Nuestra pequeña

16

—Chicos, vamos a otro lado —dice Katy.

Ben no me ha dicho nada, los chicos me miran sin poder creerlo y Will me mira orgulloso de lo que hizo.

—Ben —le digo.

Se levanta, pero sigue ignorándome.

—Ben yo... —levanta su mano para que no siguiera.

Da media vuelta y se va revolviendo su cabello completamente frustrado.

—Déjame hablar con él —me dice Katy.

—¿Por qué hiciste eso? —me dirijo a Will cuando Katy se va detrás de su hermano.

—Ya te lo había dicho, no dejare que estés con él.

—Tampoco estaré contigo ¡jamás!

—Emma cálmate, no te hará bien —me dice Noemí.

—No lograras nada con esto, solo haces que te odie aún más.

—¡Es mi hija, no de el!

—¡Entonces compórtate como tal!

—Emma Basta, vamos —Rodrigo pasa su brazo por mi hombro y me guía a la salida.

—¿Crees que Ben vuelva hablarme?

—¿Por qué Will? Es un imbécil, siempre lo fue

—Lo sé.

—Busquemos a los chicos ¿Si?

Asiento con la cabeza.

—¿¡Lo sabias!? —escucho gritar a Ben a su hermana.

—Me entere hace unos días.

—No puedo creerlo.

—¿A dónde vas?

Cuando llegue Ben ya se había ido.

...

—Ben te ama, solo dale tiempo.

—Quería decirle, que se enterara por mí.

Tiffani y su mama intentan subirme los ánimos desde hace rato.

—Cariño debes entenderlo —dice su mamá acariciado mi mano.

—Si Emma, Ben conoce a Will, sabe cómo es el, además de que no se llevan..... Perdóname por esto pero prácticamente le viste la cara, fingías no conocerlo estando en frente de él.

—Lo sé, lo que me da más rabia es que él siempre es tan sincero y honesto, pero yo no puedo hacerlo.

—Si quieres puedo hablar con él, y decirle que Will te obligo a guardarlo en secreto.

—Gracias pero no, yo me he metido en esto y yo debo solucionarlo.

El timbre suena y las tres miramos hacia la puerta, me levanto y abro con miedo y con esperanza que fuera Ben.

—Katy.

—No soy la persona que esperabas ¿Cierto?

—Pasa.

—No gracias, mama ya me dijo que cene en casa, solo vine a decirte que Ben... No sé dónde está, nadie lo sabe.

—¿Qué? ¿Cómo?

—Déjalo pensar un rato, ellos tal vez no se llevan bien pero de igual forma estuvo frente a sus ojos todo el tiempo.

—Lo sé.

...

He intentado llamarlo unas cuantas veces pero es inútil. No puedo dormir pensando que está desaparecido.Katy quedo de llamarme si aparece.

Iba a ir a acostarme cuando el timbre suena, voy llena de esperanza de que sea el, pero el destino me odia definitivamente.

—Por favor vete.

—Ni siquiera me preguntaras que me sucedió.

El rostro de Will estaba prácticamente destrozado.

—Ya no me interesa.

—Deberías, fue tu noviecito.

—Ben jamás haría eso, el odia pelear.

—Te sorprendería lo que las personas son capaces de hacer.

—Contigo ya tengo suficiente experiencia.

—Bueno ya me voy, solo quería verte y decirte que de mí no te escaparas, esa niña es mía y tú también.

Volver a discutir sería inútil así que solo cierro la puerta en su cara.

Intento dormir nuevamente, pero no puedo evitar pensar en cómo esta Ben, si Will estaba muy mal, Ben... El timbre vuelve a sonar, miró el reloj y son las dos de la madrugada, me levanto y abro la puerta.

—Lamento venir tan tarde.



Maria.A

Editado: 04.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar