Morpho Azul -Las crónicas de mi maestra-

Saldando cuentas


Tras arrojarle varias rocas a Vis, el Duende observa aquella demostración de poder que impedía que le hiciera daño, por más cosas que le lanzara, así que el verde verrugoso y escuálido duende trata de escapar, pero Vis no se lo permite al rodearlo de fuego. La pequeña criatura, al no tener más opción trata de enfrentarse a ella lanzándole cualquier cosa a la mano: rocas, ramas hasta tierra pero Vis con solo levantar la mano crea un campo de fuego que repele todo, ante esta situación el duende comienza a pedir piedad, pero Vis está en un estado mental que no le permitía reaccionar, como si estuviera poseída y no escucha las suplicas; ella sólo se acerca cada vez más sin control, con una mirada fija y perdida. Sus intenciones de matar eran muy claras. 
-Pacem grita -¡Hermana! ¿Qué pasa contigo?-
Vis al escuchar la voz de su hermana menor reacciona haciendo que todo el fuego se extinga, Pacem corre para ver a Vis, la cual cae al suelo desmayada. 
El duende aprovecha la oportunidad para huir.
Spero estira su mano y lanza una energía roja en forma de cuerda que alcanza al duende y deja un rastro con el cual podrán seguirlo. Se levanta y, lentamente, camina hacia su hermana Vis que sigue en el suelo, Pacem, se asusta y comienza a llorar, porque su hermana no reacciona. Spero coloca su mano en la frente de Vis, y siente una extraña energía que no le era propia: una corriente sale del cuerpo de Vis y pasa a Spero, quien la recibe en forma de visión. Ve un Elfo oscuro, con cabello blanco y una mirada penetrante; al terminar la visión, comienzan a escuchar unos arbustos que se mueven, al voltear la mirada, observa a una persona.
Llevaba capa negra y un traje de cuero que cubría todo su cuerpo haciéndolo parecer una sombra más en el bosque, con unos detalles en plata con forma de armadura, un par de espadas una a cada lado de sus fuertes piernas y un cinturón que formaba parte de su pecho y piernas para guardar dagas. También usaba unas grandes botas de cuero que llegaban a su pantorrilla y un par de guantes blancos. Solo dejaba ver un colmillo con su pícara sonrisa bajo su capucha. Al detallar bien al nuevo ente en el claro, a Spero le parece familiar, el misterioso caballero levanta su mano y se quita la capucha dejando ver su rostro y su larga cabellera blanca. Spero y Pacem logran ver que está sosteniendo al Duende que Spero había enlazado. El Elfo lanza a la criatura que cae inconsciente por el golpe.
-Spero sorprendida le pregunta: -¿por qué hiciste eso?-
-Elfo: -¿no lo querías, pues?- 
-Spero: -(torciendo la mirada)... ya no importa, ¿quién eres y qué quieres?-
-Elfo: -¡Yo soy quien hace las preguntas!, así es que digan antes de que las mate, ¿qué quieren y qué hacen aquí?-
Nerviosa por el Elfo negro que había aparecido de repente Pacem contesta: -Solo queremos llegar a las catacumbas para poder salir de aquí... así que ahora,… ¿quién eres?- 
-Elfo: -En cuanto a quién soy, no les importa, pero si les diré que este tramo del bosque es mi hogar y no me gustan los visitantes inesperados, además tengo rato siguiéndolas y no me gusta nada lo que veo… por cierto, ¡Bienvenidas al Bosque Oscuro!, Como podrán notar, este espléndido lugar absorbe tu energía si tú no tienes energía oscura, lo que causará que cualquier intento de magia o gasto de energía innecesaria podrá costarles la vida, así como le pasó a su pequeña amiga que está en el suelo mientras hablamos, y debo preguntar:
-¿Qué pretendían hacer con esta escoria?- (señalando al duende)
-Spero: -No es de tu incumbencia-
-Elfo: -touche madame-... pero no es momento de malos ojos, no tengo malas intenciones por los momentos..., pero me interesa saber por qué tres bellas doncellas quieren arriesgar sus vidas para llegar a un lugar tan maldito como ése, así que digan por qué, tomando en cuenta que éste bosque las matará antes de que puedan llegar a su destino.
-Pacem: -Intentamos llegar a la Tierra de los Elfos, y éste es el camino más corto…-
-Elfo: -Jejeje, ¡bueno chicas!, parece que están de suerte hoy porque afortunadamente para ustedes estoy muy familiarizado con este lugar y podría llevarlas a las catacumbas si tan solo me ofrecieran algo a cambio...-



Niky

Editado: 05.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar