Musa

Propuesta

Lilia se retiro con su hijo dejando a los dos hombres para que hablaran, no pudo contener sus muchas felicitaciones hacia su sobrino por enfrentar a su padre, esperaba que su hermano no siguiera molestando. Víktor le dio con lujo de detalles todo lo que había pasado y los logros que tenia ganados por su propia cuenta como el de un pequeño concierto en una discoteca muy lujosa de Seattle para Otabek, Nikolai estaba muy feliz por ver a su nieto sonriendo y muy animado, al terminar de hablar de negocios pasaron a temas mas privados. 

 

- ¿Cuando es la boda?- pregunto sirviendo unos tragos. 

 

- Solo lo dije por decir...- sonrió un tanto sonrojado. 

 

- Pero lo has estado pensando y no me mientas.- lo señalo mientras le daba el trago. 

 

- Si... pero es muy pronto para hacerme ideas locas.- se encogió de hombros. 

 

- Disfrute a mis nietos y me gustaría jugar con un bisnieto o bisnieta... lo que salga primero.- se sentó sonriendo. 

 

- Papá, Yuuri no puede parir.- lo vio seriamente. 

 

- Tu practica y cuando adoptes sigues practicando.- comento muerto de risa. 

 

- Si Yuuri te escuchara le daría un ataque de vergüenza.- el peliplata también río. 

 

- Por cierto... cambiando de un tema a otro...- se puso de pie y fue por unas llaves- En un mes se terminan las grabaciones, se estrena el disco y se hace la firma...- las puso frente a Víktor- Tómense unas vacaciones.- su bigote se movió con una sonrisa amplia. 

 

- ¿Como voy a tomar vacaciones si tengo mucho que hacer?- cuestiono con semblante serio. 

 

- No serán vacaciones como tal, llévate a Yuuri a la cabaña para que se distraiga, ha estado trabajando mucho y estoy seguro que le gustara pasar contigo en un lugar así.- el menor alzo una ceja. 

 

La cabaña era una mansión de lujo que su abuelo tenia en las afueras de Seattle, era una manzana de terreno con una casa rodeada de vegetación, era una autentica belleza y a el le gustaba mucho el lugar. 

 

- Yo trabajaría desde casa y Yuuri tendría tiempo de descansar hasta que la gira comience.- dijo mientras se terminaba el licor. 

 

- Si, ademas le va a servir para que despeje su mente, si se va a retirar o seguirá en la industria de la musica.- se rasco la barba pensativo. 

 

- Ha estado componiendo nuevas melodías.- comento Víktor sabiendo de antemano las ideas de Yuuri. 

 

- Si, pero eso no es garantía de que quiera seguir adelante y si tiene la misma idea que tu, sera difícil andar de gira con un bebé.- ambos se vieron a los ojos por un momento. 

 

- Me sentiría horrible si por mi culpa Yuuri deja de hacer su pasión.- suspiro pensando. 

 

- Cuando llega la persona correcta no te importa hacer cambios en tu vida, los tomas como necesarios y sonríes a la idea... si no mírate.- dejo el vaso vacío sobre la mesa. 

 

- Yo no he cambiado.- dijo confundido. 

 

- Claro que si, dejaste tus estudios de veterinaria para tomar un trabajo serio y poder estar al lado de la persona que amas, te has enfrentado a tu padre y estas tomando responsabilidades sobre tu vida.- vio a su nieto bajar la vista. 

 

- Solo quería que Yuuri me viera a su altura y no como un chiquillo.- suspiro. 

 

- Aceptaste el cambio con gusto y tu ni cuesta te diste.- comento sintiéndose feliz. 

 

- Le diré sobre la casa y veremos.- se puso de pie animado. 

 

- ¿Donde vas?- pregunto Nikolai. 

 

- Regreso a casa, esta noche mi amor y yo tenemos mucho trabajo que hacer.- tomo su maletin y se arreglo el saco. 

 

- ¿Que trabajo? Creí que ya lo habías hecho todo.- escucho a Víktor soltar una carcajada. 

 

- Si quieres bisnietos tengo que esforzarme mucho.- le guiño un ojo y salio. 

 

Ya afuera escucho la risotada de su abuelo, era verdad lo que decía, había cambiado mucho en esas semanas y todo por Yuuri, no se arrepentía de nada pues estaba feliz pero si fue pensando en una cosa y es que no quería que Yuuri dejara su carrera por su causa, quizás se arrepentía de estar a su lado y le reprochaba eso, al llegar al departamento subió a la habitación para darse una rápida ducha y después ir a la oficina del mayor a la cual solo entro una vez. 

 

- Te tomaste tu tiempo.- comento Yuuri sentado en una silla de la esquina. 

 

- Lo siento ¿por que no enciendes las luces?- pregunto curioso ya que solo la lampara de escritorio estaba encendida. 

 

- Quería darte una sorpresa, pero me he arrepentido y me da pena salir.- escucho el nerviosismo en aquella voz. 

 

- Yuuri, te he visto hasta la conciencia ¿Que ocultas que da tanta vergüenza?- avanzo intentando no chocar con nada. 

 

Le costaba ver por la tenue iluminación sin embargo alcanzo a distinguir la silueta del hombre ponerse de pie, a medida se acercaba a la luz noto algo sobre su cabeza y sonrió de oreja a oreja cuando por fin pudo verlo. Yuuri había estado pensando en que ambos parecían conejos, frotándose y dándose amor por todo el departamento, así que pensó en hacer una broma entre pareja, muerto de la vergüenza fue a una tienda de juguetes eróticos, quedo loco con tanta variedad y compro unos cuantos entre ellos un disfraz. 

 

- ¿Te gusta?- comento sonriendo y se dio la vuelta mostrando su trasero. 

 

- ¿Puedo tocarla?- pregunto Víktor mas que encantado. 

 

- Adelante...- su voz le temblaba. 

 

Víktor apretó la pomposa cola de conejo que era muy suave, el bóxer ajustado que simulaba ser cuero negro resaltaba los glúteos del mayor, la corbata de moño, las muñequeras y las orejas daban aun mas morbo. 

 



Melisseth Valladares

#365 en Fanfic
#749 en Joven Adulto

En el texto hay: amor lgbt, amor sexo, amor lujuria pasión

Editado: 24.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar