¡no soy De Piedra!

Sofía, 14 años

Jugar y hacer mis tareas. Eso me decía mi madre que eran mis únicas obligaciones.

Trate de ser una buena hija y no darle problemas.

Solo éramos las dos. Siempre fue así.  eramos muy unidas y pasabamos todo el tiempo juntas.

Mi madre pasó mucho tiempo sola y cuando conoció a un hombre que le gustaba. Eso me hizo muy feliz.

Cuando lo conocí fue a la casa a comer. Mi mamá me dijo que era muy atento y simpático que me caería bien.

De eso ya a pasado un año. Ahora él vive con nosotras. Y en lo económico a mí mamá le cuesta menos.

No es que sea mi amigo pero de ves en cuando me río de sus bromas.

Mi mamá está feliz y eso me hace feliz a mi.

Yo Jamás me hubiera imaginado que a mi me pasaría algo tan horrible como lo que me pasó. Pero nadie esta libre.

Mi mamá siempre decía que todo pasa por algo. Pero yo lo pongo en duda. Por qué a mi me pasó esto sin razón alguna.

Siempre me gusto escuchar música por qué esta llena de distintas emociones y yo quería ser actriz.

Me gusta poner la música bien fuerte y cantar a todo pulmón.

En el último tiempo noté que mi mamá y Don Guillermo discuten más que antes.

Mi mamá me pide que me encierre en mi pieza cuando pasa. Yo lo hago y pongo música para no escuchar.

Las discusiones no duran mucho. Al rato están bien. Mi mamá prepara una comida rica y listo.

También noté que a mi abuela no le gusta mucho Don Guillermo, desde que vive aquí ya no viene nunca y antes estaba siempre en la casa.

Mi mamá está feliz y me dice que soy muy chica para meterme. Que no entiendo.

La próxima semana es mi cumpleaños número catorce y vendrán mis amigas del colegio a la casa.

Le pedí a mi mamá cosas para mi dormitorio. Para tenerlo más lindo.

Hoy salí con mi abuela al mall. Me compro mi regalo. Unas zapatillas muy lindas y un bolso para deporte.

Mi abuela me preguntó que tal están las cosas con mi mamá. Yo solo respondo que normal. Por qué así debe ser. En todas las casa hay discusiones.

El día de mi cumpleaños todo estuvo normal. por la tarde mis amigas llegaron a casa. Pero Don Guillermo comenzó a discutir con mi mamá. Ella le pidió a mis amigas que mejor volvieran otro día.

Tengo pena y vergüenza. Como me hace algo así.

Ellos siguieron discutiendo. yo ya no quiero estar aquí. Se que si le pido a mi abuela que me lleve lo va hacer.

Luego de un rato todo quedó en silencio. Seguro ya se reconciliaron.

Espero un poco para ir a buscar algo de comer. No quiero sorprenderlo en sus cosas.

Bajo las escaleras y camino hasta la cocina. No veo a mi mamá. Saco torta y salgo.

Camine rápido hasta las escaleras pero escucho un pequeño ruido que llama mi atención. Miro rápido y lo que veo me deja sin aire. El plato cae al piso y corro hasta mi madre la que está en el piso. Esta sangrando y mucho. Grito pidiendo ayuda, le pido que aguante.

Levanto la mirada y ahí esta Guillermo tiene un cuchillo en la mano y está lleno de sangre. La sangre de mi madre.

Corro hasta la puerta pero esta cerrada. Subí las escaleras lo mas rápido que pude pero eso no fue suficiente.

Con solo una una patada el tira mi puerta. Grito lo más fuerte que puedo pidiendo ayuda pero nadie escucha.

Ese monstruo está frente a mí y se acerca despacio. mi respiración está agitada y es lo único que se escucha.

Esa noche el le dio muerte a mi madre y luego de eso me violó brutalmente y me quitó la vida.

Con trece puñaladas y mi cuerpo destrozado.

El se dio a la fuga y no fue puesto en pricion.

Tenia sueños y metas que fueron destruidos por un monstruo. Que no mostró quien era hasta tener la confianza necesaria para atacar.

 



Valentina Ro

#1392 en Thriller
#554 en Suspenso
#3401 en Otros
#1091 en Relatos cortos

En el texto hay: femicidio, historia ficticia, miedo.

Editado: 24.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar