Moonlight 2 (versión de Moonlight I)

Capítulo 14

Sonrió mientras abría con rapidez la carta.

Tomo asiento en el pasto fresco sintiendo el aire helado rozar su piel desnuda.

 

“MI pequeña ¿Cómo estás?

Los días se hacen largos para mí sin tu presencia aquí.

¿Ella te trata bien?

¿Te sientes incomoda?

Lo lamento.

Pero te extraño tanto.

Quiero que pronto vuelvas y estés a mi lado.

Aunque tu hermano trate de calmarme lo único que deseo ahora es tenerte a mi lado, tomar el té mientras me cuentas sobre tus sueños y tu sonrisa ilumina el castillo.

Todo es tan melancólico.

Mi corazón te anhela mi pequeña niña.

Las cosas aquí están bien, tu hermano organiza todo para tu coronación y aunque suene triste esperamos el día de su muerte con tanto temor.

Debes ser fuerte, yo sé que eres fuerte y tu hermano también.

No confió en esa mujer, pero no puedo ir por ti.

Debo esperar.

Esperare con ansias alguna respuesta tuya.

Te quiero mi niña y no dejes que esa escoria te maltrate.

ATTE. Tu nana”

 

 

Lágrimas surcaron sus mejillas con tristeza, abrazo suavemente la carta sintiendo aquel aroma llegar a sus fosas nasales.

Extrañaba la calidez del castillo, pero como futura reina debía prepararse.

Su cuerpo dolía.

Sus manos dolían.

Su corazón dolía.

Quería cerrar sus ojos y dormir durante todo el día, pero Magnolia era muy estricta con los horarios y los quehaceres de la cabaña.

Ya no había nadie que la atendiera.

Nadie que peinara sus largos cabellos ni la ayudara a vestirse.

Ahora solo usaba incomodos pantalones, blusas opacas y sus cabellos yacían amarrados en una larga trenza. Magnolia había sido clara, sus palabras frías y firmes decían la verdad: “Reina es aquella que lucha junto a su ejército, no es reina la que usa vestidos caros y finge ser un adorno. Van a querer vencerte y tú debes luchar. Ser fría y firme en tus decisiones. Recuérdalo.”

Aquellas palabras retumbaron en su mente una y otra vez.

- ¿Por qué lloras mocosa? – la princesa giro su rostro al escuchar la fría voz de Magnolia, la mujer se acercaba lentamente a ella con los brazos cruzados - ¿Por qué lloras mocosa? – volvió a preguntar

Mariana agacho la cabeza para luego limpiar con brusquedad sus mejillas.

-Nada – respondió suavemente

- ¿Nada? – los labios de Magnolia formaron una sonrisa ladina – ese nada me suena a mucho

Mariana se mantuvo en silencio mientras sentía como un nudo volvía a formarse en su garganta.

Tras soltar un suspiro Magnolia se dispuso a tomar asiento junto a la princesa, ambas en completo silencio perdidas en sus pensamientos.

La incomodidad se podía sentir.

Así como también el nerviosismo.

- ¿Alguna vez te has sentido sola Magnolia? – pregunto la princesa melancólicamente

- ¿Sola? – se preguntó a sí misma Magnolia

-Me refiero a sentirse solos emocionalmente

-No, ¿Por qué debería sentirme sola? Tengo mucho por vivir – respondió bruscamente Magnolia, por inercia giro su rostro para observar a la princesa quien sollozaba en silencio. Sus mejillas relucían de un suave color carmesí y sus labios temblaban lentamente

-Cuando perdí a mis padres sentí que todo mi mundo se derrumbaba, mi hermano era tan joven y yo a penas entendía el mundo. Lo vi llorar a escondidas y ocultar su tristeza, pero ahora está muriendo día a día ¿Crees que es justo aquello? – sonrió – siempre me hizo sentir cómoda, me abrazaba en las noches de tormentas y sus ojos brillaban al verme florecer. Ahora siento que no voy a poder resistir su muerte, no quiero perderlo. No quiero sentirme sola – un sollozo escapo de sus labios

Magnolia sintió una opresión en su pecho. Giro su rostro apretando sus manos.

-Cuando encuentres a tu compañero ya no estarás sola – soltó fríamente la humana

-Ya lo encontré, pero su decisión fue dejarme – Magnolia frunció el ceño ante la confesión de la joven princesa

- ¿Eso se puede? – Mariana asintió

-Encontrar a tu compañero es algo muy hermoso, pero lo malo es si esa persona te corresponderá o no. Si ambos lo deciden pueden unir lazos, pero si uno de ellos se encuentra en desacuerdo con aquello decide no unir lazos y seguir con su vida. Muchos dicen que si vez por primera vez a tu compañero o compañera y durante los días siguiente aquella conexión se vuelve más fuerte significa que están destinados, pero si no sienten nada es porque tu destino no es estar junto a esa persona y aunque muchos lo nieguen duele

-Suena a una triste historia de amor – Mariana sonrió ante el comentario de Magnolia

-Sí, pero no puedes llorar y dejar que aquel dolor te atormente. Debes seguir – susurro la joven princesa

El silencio se hizo presente entre ambas.

Hasta que Magnolia decidió romper aquel incomodo silencio.

-Lamento haberte llamado mocosa – la joven princesa observo a la susodicha sorprendida, sus labios formaron una sonrisa - no me vayas abrazar ni nada de eso – pero fue tarde, soltó un jadeo cuando sintió los brazos de Mariana rodear su cuerpo. Sus ojos se abrieron de par en par, un aroma a flores inundo sus fosas nasales y su cuerpo tembló ante aquel toque



Eva Correa (Lucia Moonlight)

Editado: 14.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar