Musa

Amantes y pareja

Habían pasado el fin de semana dándose mimos y Yuuri ayudando a Víktor a organizar su tiempo para aprovecharlo bien en la disquera, esa mañana la pasarían metidos en el estudio terminando el segundo tema, ahí seria el mayor quien estaría mas involucrado ya que el sabia como llevaban su movimiento. Víktor ya no dormía en la habitación de invitados aunque seguía teniendo su ropa ahí, que con el tiempo terminaría en el closet del pelinegro, seria mentir si Víktor decía que no estaba preocupado ya que no iba a ser fácil acomodarse al ritmo de la compañía pero sabia que debía poner lo mejor de si para no decepcionar a su abuelo y menos a su amante que confiaba plenamente en el.

Yuuri despertó temprano ese lunes, se puso un pantalón jeans azul y una sudadera, le estaba agarrando el gusto a dormir en ropa interior o desnudo pegado al peliplata, fue al baño para hacer sus necesidades, lavar su rostro y dientes, Víktor era siempre quien preparaba el desayuno pero por la noche se la había pasado en conferencia con su abuelo aprendiendo lo necesario hasta que dieron las doces y pensó que seria bueno que despertara con el desayuno en la cama, bajo emocionado en lo que haría, saco las cosas pensando en un desayuno típico japones pues a Víktor le gustaba mucho la comida de su país, puso la cafetera y busco las tazas para servir el café, mientras las tomaba una mano se poso en su vientre mientras le subía la sudadera y la otra en su muslo pegando su trasero contra algo duro.

- Se supone que este es mi trabajo.- dijo Víktor con voz ronca.

- Ya no trabajas para mi, ahora eres mi pareja.- sonrió divertido mientras movía discretamente su cadera.

- Pero este sigue siendo mi trabajo...- llevo su mano hasta la entrepierna mientras jugaba con uno de los pezones.

- Vitya no vamos a comer si seguimos así.- dejo las tazas en la barra y siguió moviéndose a lo descarado.

- Podemos comprar algo en el camino al estudio, ademas no soy el único que provoca.- tiro de la parte trasera del pantalón haciéndolo inclinarse y jadear.

- Entonces hay que hacer que valga la pena el retraso.- Yuuri se bajo el pantalón por completo.

Víktor lo vio modelarle su bonito bóxer negro y después este se deslizo por sus bellas piernas hasta caer al suelo, casi se le cae la mandíbula al piso cuando vio a Yuuri apoyarse sobre la isla y subir su pierna a ella, carita de angel con perversión nivel pecado capital  lujuria. Avanzó hasta y se bajo su pantalón gris liberando su erección que ya estaba al limite, lo tomo por la cadera y se froto un poco contra esa entrada rosa, sin ayuda no iba a poder entrar y pensó entonces en el aceite de oliva extra virgen que estaba sobre la isla, eso seria un buen ayudante.

- ¿Vas a hacer una ensalada?- pregunto con burla Yuuri.

- No, voy a hacer un flan o un queso, lo que cuaje primero aquí dentro.- entro de una embestida.

Se deslizo con facilidad por el aceite, Yuuri gimió de gusto, la sensación de sentirse lleno por aquel falo era algo que le fascinaba, su heterosexualidad había dejado de existir y daba gracias a todos los dioses por no haberse casado ya que ahora estaba muy enamorado y recibía amor de muchas maneras, Víktor no pasaba encima suyo todo el tiempo pero si se sentía observado y deseado, pequeños detalles como un beso o un apretón de nalga cada que pasaba, pocos días y el amor se iba consolidando mucho mas.

Yuuri era embestido con fuerza mientras gemía sin pudor, se sentía libre de demostrar su lado oculto con aquel chico, Víktor estaba mas que encantado, jamas se enamoro tanto de una persona y menos una mayor que el, ver las curvas que el cuerpo de Yuuri tenia era perderse en ellas sin llevar ningún tipo de frenos, era jugar con el diablo y terminar entre las llamas ardientes del placer. Tomo al mayor por el cuello y lo hizo ponerse erguido mientras hacia movimientos lentos pero profundos, que provocaban el delirio en el cuerpo ajeno.

- Dime que esto no es un sueño bebé.- susurro en su oreja mientras le seguía teniendo del cuello.

- Es tan real como mis sentimientos por ti...- jadeo extasiado.

- ¿Que pasa si faltamos a los ensayos y jugamos a que soy el señor Grey?- apretó un poco su agarre.

- Vamos a tener a tu abuelo gritandonos toda la tarde.- sonrió dejándose hacer.

- Bien entonces una cena romántica solos.- comenzó a aumentar el ritmo aun mas.

- ¿Me estas pidiendo una cita?- pregunto llevando su brazo izquierdo hacia arriba para agarrar el cabello plata sedoso.

- Se que eso iba primero que todo esto pero, el orden de los factores no altera el producto.- sonrió divertido.

- Acepto tu invitación si haces que me corra antes de que termine la canción.- encendió el reproductor con el control remoto.

- Trato hecho...- lo soltó y dio embestidas a lo bestia.

Yuuri no llego ni a la mitad de la canción ya que Víktor había jugado sucio embistiendolo con fuerza mientras le masturbaba.

A duras penas llegaron a tiempo para el inicio de las grabaciones, Yuuri ya no parecía el mismo hombre cabizbajo y acomplejado, se veía radiante y sus ojos habían recobrado aquel brillo con el que llego a la disquera, Nikolai sabia que todo eso era verdadera influencia de Víktor ya que el era así, transmitía su alegria a todo el que convivía con el y Yuuri no fue la excepción salvo que el se llevo algo mas de aquella alegria, atrapo el amor puro de Víktor. No sabia mucho de el manejo en un estudio de grabacion pero si le gustaba la musica y dio su opinión cuando la creyó conveniente, un mes iba a estar su abuelo enseñándole ya después iría por su cuenta.

- Yura flojea un poco en la intensidad...- comento mientras escuchaban lo grabado.

- ¿Por que siempre yo?- dijo irritado.

- Porque tienes miedo, te asusta transmitir intensidad en el violin.- dijo el peliplata.

- ¡Entonces enséñame!- le paso el violin y entraron a la cabina de grabacion.



Melisseth Valladares

#191 en Fanfic
#460 en Joven Adulto

En el texto hay: amor lgbt, amor sexo, amor lujuria pasión

Editado: 24.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar