Omnia

XX

24 de enero del 2022

De camino a los juzgados no dejo de pensar en lo que va a pasar, me llamaron hace dos días para decirme que tenía que testificar sobre lo que paso aquel fin de año y lo que estuvo pasando el último año.

También tenían que testificar mis amigas, mis padres, mi hermana y yo por Enzo.

Anoche no pude conciliar el sueño por los nervios de volver a ver a mi ex, para poder solucionar todos estos meses tan largos de agonía. Por su culpa su padre nunca en la vida va a poder conocer a su hijo ni tampoco crecer a sus otras peques, como el las llamaba sus princesas.

Entramos en la sala y el juez llama entrar al acusado. Entra y el juez da un golpe con la maza para que la sala se calle.

-Buenos días, soy el juez Aníbal Zurriaga y doy comienzo a esta sesión. Por favor el acusado que acuda al estrado.

El policía que había en la sala le acerca a su sitio y toma asiento.

-Por favor la abogada de la señorita Sosa, acuda al estrado para las correspondientes preguntas al señor Gómez.

-¿Qué es lo que hizo usted el día 1 de noviembre en la mañana? Señor Gómez.- pregunto mi abogada.

-Estuve en mi casa y no salí en todo el día de ella.

-Si es así ¿entonces las pruebas que tenemos de que usted fue el que cometió el accidente son falsa?

-Protesto señoría, es una pregunta inconcluyente.-protestó el abogado de mi ex.

-Denegada, por favor puede continuar.-dijo el juez

-Tenemos unas pruebas de parte de la defensa que se las queremos mostrar. Son grabaciones de las llamadas que hizo el acusado a sus víctimas en el último año y además tenemos las pruebas de que fue él quien causo el accidente del marido de mi clienta. Y también las pruebas de lo que paso hace 4 años contra la que fue su ex pareja.

Mi abogada puso las pruebas y no pude evitar empezar a llorar por el sufrimiento que me causaban ver esas imágenes otra vez y revivirlas.

El juicio continuo y el abogado de Abraham prosiguió con las preguntas para él.

Hicimos un descanso. Cuando volvimos testificaron mis padres, mi hermana y mis amigas, por último Álvaro conto lo que pasó ese día en el hospital con el tema de las flores.

Llego mi turno y estaba muy nerviosa, no podía dejar de mover las piernas y el bebé me notaba nerviosa y se movían dentro de mí cosa que me tranquilizo.

-Señorita, puedes decirnos quien era Abraham para usted.-pregunto el abogado de mi ex

-Sí, él fue mi pareja durante dos años, hasta que el año nuevo de hace cuatro años, me pego una paliza y me dejo inconsciente en el suelo y grave.

-Gracias señorita, ahora, puedes explicarme que hizo usted el día del accidente.-

-Ese día lleve a las gemelas a la guardería, me pase a comprar unas cosas que necesitábamos en mi casa y cuando llegue, me llamaron del hospital...-se me corto la voz- para decirme que mi marido había tenido un accidente de trafico.-termine llorando.

-Tome-me acerco una caja de pañuelos- Según hemos podido ver en las pruebas, usted recibió una mensaje en el que mi cliente, el señor Abraham le decía que fue el quien lo hizo, ¿es cierto?-

-Sí, íbamos de camino al hospital con mi hija pequeña y mis mejores amigas, entonces me llego un mensaje de un número que no conocía, en el cómo ya habéis visto, decía que fue el quien ocasiono el accidente, por su culpa me ingresaron en el hospital a causa de un ataque de ansiedad. Por su culpa mi marido murió, el amor de mi vida y por su culpa mi hijo en la vida va a conocer a su padre.

-Gracias señorita Sosa, no tengo más preguntas que hacerle.

El juez mando que el jurado deliberase, no tardaron más de media hora, la más larga de toda mi vida.

-Por favor tomen asiento, voy a decir lo que el jurado ha decidido, y que el acusado y la defensa se pongan en pie-tal y como dijo el juez nos pusimos en pie y comenzó a dar la noticia- Declaro al acusado...Culpable de los delitos de extorsión, las amenazas que realizo contra la defensa y por el asesinado de Enzo González, el acusado entrara en prisión permanente con imposibilitación de su salida de ella por cargos cometidos en el año 2018 y una suma de dinero hacia los afectados de un millón hacia Alma Sosa y Enzo González y a los demás testigos del caso, es decir, la familia y sus amigas, la suma de quinientos mil a repartir entre vosotros. Caso cerrado.-el juez hizo sonar su maza y me di cuenta de que todo esto había terminado, por fin Enzo tendría su descanso en paz.

Nos fuimos todos a celebrar el éxito del caso y más tarde nos iríamos a casa para poder descansar, estoy más cansada en mi tercer embarazo, aunque las náuseas ya han desaparecido y doy gracias a dios, ni niño está perfecto y cada día tengo la barriga más abultada. En la última ecografía me dijo el doctor que nacería para la segunda o tercera semana de septiembre. Las gemelas decidieron quedarse con sus tías en la casa mientras que yo me llegaba a hacer un mandado.

Entre al cementerio y puse una manta al lado de la tumba de Enzo.

-Hola mi vida, he venido para desearte feliz aniversario, el primero como casados, pero que por culpa de ese desgraciado no hemos podido celebrar.- me seque las lágrimas- aah hemos ganado el juicio y en mi vida lo volveré a ver. Y tengo otra sorpresa muy importante, en la boda de Julia me sentó mal la comido y llevaba toda la semana sin parar de vomitar y tenía la ligera sospecha de que podía estar embarazada, cosa que cerciore que estaba en lo cierto en la boda de Juls, y me dirás que como- me reí porque no me podía responder y un vacío en mi corazón se formó.- me dijo que si me hacía la prueba de embarazo iba a ser como un regalo de bodas para ella. Así que fuimos a una farmacia 24h a las cuatro de la mañana que había cerca del lugar donde lo celebraron, lo compramos y volvimos y me la hice y salió positivo, no podía estar más feliz con volver a tener una parte de ti conmigo para siempre. Y la sorpresa vino cuando hace un par de semanas fui al médico para ver cómo estaba nuestro ángel y me dieron la alegría de que iba a ser un niño, lo que tú siempre quisiste, un pequeño niño corriendo alrededor tuyo. Me dijo también que la fecha probable de parto es cerca de tu cumpleaños y también lloré, porque mi hijo y el amor de mi vida cumpliesen años el mismo día. Las gemelas te echan mucho de menos me preguntan todos los días que si vas a volver y yo ya no sé qué decirles, cuando sean les contare lo que paso y lo entenderán todo.- cogí las flores antiguas y les puse unas rosas nuevas- Te he traído unas rosas como las que tú me regalabas y nunca me separo ni del colgante ni del anillo que me regalaste por navidad. Te hecho muchísimo de menos, cada noche duermo con algo tuyo porque me hace sentir segura y me hace sentir tu calor como cuando dormíamos abrazados sin las peques de por medio. Te quiero más que a mi vida.-



Cristina Aguilar

#18476 en Novela romántica

Editado: 03.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar