Note Max ©

Capítulo 38: "El mal no descansa, pero el bien tampoco"

El miedo; un componente más de esta compleja estructura llamada vida, y que por consiguiente, desata uno de los males más frecuentes en la sociedad; la cobardía. Esta enfermedad hoy en día está muy bien instalada, y metida hasta los más feroces recovecos de la piel. Este elemento se conoce perfectamente por provocar: desconfianza, intranquilidad, inseguridad, ¿y por qué no?, confusiones a la hora de tomar sabías decisiones. Muchos de los elementos aquí descritos pueden aplicarse a una persona con severos traumas emocionales que en su gran mayoría puede introducirlo a muchos fallos en su vida; uno tras otro, sería el inevitable resultado de ese miedo, de ese trauma, de esa oscuridad que lo desgarra desde el fondo de su alma. No obstante, no está todo perdido. Muchos han debido saltar ese cerco lleno de clavos y con una alta variedad de objetos contundentes o no, para poder toparse con la valentía, la cual es muy codiciada en estos momentos.

Quizás esa explicación no era la más adecuada para el acto de Zaid, pero en realidad sí que tenía que ver. La palabra anteriormente mencionada, dicho de otro modo, la cobardía, no estaba en el vocabulario de este zorro, y particularmente, se podría especificar que se jactaba de eso al saltar, literalmente, sobre ese gran acantilado.

—¡Qué haces zorro idiota! —gritó Alik.

—¡Se va a caer! —dijo horrorizada Iris mientras se llevaba sus manos al rostro.

—¡Ay, no quiero ver! —declaró Diamant en lo que se giraba y se tapaba los ojos.

—¡Dios lo libre de la muerte! —Léa, por su parte, se puso a rezar en cuclillas.

A pesar de la poca fe que yacía sobre él, inesperadamente la parca pasó por al lado de Zaid apenas rosándole con sus garras, pero con el insignificante detalle, de que ésta parecía haber tocado una barrera electrificada que la noqueó por algunos segundos, dándole así a el chico el suficiente tiempo como para terminar de pasar. Ahora bien, ¿cómo lo hizo? Cualquier buen espectador, hubiera notado como sencillamente colocó un escudo alrededor suyo, y usó parte de su magia para impulsarse en el trayecto, aun así, tuvo sus dificultades, pues la perdida de altura casi le hace caer al vació, no obstante, logró evitarlo gracias a un impulso de aire que usó en el transcurso.

—¡Ya estoy aquí! —expresó el rubio apenas aterrizó exitosamente, y luego levantó los brazos en forma de festejo.

—Menos mal que estás bien —le dijo la princesa, y se acercó a él para verificar su estado, a continuación, los demás hicieron lo mismo.

—Casi haces que me dé algo, ¡idiota! —lo regañó Alik mientras lo señalaba con el dedo, pero Iris hizo que bajara su mano.

—No señales, es de mala educación —interrumpió Iris al otro catalizador.

—Metete en tus asuntos niña —le respondió de mala gana.

A todo esto, la pelea llegó prontamente a su fin, pues Zaid se desplomó como un saco de papas al suelo, llamando así la atención de todos los presentes, y ahí fue cuando surgió la verdadera preocupación, pues éste no podía moverse.

—¡Zaid! —gritó Léa junto con Iris al ver la escena, así que se agacharon para socorrerlo.

—Estoy… estoy bien, es solo que usé mucha energía —sonrió torpemente y, evidentemente cansado, pues sus parpados apenas se sostenían a pura fuerza de voluntad.

—Este idiota —repitió entre dientes Reverse.

—Menos mal que no es nada grabe —suspiró con alivio la rubia, quien luego se puso de pie, y le dio a su catalizador las siguientes indicaciones—. Alik, te toca cargarlo.

—¡Qué! —exclamó él—. ¡Por qué soy siempre yo el que carga a los demás!

—¿Ves a algún hombre más por aquí? —le preguntó seriamente su majestad—. Aparte, el tamaño de Zaid es mucho para nosotras, así que lo mejor es que lo hagas tú —la última aclaración de la princesa, fue muy coherente, y aunque ella misma es una de las personas más altas del grupo junto a Alik, las otras dos chicas no pasaban del metro cincuenta.

Quizás el catalizador era un mal hablado, descortés y entre otras cosas, pero realmente no era malo, sólo algo orgulloso, y no, no deseaba realmente poner en peligro a Iris, de ahí que seguramente la próxima vez no lo pensaría. Por otro lado, Diamant para animar al morocho, se le acercó parada en puntillas y le dijo lo siguiente.

—Mire el lado bueno amito, va a tener aún más músculos de los que ya posee nya —a ella se le escapó una ligera risita después de mencionarle aquello. Sin embargo, al catalizador no le parecía gracioso, es por eso que bufó con molestia, y aun así cargó con Zaid por segunda vez en toda la trama.

—No te acostumbre a esto, zorro —con “acostumbrarse”, se refería a estarlo llevando a cuestas casi todo el tiempo, aunque esto implicara ser uno de esos casos claramente aislados. Después de eso, Alik procedió a hacer lo que le pedía Léa, así que con algo de ayuda de la futura reina, se llevó a los hombros a su subordinado.



La Rosa Blanca

#10759 en Fantasía
#22781 en Novela romántica

En el texto hay: fantasia, musica, musica y romance

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar