en oscuridad para mí y todas estas personas, llevo mis labios hacia el oído de Patrick y susurro mis últimas palabras...

Fin

 



Damlezez_53

#18275 en Novela romántica

En el texto hay: romance, tren, cruel destino

Editado: 27.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar