No hicimos algo xxx

Capítulo Trece

Jesús se acercó a nosotros sonriendo.

— Hola mucho gusto — dijo tendiéndonos la mano. — Ustedes deben ser los amigos de Caro.

— Así es.— respondí forzando una sonrisa que más que nada se convirtió en una mueca.

— Ella es Sofí y el es Laín — dijo Carolina presentándonos.

— Eres una chica muy guapa Sofí— dijo sonriéndome.

— Gracias.

— Ni siquiera lo pienses Jesús, ella tiene novio y es ese malote que está a su lado. — Caro advirtió de inmediato.

— Solo estoy haciéndole un cumplido, no por ello debe preocupase.

Laín sonrió.

— No estoy preocupado por ti en lo absoluto, sé muy bien como es Sofí y jamás se fijaría en un peje lagarto como tú.

Pensé que ante tal comentario que había hecho Carolina se enfadaría e incluso Jesús...pero al contrario de eso ambos se echaron a reír.

— Qué gran sentido del humor tienes. — dijo Jesús palmeándole el brazo yéndose de ahí. Eso no le agrado mucho a Laín pues note como se ponía tenso.

— Vamos a entrar chicos, el tiempo es oro.

La casa de Carolina era realmente muy grande, todo muy elegante y espacioso. Nos guio por un pasillo a una de las habitaciones y sin que esta escuchara le susurre a Laín.

— ¿No te confundiste? ¿Seguro que era el mismo chico de la pandilla?

— Sofí jamás olvidaría a ese tipo, es el mismo.

Si era el mismo entonces...¿Por qué no había reconocido a Laín?

Llegamos a la habitación y Carolina habló.

— No les importa dormir juntos ¿o sí? — dijo mientras abría la puerta.

— Por supuesto que no — respondió Laín de inmediato.

— ¿Sofí no te importa? — me preguntó.

Pensé un momento y luego negué.

Caro nos dejo para que nos pusiéramos cómodos por mientras, en unos minutos más iríamos a comer algo, y ya en la noche saldríamos con otros amigos de ella.

La salida que yo había tenido en mi mente no se asemejaba en nada en lo que estaba diciendo que haríamos, y mas ya que no esperaba que Laín estuviera conmigo.

Dejamos las maletas y Laín se sentó en la cama mirando un punto fijo de la pared, me acerqué a él y le tome la mano.

— ¿Todo bien? — pregunté con preocupación.

— No pensé que lo volvería a ver...¿Cómo es posible que esto pase?

— Parece que el no te recuerda Laín...sé que es difícil pero deberías olvidarlo. Disfruta lo que hagamos estos días sin darle importancia a él.

Laín puso su mano en mi pierna y la apretó.

— Eso intentare pequeña.

Desempacamos las cosas y unos minutos después Caro fue de nuevo para llevarnos a comer.

La tarde con ella la pasamos muy bien, comimos y después de eso fuimos a conocer varios lugares de la ciudad, ya en la tarde noche regresamos a su casa.

Me dijo que me metiera a bañar para arreglarme, le dije que no era necesario pero insistió tanto que termine accediendo.

Cuando salí Carolina me prestó un vestido de ella, me dijo que no me permitiría que me viera hasta que acabara de arreglarme. Se puso a maquillarme y hacerme un peinado, en cuanto finalizó me miro orgullosa de su trabajo.

— Créeme esta noche Laín querrá quitarte ese vestido con los dientes.

Cuando me mire al espejo quede realmente sorprendida, me veía muy diferente, era un cambio completamente nuevo para mí, y me gustaba.

Espere a que Caro terminara y una vez estuvimos las dos listas salimos de la habitación.

Laín al verme sonrió y se acerco a mí.

— Luces hermosa pequeña. — dijo dándome un beso en el cuello.

— Es hora de irnos. — dijo Carolina.

Nos subimos a su auto y nos dirigimos aquel lugar.

En cuanto llegamos dentro ya se encontraban varios amigos de esta, nos dijo que comiéramos y bebiéramos todo lo que quisiéramos que en un momento más ella estaría con nosotros.

Laín le tomo la palabra e inmediatamente me jaló de la mano para que lo siguiera a la barra a comer. Un mesero se acercó y nos ofreció una bebida, yo la rechace pero Laín se la tomo sin problema.

— No pensé que tomaras — dije con asombro.

— De vez en cuanto lo hago pequeña, siempre con moderación por supuesto. — dijo sonriendo.

Agarre una de las bebidas dispuesta a probarla cuando Laín me detuvo.

— ¿Qué crees que estás haciendo?

— Quiero probarla.

Tomo el vaso y me lo quitó

— Es mala...mala para la salud. — dijo moviendo un dedo frente a mí.

Carolina llegó en ese momento.

— ¿Qué sucede? — preguntó al ver mi cara.

— Quiere tomar — respondió Laín.

— No Sofí eso es malo...

— Chicos no sean hipócritas ustedes lo están haciendo. — dije mirándolos.

— Yo no tomo, muchos de mis amigos si es por eso que doy alcohol pero tú no te vayas a descontrolar o a poner mal...

— Oh vamos, eso no pasara.

— Aprende de Laín el disfruta comiendo nada mas... okey Laín aléjate de la barra ya, deja ese panecito en su lugar.

Laín dejo el pan y se sacudió las manos.

— Es por tu bien Sofí— dijo Carolina. — Ahorita regreso.

Al principio la fiesta había empezado con total tranquilidad pero unas horas después todo se había descontrolado.

Y cuando digo todo...me refiero a todo incluidos Laín y yo...

No estaba muy en claro en qué momento fue que ambos nos pusimos borrachos...

Nos pusimos a bailar sin control y a cantar a todo pulmón. Recuerdo que Caro se acerco preocupada con nosotros.

— Ya es mejor que los lleve a casa...

— Tú...tuu eress una grandiosa amiga— dije abrazándola.

— Me gusta que seas efusiva...me gusta la Sofí borracha pero te pasaste...iré por el auto.

Una vez que ella se fue me acerque a Laín y lo jale de la camisa pegándolo conmigo.

— Te quieroo yo te quiero tú lo sabes ¿no?, no soy la mujer más cariñosa peroo intentare dar lo mejor de mí en esta relación, no te quiero perder nuncaaa. — dije sonriéndole e intentando darle un beso que no se pudo.



Fa Wayne

#958 en Otros
#250 en Humor
#572 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, romance drama humor

Editado: 15.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar