Omnia

III

18 de agosto del 2018

Ayer volví a salir con Enzo y cada día me gusta más. No he tenido fuerzas todavía para contarle lo que ocurrió con mi ex. Le conté que este año había terminado la universidad y que me voy a mudar con mis mejores amigas a Madrid, a un pequeño ático en Malasaña, y que también vendría conmigo mi perrita llamada Queen que es un Cocket Spaniel cachorro de apenas un año. Es mi fiel compañera. También le conté que tengo una hermana pequeña, me llama casi todos los días para saber cómo estoy, a veces es bastante pesada, pero siempre me saca una sonrisa. Él me dijo que tiene dos hermanos más, su padre trabaja fuera y casi nunca está en su casa, su madre murió cuando el tenía quince años y desde entonces viven con sus tíos.

Llevo toda la mañana hablando con él y hemos decidido quedar esta noche, me va a llevar a su sitio preferido y creo que hoy es el día que le cuente lo que paso con mi ex. Me siento preparada.

He decidido ponerme un vestido de color rojo, ya que hoy hace bastante calor, no me maquillo demasiado, solo lo justo y me pongo los tacones de siempre aunque dudo en si ponerme las zapatillas de deporte, pero al final me decanto por las últimas, voy arreglada, pero a la vez informal sin llamar mucho la atención.

Me lleva a un mirador que hay a las afueras de Elche pegando a la montaña y prepara un pequeño picnic. La noche fue pasando entre besos que eran robados y algunos que no.

- Enzo- le llame.

- Dime amor- la cara se me puso muy roja, me encanta cuando me llama así.

- Quiero contarte lo que paso...- se me cortaba la voz y él lo noto.

- Amor si no estás preparada no hace falta que me lo cuentes.-

- No si quiero, pero es que es un poco duro.-

- Cuando quieras puedes empezar.- y me dio un pequeño pico

- Ocurrió el día de fin de año, varios amigos míos decidimos irnos a una discoteca a celebrar el 2018. Él llevaba ya muchas copas de más y yo esa noche decidí no beber mucha ya que me dolía un poco la cabeza. Eran cerca de las tres de la mañana y salí fuera a que me diera el aire, cuando salí me encontré a mi ex besándose con otra mujer, lo vi y le di una hostia y le dije que si no tenía vergüenza y lo que hizo él fue empezar a decirme insultos como cerda, guarra, puta y más nombres así...- empecé a llorar y me abrazó

- Cariño si no quieres continuar no pasa nada.-

- Después de insultarme comenzó a darme una paliza, me rompió una pierna, la ceja y más contusiones. Mi madre al ver que no cogía el teléfono llamo a mis amigas, como le dijeron que no sabía dónde estaba salieron fuera y me vieron tirada en el suelo y llena de sangre, me llevaron al hospital y desperté un día y medio después, me preguntaron qué paso y se lo expliqué. Le pusimos una denuncia y lo condenaron a pasar dos años en prisión. Y también le pusieron una orden de alejamiento prohibiéndole acercarse a mis amigas, mi hermana, mi madre y a mí.-

- ¡JODER!, no sé lo que decir, ojalá no conozca en mi vida a ese hombre porque no viviría.-

- Por eso mis padres nos regalaron pasar las vacaciones lejos de Madrid.-

- Esas personas no deberían seguir viviendo.-

- Como te quiero amor.- le di un beso en la boca

- Bueno... pero yo también te he invitado para otra cosa.-

- Dime amor.-

- Querría preguntarte que... joder que nervioso estoy...-

- Tranquilo respira.-

- ¿qué si quieres salir conmigo? Vamos que si quieres ser mi novia.- tenía la cara más roja que un tomate.

- Pues claro que sí, me encantaría, pero antes deberías conocer a mis amigas...-

- Jajajaja, me encantaría y que sepas que te amo.-

- Y yo.-

Nos fundimos en un beso muy apasionado y suave, sin ninguna prisa. Me encantaba y por primera vez en mucho tiempo me sentía súper cómoda con él.

Mi persona favorita.



Cristina Aguilar

#18626 en Novela romántica

Editado: 03.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar