Oniro Knights

09 La Alianza

La ceremonia de ascenso había terminado con una sorpresa para los lampyrian, algo inesperado pero bienvenido; ahora que los ellos tienen a una nueva Reina, sienten que están completos, sin embargo, el peligro todavía está latente en el Reino Onírico y hasta que Nyxia no sea capturada, nadie estará en paz.  En el gran salón, Lucy está reunida con su concejero, Yliana y Raz, están discutiendo los planes para detener a Nyxia y volver a encerrarla, está vez en una prisión más fuerte que la anterior ya que ésta última es imposible de recuperarla, ¿pero cómo podrán construir una nueva prisión en tan poco tiempo?, por unos minutos piensan en todas la posibilidades, hasta que el concejero se le ocurre una opción.

-  Creo que la solución es recurrir a quienes poseen una magia mucho más poderosa que la nuestra.  -   Dice el concejero mientras mira con seriedad a los presentes.  Lucy lo mira confundida.

-  ¿Quiénes poseen una magia así de poderosa en el Reino Onírico?  -   Pregunta Lucy con curiosidad.

El concejero muestra una orbe de cristal y ésta ilumina el gran salón con imágenes de magníficas criaturas que son capaces de crear y manipular elementos; fuego, tierra, viento, agua, bosque, trueno, hielo, vida y muerte; nueve elementos en total y dieciocho seres que los representan; para Lucy son criaturas desconocidas, pero al parecer, el concejero, Yliana y Raz están familiarizados con ellos.

-  Nadie en este Reino posee el tipo de magia que necesitamos, pero algunos de los que habitan en Drakalvania sí; su Majestad, ellos son los Phoerivors, son los Dioses de los Elementos, agentes del Gran Ente Kedros, quien creó a nuestro Dios Gylios.  En los tiempos antiguos, ayudaron a Gylios a construir el Reino Onírico con lo que quedaba de su magia.  -   El concejero le presenta a Lucy estos hermosos Dioses y la nueva Reina no podía estar más maravillada.

-  Los Phoerivors…  ¿Crees que su magia sea suficiente para capturar a Nyxia?  -   Pregunta Lucy muy animada.

-  No todos, pero dos de ellos pueden.  Los Phoerivors de la Vida y la Muerte, también pueden crear y manipular la luz y la oscuridad respectivamente, con su magia pueden crear una prisión mucho más poderosa que la prisión de cristal.  -   Dice el concejero mientras muestra la imagen de dichos Phoerivors.

Yliana y Raz analizan la situación y después de intercambiar unas palabras en voz baja, la comparten con Lucy y el concejero.

-  ¿Usted cree que ellos podrán ayudarnos?, hasta donde sé, ellos están muy ocupados manteniendo el equilibrio en los mundos.  -   Comenta Yliana, pero el concejero asiente muy confiado.

-  Estoy seguro de que podrán, el Reino Onírico es el lugar donde sus almas descansarán después de que sus vidas culminen.  Este es también su mundo, no solo porque ayudaron a crearlo, sino porque aquí pasarán la eternidad; a ellos también les conviene que este lugar esté ordenado.  -   Dice el concejero manteniendo su confianza.

Después de discutir un poco más del asunto, los tres llegan a un acuerdo; no tienen otra opción, deben convocar a los Phoerivors de la Vida y la Muerte si quieren mantener a Nyxia encerrada por más tiempo, el concejero asiente y hace una reverencia a Lucy antes de retirarse, debe preparar todo para la llegada de los agentes del Orden, afortunadamente no es difícil convocarlos.

***

Al día siguiente, los Caballeros se preparan para la llegada de los Dioses Elementales; los lampyrian están emocionados ya que los Phoerivors no suelen visitarlos muy a menudo, solo van al Reino Onírico cuando van a descansar en paz.  En el gran salón, Lucy está sentada en el trono, a su lado izquierdo se encuentra el concejero y a su lado derecho se encuentra Raz, también se encuentra Yliana junto al nuevo líder de los Caballeros; la reunión con los Phoerivors será privada, aunque después Lucy compartirá con los demás los planes que van a discutir, por ahora es prudente mantenerlo en un círculo muy pequeño, Raz observa a Lucy y se percata de los nervios de Su Majestad.

-  ¿Estás bien?  -   Pregunta Raz de manera discreta.

-  ¿Qué pasará si ellos no acceden a nuestra petición?  -   Pregunta Lucy manteniendo la compostura a pesar de los nervios, Raz suspira comprendiendo.

-  El concejero dijo que lo aceptarán por conveniencia, ya lo oíste.  Ahora relájate, si los Phoerivors se dan cuenta de que estás nerviosa, no tendrán confianza en ti; tampoco lo hagas frente a tus súbditos, porque entonces, ellos entrarán en pánico y no queremos eso.  -   Aconseja Raz y Lucy toma una bocanada de aire y trata de relajarse.

-  Solo espero que todo salga bien, por nuestro bien.  -   Dice Lucy mirando a Raz con algo de preocupación, él le devuelve una mirada más confiada.

-  Saldrá bien, ya lo verás; me tienes a mí, ¿no?  -   Dice Raz en tono bromista y eso pudo arrancarle una sonrisa a Lucy.

Las enormes puertas se abren y un guardia aparece, anuncia la llegada los Phoerivors, Lucy asiente indicándoles que pueden pasar; después de varios segundos, las puertas vuelven a abrirse y entran tres Phoerivors escoltados por dos guardias lampyrian.  Dos Phoerivors de la Muerte y uno de la Vida; los agentes de la Muerte son una mujer quien al parecer es la maestra del segundo que la sigue, ella es de rasgos asiáticos, tiene cabello negro y ojos verdes luminosos, viste un hermoso vestido negro con detalles dorados, tiene una capucha sobre su cabeza, hombreras doradas pequeñas y usa anteojos; su alumno es un hombre muy alto en mitad de sus veinte años de edad, piel blanca y cabello negro, ojos color ámbar luminosos y una cicatriz recorre su frente en diagonal hasta su mejilla izquierda, usa una gabardina negra, hombreras y peto de plata, unos guanteletes de plata que parecen huesos humanos y sus piernas también poseen una armadura de plata; el Phoerivor de la Vida al parecer no tiene compañero aún, su vestimenta es muy parecida al de su compañero de la Muerte, pero esta es de color blanca y la armadura es de color dorado, él también es un hombre muy alto, de cabellos cortos y rubios, sus ojos son de un luminoso azul claro; la presencia de los tres inspiran respeto, y quizás, algo de temor.



Dragon Raine

Editado: 28.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar