Moonman

Capítulo 19

No podía contenerme, estos días he estado demasiado sensible y saber que esto me traerá nuevos problemas con mi padre no me reconforta en nada, mire al piso y note como mi cuerpo tiembla con lentitud ante su acercamiento. Sus brazos fuertes me atraparon desde la espalda, y no me pude resistir, lo abrace como pude, llore sobre su hombro. Con suaves caricias, sus manos en mi espalda. ¿Dónde quedo toda mi fuerza y valentía? La debilidad me consume, y no la detengo… vulnerable, es la manera que puedo sentirme ahora, pero no quiero pedir ayuda. Sé cómo luchar día con día, hasta contra la muerte, con cada una de mis células, mis lágrimas, mi sangre y mi pequeño corazón herido.

  • Solo será algo pasajero… ¿Verdad? – Es mejor ser sincera con él.

 

  • Ella no es nada pasajero, yo la quiero. – Sentí como se fue alejando de poco en poco de mi cuerpo.

 

  • Ella no es tu felicidad y tú no estás enamorada de ella. – Lo mire a los ojos, solté una risita.

 

  • Lamento decir que te equivocas, ella es mi felicidad desde el día que la conozco, y solo yo sé lo que siento. – Sentí un nudo en la garganta. – Se lo mucho que la quiero. – Mi padre negó rápidamente con la cabeza, y cuando intento acercarse a mí, yo solo pude alejarme.

 

  • ¿Cuándo dejaste de ser mi hija? Camila esto no es lo que eres tú… – Y eso partió mi corazón.

Nunca entendí porque la gente se complicaba tanto en ser feliz con la persona que ama, pero ahora lo sé, mi padre no es como mi madre, no puede entender lo simple y bello que puede ser… amado por cualquier persona, sin importar su sexo. Sé que no me perdí de nada, o que tengo que aprender sobre el amor. Se lo que pasa conmigo, y solo quiero que pueda entenderlo.

  • Hay días donde nuestra alma nos pide reflexionar, no solo de la vida, de la salud de los errores o aciertos… también del amor. – Trate de no pensar mucho en las palabras y solo dejarlas salir desde mi corazón. – No sé cómo explicarlo, pero el amor es complicado, sin embargo es fácil amar a alguien. El amor existe de una manera abstracta, y es como el viento, lo sentimos golpear en el cuerpo sin poder verlo. – Las palabras solo brotaron de mi boca.

Y el solo se quedó callado, y no puede resistirme, ahora siento una gran indiferencia. ¿Se puede dejar de amar a alguien solo por sus preferencias sexuales? Las personas se deberían abrir de una manera donde todos tengan la capacidad de tolerar y respetar. Hay cosas importantes en la vida y la felicidad de un hijo, esto es un ejemplo de eso, pero aun así las dudas existen porque… poco o mucho, bueno o malo, chico o chica, nada parece complacerlos.

 

  • Deberías comprenderme, no es fácil para mi… – Suspire, mi padre seguía viéndome sin decir nada. – Siempre he sido tu hija, hoy, mañana y todo el tiempo que este aquí… ¿Crees que lo que soy, lo que amo, o lo que me mata será impedimento para seguir siendo tu hija? – El comenzó a llorar.

 

  • Tú siempre serás mi hija, pero esto… eso está mal. – Soltó, y aun cuando quería entenderlo, no podía, la ya ama a alguien, una persona encantadora, por eso no lo entendía, ¿Qué hay de malo amar a alguien?

 

  • Ahora no te pediré que lo entiendas, comprendas o aceptes. Pero si te pediré respeto, porque, por primera vez en mi corta vida, se lo que es amar a alguien. – El no dejo de sollozar, pero se alejó mucha más de mí, y salió de mi casa de árbol.

Salí detrás de él, viendo como mi madre negaba con la cabeza para impedirme seguir adelante y seguirlo hasta nuestra casa. Quiero decirle que lo amo, pero no sé si dudar sobre ese amor de padre que tiene para mí. Mire a mi madre, después a mi hermana y mi vista se nublo con pequeñas gotas saladas. ¿Por qué ahora? Nunca descansa mi pobre corazón y solo necesito de todos ellos.

  • Dale tiempo. – Dijo mi madre.

 

  • Yo lo que menos tengo es tiempo, dile que lo amo, por favor… pero, también seré feliz con la persona que yo ame, aun cuando sea una chica. – Le respondí, la vi a los ojos y entre de nuevo a mi casa del árbol.

Solté un suspiro, me mire al espejo y trate de regalarme una sonrisa. Termino siendo una mueca con un sollozo saliendo desde lo más profundo de mi corazón. Por una parte quería tratar de parar el llanto, pero no lo hice. Tenía que permitirme llorar lo necesario, aun cuando fuera el día entero, todo para sentirme bien. Mire de nuevo el espejo, Dafne estaba detrás de mí, me sonrió un poco y cerro la distancia para abrazarme.

  • No te preocupes Camila, el entenderá lo que eres, su amor por ti no cambiara nada, en ningún aspecto. Ahora hay que darle tiempo, no es algo que esperaba, sin embargo, las cosas no cambiaran, aunque lo veas diferente contigo. –

Todo el pequeño tiempo que conozco a Dafne, es como vivir con la misma esperanza, siempre sonríe y dice que todos los días son diferentes, pero buenos; con su risa contagiosa me despierta todos las mañanas; recordándome que debo amarme por lo que fui, por lo que soy y por lo que seré.



AlecSaGa

Editado: 14.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar