Omnia

I

Viernes 06:30

Hoy era el día en el que oficialmente empezábamos las vacaciones. Solo faltaba por llegar María. Esta como una cabra y todo lo que piensa te lo dice a la cara sin tapujos. Por otro lado esta Julia, una persona muy risueña, que si te pasa algo ella te ayuda. Y después estoy yo una amante de la cocina y la música. Me encanta cantar pero no canto del todo bien.

Ups se me olvido me llamo Alma y tengo 22 años, María tiene 25 ya que repitió dos veces y Julia que este verano cumple 23. A los diez minutos llegó María con una cerveza en la mano a las seis de la mañana (nunca cambia) siempre dice que les despierta por la mañana. Cogimos el tren y tardamos 3h en llegar. Llegamos y directamente fuimos al apartamento a cambiarnos para ponernos los bikinis.

Me puse mi bikini favorito de color granate y negro, me puse el vestido y fuimos a la playa. Estuvimos un rato tomando el sol y decidimos ir a un chiringuito para comer ya que no teníamos ganas para cocinar y tenemos dos meses por delante para cocinar. Después de comer volvimos al apartamento y empezamos a planear lo que íbamos a hacer.

- Esta noche podríamos ir a una discoteca y desmadrarnos un poco- dijo María, y empezamos a reírnos las tres.- Oye que lo digo muy enserio.

- Bueno vale está bien, pero tenemos que buscar alguna que este bien- dije buscando en el móvil.

- Chavale, chavale, acabo de encontrar una que está muy cerca de aquí- dijo Julia gritando desde la cocina.

- Genial- dijimos al unísono María y yo.

Decidimos ir sobre las once ya que es cuando la gente suele ir. Yo me puse un vestido negro pegado con una pequeña abertura en la espalda, me pinté los labios de color rojo oscuro y el eyeliner. Salí de la habitación y empezaron a chiflarme.

- Juliaa que nuestra niña liga esta noche- dijo María.

- Ya sabéis que no quiero, después de lo que paso con mi ex, no quiero absolutamente nada- dije tajantemente.

- Ya me dirás después de dos copas si te ligas a alguien- dijo Julia

- No creo que vaya a pasar nada de eso- empecé a cabrearme- Bueno vamos ya que se nos va a hacer tarde y no quedará sitio para entrar

- Venga vamos a "perriar" las tres juntas- gritóMaría mientras salíamos del apartamento.

Llegamos a la discoteca y lo primero que hicimos fue a por unas copas, al cabo del rato el alcohol se iba notando y nos fuimos a la pista de baile y comenzamos a bailar. De repente un chico muy guapo para que voy a mentir, se acercó y me pregunto que si quería bailar y le dije que sí. Se llamaba Enzo y me dijo que era de aquí, pero vivía en Madrid, tenía la misma edad que yo, también me dio su número.

Llevábamos un rato bailando y me empezó a besar el cuello, me preguntó que si íbamos a los baños y yo asentí. Estaba demasiado caliente.

Entramos y cerramos con tranque. Comenzó a besarme con desesperación y le quite su camiseta y el me remango mi vestido. Empezó a besarme los pechos y a pegarme pequeños tirones de los pezones. Bajo y me beso la cara interna de mis muslos. Gemí de placer al sentir como lamia mi centro y daba pequeños mordiscos. 

- Dios Alma, estas súper mojada- musitó cerca de mi oído

- ¿Por qué no empiezas ya?- le susurré pícaramente

Se quitó los pantalones y los boxers. Yo inicié a tocarle su miembro y a soltar gritos de placer. Al cabo de un rato me penetró y no paraba de gemir. Le bese con desespero y finalizó dándome un beso en mi parte sensible. Había sido el mejor orgasmo desde que termine con mi ex. Terminamos de vestirnos y fui a buscar a mis amigas.

- Tía llevamos media hora buscándote ¿dónde coño estabas?- me preguntó Julia muy enfadada.

- Estaba con un chaval en la pista de baile- mentí descaradamente

La noche paso y decidimos volver a casa. Cuando llegamos me quite la ropa y me acosté, estuve pensando en todo el día y sobretodo en la mejor noche que paso desde fin de año.
 



Cristina Aguilar

#18531 en Novela romántica

Editado: 03.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar