Nuestro retrato de la vida

El inicio de todo

Dahiara 

Me levanto temprano para arreglarme para ir a la preparatoria, tomo del armario un pantalón camuflado, una camiseta blanca con una pluma negra y unos tenis blancos. Me ducho, visto y terminó de arreglar mi cabello en una cola de caballo alta y bajo a preparar algo para mi desayuno. 

Ya en la cocina me preparo un batido lo bebo y vy por mi mochila y justo cuando la tomó observó la hora en mi reloj y me doy cuenta de que voy muy tarde a la preparatoria así que salgo corriendo para llegar lo mas pronto posible, pero no lo logro porque termine en detención por llegar ocho minutos tarde. 

Empiezo a trabajar en mi castigo que consiste en escribir 50 frases que recalque la importancia de la puntualidad y justo cuando voy a mitad de mi trabajo llega uno de los mayores tormentos de mi vida Christopher Ovalle del cual muchos dirían que es el típico popular descerebrado, pero yo no porque no es cierto y lo sé porque detrás de su máscara hay un chico lindo, inteligente, amable, alegre y caballeroso;y aunque a simple vista parece que no tenemos nada en común si tenemos varias cosas pero lo que más se resalta es el miedo que ambos sentimos por no ser amados incondicionalmente nunca por ser rechazados hasta por el amor. 

Hola-dice Christopher 

Hola- respondo yo

Como estas _ pregunta este asiendo que me asombre porque acostumbra a no dirigirse a mi en la preparatoria pero luego me acuerdo de que estamos solos en detención y me desilusionó. 

Bien dentro de lo que cabe - repongo ya que a él si puedo hablarle con sinceridad. 

Lo entiendo, yo estoy igual-responde este. 

Y así finaliza nuestra charla. Dentro del poco tiempo que llevo hablando con el me he dado cuenta que ambos nos sentimos cómodos hablando de cosa que no hablamos con nadie más como nuestros problemas familiares y lo injusto que es ser etiquetado simplemente por nuestros gustos y hobbies. 

Me dispongo a terminar con mi trabajo y cuando termino recojo mis cosas y me voy a clases. Las clases pasaron en total normalidad, hasta que llego el receso que cambió mi vida drásticamente. 

Estaba sentada en una mesa de la cafetería hablando sobre cosas triviales con unos compañeros hasta que un ruido llamó la atención de todos los presentes volteo a ver y me encuentro a Christopher sobre una mesa tratando de decir algo y cuando hay por fin silencio empieza a hablar y dice lo siguiente:

-Para los que no me conocen mi nombre es Christopher Ovalle durante toda mi vida me refugiado bajo la máscara de chico popular descerebrado. También he sido un dolor de cabeza para los no populares de esta preparatoria, pero sobre todo para Dahiara. 

Al escuchar esas palabras una lágrimas rebeldes salen de mis ojos y sólo el entiende la razón ya que este dijo que solo se humillaria públicamente por alguien a quien el amara perdidamente y eso significa que el me ama tanto como yo a él.

Cuando el receso acabó nos dirijimos a la tres horas de clase más largas de toda mi vida, y cuando por fin suena el timbre de la salida salgo corriendo para ir a ver a el responsable de mi impaciencia durante las clases - Christopher - a nuestro lugar secreto un lago que se encuentra en el bosque  en las afueras de la ciudad. 

Cuando llegó ya esta  oscureciendo pero hay muy buena iluminación, lo cual es raro, pero mientras más me acerco me doy cuenta que todo el lugar está decorado con luces, hay dalias negras (mis flores favoritas) flotando en el lago y una mesa con mi comida favorita, hamburguesa y pizza, y lo mejor de todo Christopher est frente a mi con un ramo de rosas blancas en las manos. 

Hola, como estas - digo yo para romper el silencio. 

Liberado y tu-responde este. 

Mejor que en mucho tiempo-respondo yo esbozando una sonrisa sincera de esas que le das a personas que en realidad quieres mucho. 

Que bueno - suspira este como tranquilizandose así mismo. 

Luego de esa pequeña charla nos sentamos a comer y a charlar sobre cómo estamos siendo el tema de charla de toda la preparatoria por lo que el hizo,hasta que decido preguntarle para poder aclarar todas las dudas que hay en mi cabeza. 

Christopher puedo hacerte una pregunta - pregunto yo. 

Ya la hiciste,pero si-responde este. 

¿Por qué hiciste lo de la cafetería? - preguntó yo. 

Porque me canse de fingir ser alguien que no soy y porque - carraspea-recuerdas cun do te dije que yo solo me "humillaria" por alguien a quien ame perdidamente - pregunta este. 

Si lo recuerdo, porque-pregunto yo. 

Porque tu eres la persona por la que me humille, tu eres la persona que amo perdidamente. 

Yo también te amo perdidamente - le respondo - y el se se acerca peligrosamente a mis labios y me  besa en un beso desesperado y lleno de mied

Nos separamos por falta de aire y unimos nuestras frentes haciendo que nuestras respiraciones agitadas se mezclen y volvemos a unir nuestros labios en un beso esta ves más suave que transmite todo lo que sentimos. 

Después de terminar de cenar nos sentamos frente al lago a observar las estrellas, pero han escuchado la frase de que lo bueno no dura para siempre, pues este es el caso ya que en ese momento a ambos recibimos llamadas de nuestros padres exigiendo que estuviéramos en veinte minutos nuestras casas, así que nos despedimos y cada uno se fue a enfrentar su destino. 

Cuando llegue a mi cas mis padres me esperaban en la sala, así que me senté en sillón frente a ellos y estos me preguntaron donde había estado donde había estado hasta tan tarde y obviamente no les iba a decir la verdad asi que mentí diciéndoles que estaba en la biblioteca haciendo un proyecto co  unos compañeros pero como supuse no me creyeron y me prepare para un largo castigo, pero lo que  me esperaba era peor que un castigo. 

Mis padres me mostraron una foto en donde Christopher y yo aparecíamos  besándonos, yo quedé en shock pues la única vez que nos habíamos besado era en lago, así que tenían que habernos seguido para obtener esa foto;reaccione por un fuerte ardor en mi mejilla derecha y como supuse mi padre me había propinado una bofetada y después de eso todo fue de mal en peor ya que hasta mi hermano me golpeó e insulto. Cuando terminaron de darme mi "merecido" me fui a mi cuarto y entre al baño a limpiarme las heridas provocadas por los golpes que me propinó mi familia y es justo en ese momento mirando el reflejo de mi cuerpo mayugado en el espejo cuando empiezo a pensar como acabar con este calvario de una vez por todas y decidí que lo mejor es irme de la casa, así que cuando termino de empacar mis cosas tomo mi maleta y cierro la puerta de mi habitación. 



Lara ghandi

#966 en Joven Adulto
#1550 en Otros
#86 en No ficción

En el texto hay: decisiones difciles dolor y amor

Editado: 24.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar