Nahual - Espíritu Protector

El asombro

Dan al escuchar esto quedó algo confundido.

—No son animales abuela? Pero si es un ave y un gato, porque dices que no son animales — 

 —Dan querido, hay tantas cosas que quiero decirte pero espera un poco, dentro de dos días cumplirás doce años, entonces podrás saber a qué me refiero— 

 Los abuelos de Dan lo tratan muy bien, Dan es un chico muy bien portado, duerme sólo en una recámara con la foto de sus padres que cuelga en el centro de la habitación, siempre que va a dormir mira la imagen y se imagina junto a ellos.

El siguiente día Dan paso un tanto intrigado por lo que le había dicho su abuela, No eran animales? Pero si era un ave y un gato. Al regresar de la escuela, Le pareció ver a su abuela platicar con Navy, pero pensó que solo era su imaginación.

También al entrar a la sala le pareció que Pergi estaba susurrando algo, tampoco le presto mucha atención, al parecer había tenido un día cansado así que pensó que solo era decaimiento. Se fue a quitar el uniforme a su cuarto, el cual estaba cerca del de sus abuelos en la segunda planta.

Dan los escuchó  discutír, silenciosamente se acercó ya que la puerta del cuarto de ellos estaba semiabierta y se quedó escuchando lo que decían. 

 —Robert no quiero que él vaya también allí, ya hemos sufrido bastante con Walker y con Marian no quiero que le pase algo— 

 —Doribell, su Nahual lo está llamando debe de ir, puede ser  que Calmécac necesite a Dan— 

El chico se fue nuevamente para su cuarto, su abuelo que ya iba de salida pudo ver  cuando Dan cerraba la puerta de su cuarto.

Pasaron esa tarde muy callados, Dan pudo notar que su abuela estaba algo triste, pero no se atrevía a preguntar nada, su abuelo también había estado muy callado en todo el día, al llegar la noche todos se fueron a sus habitaciones, la señora Doribell le deseo dulces sueños a Dan, y esa misma noche, el chico tubo de nuevo el sueño con ese ser de luz despampanante el cual le decía, 

 —Dan, no temas— mientras se acercaba a él—

—Dan no temas —  repitió.  

Cuando Dan despertó ya eran las 7 de la mañana, se quedó un momento pensando en todo lo que había sucedido estos últimos días, tanto que no se acordaba que ese día era su cumpleaños número 12.

Al bajar las gradas la mesa ya estaba servida, había un pastel en el centro de la mesa, en el costado derecho estaba Pergi y cerca de él había un plato, al lado derecho de Pergi estaba Navy el cual tenía un pequeño plato también, a Dan le extrañó muchísimo esto, pero le pareció muy gracioso, en la cabecera estaba el señor Robert y en el lado opuesto la señora Doribell, Dan se sentó a la mesa y su abuelo se levantó para darle un fuerte abrazo y desearle feliz cumpleaños, su abuela también lo hizo así, se puso en pie, lo abrazó y le dijo, 

—Dan también hay alguien que quiere felicitarte, bueno son dos—
 

El chico pensó que era Lea y que estaba escondida y volteaba a ver a todos lados, aún seguía buscando cuando Navy dijo, 

—Dan siempre he querido decirte que te pareces mucho a tu padre—
 

 Dan quedó casi boquiabierto. 

—¡Habla! Navy está... ¡hablando!—  decía el muchacho con asombro. 

—¿Cómo le hiciste abuela? —

Pensaba que ella de alguna manera había entrenado al ave para que hablara, no había salido del asombro aun cuando Pergi dijo.

—¿ No te lo crees verdad? —

 —¿¡No puede ser, Pergi también!? —

El señor Robert respondió 

—Dan, ya tienes la edad suficiente para saber todo acerca de nuestra familia, es una regla que antes de los doce años no puedes saber nada acerca de nuestros compañeros, los Nahules— 

 



Jezequiel

#13666 en Fantasía
#2865 en Magia

En el texto hay: colegios, magia, bestias espirituales

Editado: 08.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar