No hicimos algo xxx

Capítulo Cinco

Había sido un completo error haberle preguntado eso a él, por más que tuviera curiosidad lo mejor hubiese sido esperar a que Laín me contara...aunque tampoco es que me fiara mucho de la palabra de él.

Cuando por fin llegamos inmediatamente subí a mi habitación, saque ropa y me dirigí al baño. Me quite la playera de Laín y en cuanto me deshice del resto de la ropa me di cuenta de que estaba manchada, así es como el se había enterado.

Me bañe rápidamente y en cuanto salí Carolina estaba sentada esperándome.

— ¿Qué paso? — preguntó.

— No quiero hablar de eso. — respondí.

— Al menos podrías contarme...¿cómo perdiste tus pantalones?

Suspire y me senté en la cama.

— No sé como ocurrió, salte la barda y de un momento a otro me quede sin ellos.

Carolina se empezó a reír.

Mientras ella se reía de mi desgracia saque el celular que Laín me había dado, lo prendí y había varios mensajes. Decidí esperar para hablar sobre lo que me había dicho Eros, no era un tema que quería tocar por mensaje si no en persona.

<< Gracias por lo de hoy >>

<< No fue nada pequeña...pero igual si me quieres compensar podrías mandarme una foto tuya >>

<<¿Una foto?>>

<< Unafoto sexy Sofí, quiero ver a los superhéroes de nuevo >> 

<< De verdad que eres un gran pervertido, buenas noches Laín>> 

<<Buenas noches pequeña>>

Apague el celular de nuevo y lo guarde muy bien, tome algo para el dolor y me acosté a dormir, mañana seria un día mejor.

En cuanto el despertador sonó Carolina hizo su rutina de siempre, lanzarlo y quejarse.

Bajamos a desayunar y el resto del día estuvimos clase tras clase salí de la última con Eros a mi espalda no habíamos hablado en todo el día, simplemente me seguía los pasos en completo silencio.

Subí a mi habitación a cambiarme antes de bajar a cenar, para mi gran sorpresa mi madre estaba en la habitación.

Realmente no esperaba que estuviera ahí, había hablado con ella un par de veces pero no la había visto, se levanto y me dio un abrazo que correspondí de inmediato.

— Sofí, no sabes cuánto te hemos extrañado.

— Yo también los he extrañado mamá — dije sentando en la cama.

— He venido a darte una buena noticia. — dijo sonriéndome.

— ¿Ya me sacaran de este infierno? — pregunte, esa era la única buena noticia que podría escuchar.

Mi madre asintió.

— Estuve hablando con tu padre y creemos que ya es tiempo de que vuelvas a casa, estoy segura de que bueno...ya aprendiste la lección.

Suspire aliviada, al fin las cosas se empezaban a resolver para mí... o al menos eso pensaba, pues en ese momento Carolina entro a la habitación hablando en voz alta. No se podía haber quedado callada.

— Laín no vino hoy

La sonrisa de mi madre se borro, me miro y negó, se levanto y empezó a caminar por la habitación de un lado a otro.

— ¿Laín? ¿Hablamos de B'd Laín? ¿Otra vez? ¿Después de todo este tiempo?

Asentí.

— No se da por vencido eh. — dijo negando mientras se sentaba de nuevo.

Antes de que cambiara de opinión debía entrar en mi defensa, le contaría lo de Laura, lo de Eros y así la convencería.

— Mamá solo hace un par de días que nos vimos de nuevo, no pensé que después de todo este tiempo volviera...no sé porque lo hizo...no quiero que pienses que estoy involucrada con el de nuevo, no quiero problemas y quiero salir de aquí ya.

Mi madre suspiro, ignorando todo lo que le dije hablo.

— Realmente no te pensaba decir esto pero... ¿Quieres saber un secreto que me conto el Sr. Norbert Sofí?

— Por supuesto. — respondí de inmediato.

— Tú y Laín ya tenían historia.

— No entiendo. ¿A qué te refieres? — pregunte confundida.

— No sé si recuerdas pero desde pequeña siempre ibas a la librería, siempre te quedabas leyendo ahí al Sr. Norbert no le importaba, en ese tiempo el cuidaba a Laín, así que ustedes dos eran muy unidos.

Negué.

— Mamá eso es imposible, recordaría a Laín si eso hubiera pasado.

— ¿Recuerdas cuando te sacabas los mocos y te los comías? —  pregunto mi mamá cruzándose de brazos.

— Qué asco, claro que no recuerdo. — respondí poniendo una cara desagradable. — Y no creo que yo hiciera eso.

— Oh claro que lo hacías, y esa es una prueba de que a veces no recordamos cosas...que nuestra mente suprime ciertos recuerdos.

— ¿Y por qué entonces el Sr. Norbert no te lo dijo desde un principio? ¿Y por que Laín se comportaba de esa manera si ya me conocía? ¿Y por qué entonces ustedes no lo conocían? — empecé a bombardear con preguntas.

Mi madre se encogió de hombros.

Intercambie una mirada con Carolina hasta que esta hablo.

— ¿Eso quiere decir que Sofí y Laín fueron una especie de amigos de la infancia?

Mi madre negó mirando a Carolina y luego se dirigió a mí ignorando todas mis preguntas y solo respondiendo la de ella.

— No fueron amigos de la infancia...Sofí fuiste el primer amor de Laín. 



Fa Wayne

#690 en Otros
#196 en Humor
#354 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, romance drama humor

Editado: 15.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar