Nuestra pequeña

1

Ya ha pasado un mes de haber caído en la trampa de William, como una verdadera tonta y para variar quedar embarazada en mi primera vez, hago el intento de seguir adelante y enfrentar mis decisiones, después de todo, el no me obligo a nada, yo me entregué y confié en él. Unas dos semanas después, le conté que estaba embarazada de su hijo, no me creyó, lo negó todo, me trato muy mal y me insulto. Sabia que lo haría en el fondo, pero por lo menos cumplí con no ocultarle la verdad, lo que suceda después es su decisión.

Llore todo lo que pude, para así desahogarme, de ahora en adelante pensare en ese bebe y en nuestro futuro y por sobre todo el presente, se me viene muchas dificultades, que aún no sé cómo voy a enfrentarlas, pero debo hacerlo, por su bien y el mío. Solo espero poder tener esa fortaleza que mis padres siempre me demostraban y querían que yo tuviera.

Mis padres fallecieron cuando tenía quince años, en un accidente de automóvil cuando íbamos de vacaciones, cuando las clases terminaron. Ellos lo eran todo para mí, los amaba y aun los amo con todo mi corazón, siempre guardare los mejores recuerdos de ellos en mí. Viví con mis tíos un tiempo, en un comienzo me aceptaron con los brazos abiertos, me trataron bien, cuidaron de mí, pero un poco mas de un año después, supe la verdad, ellos solo buscaban la herencia que mis padres me dejaron, puesto que, mi tío no es bueno en los negocios como tanto cree que es. Ellos recibían parte de esa herencia mensualmente para mis gastos, según decía el testamento, aunque, yo no recibía casi nada, pero aun estaba muy afectada por lo sucedido, que ni cuenta le tomaba, cuando supe la verdad las cosas cambiaron, todo cambio. Así que esperé a ser mayor de edad, tuve que aguantarlos el tiempo que me quedaba, no tenía más opción, hasta que, al fin pude irme de su casa y arrendar un apartamento para vivir. apenas cumplí los dieciocho, tome mi dinero y me mude a un departamento.

No tengo amigos realmente, solo “conocidos”, yo misma me aislé del mundo, me es muy difícil confiar en las personas y tengo motivos para que así sea, eso mismo me volvió callada y tímida. El problema es que eso me convirtió en la típica chica a la que todos gritan insulta y humillan, no solía importarme, ya que mis tíos y mis primos hacían lo mismo, se podría decir que llegue acostumbrarme, pero ahora ya no soy solo yo, tengo una vida creciendo dentro de mí y no permitiré que alguien le haga daño.

Mucho menos su padre.

 



Maria.A

Editado: 04.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar