Morpho Azul -Las crónicas de mi maestra-

Retomando objetivos


Un minuto después de mirar hacia el vacío, solo quedaba una gota de cristal corriendo por la mejilla de Spero; sus ojos verdes se opacaron. Limpió su cara y al voltear hacia sus hermanas se fijó en que ellas estaban despiertas y lo habían visto todo, Vis se acercó y la abrazó fuertemente… en eso Spero se percata de que tiene algo extraño en el bolsillo que está junto a su pecho. Introduce su mano y para su sorpresa, era la mitad del ópalo negro que abría la puerta del hogar de Umbra…. Ninguna de las hermanas lo podía creer….. Spero apretó en un puño la gema y la volvió a guardar… mientras poco a poco el cielo se iluminaba. Tomaron pan del que tenían en las provisiones, comieron y se adentraron en las catacumbas, ya fuertes y armadas caminaron a pie firme…. Cabe destacar que la puerta de entrada no estaba, seguido había una escalera a las que no se le veía el final, parecía un hueco de desesperación. Mientras bajaban con cuidado de no tocar ninguna trampa, lo cual era casi imposible ya que todo estaba húmedo y muy oscuro. A Vis se le ocurrió hacer un pequeño hechizo para generar fuego en su mano como si fuera una antorcha, poco a poco bajaron la escalera que tenía forma de espiral hasta el final donde se detuvieron y se percataron de que en el pasillo, frente a ellas, había cadáveres, armaduras y huesos por doquier. Al final de éste había una gran puerta de madera con grandes clavos de plata y con unas runas talladas. En ese momento un brillo azulado pasa por las runas haciendo que brillen cada vez más hasta que comenzaron a lanzar unos rayos azules hacia los cuerpos. Uno a uno comenzaron a levantarse y poco a poco el suelo se llenaba cada vez más de muertos vivientes. Las paredes comenzaron a zumbar como si estuvieran latiendo. En ese momento Pacem voltea para ver si hay alguna salida y se percata de que la escalera por donde bajaron había desaparecido solo había una sólida pared de piedra tras ellas, los cadáveres comenzaron a acercarse uno a uno al percatarse de la presencia de las chicas;
-Spero: -No hagan ruido-,-murmurando-
Vis y Pacem asienten con la cabeza.
-Spero: -Como nos enseñó Umbra ¡posición defensiva!-.



Niky

Editado: 05.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar