Orquídea de plata

Un alma cautiva

Pase dos noches junto a un ventanal
Temeroso de una pronta muerte 
Mil sombras se movían a mis ojos 
Y un cántico movía mis delegadas piernas 
Estaba cansado y mi musa estaba ausente.

Caí en un mar de negras aguas 
Extrañamente estaba sereno y no había ninguna barca 
Pasaba el sol, y después venía a saludar la luna 
Estaba cansado y todo me era extraño 
A lo lejos una embarcación apareció, como un gran fantasma 
Arrojó un par de flores azules y moradas 
Y siguió su camino.

Los días transcurrían como pausados siglos
Mi carne se hacía vieja y mis huesos una extraña agua 
Quería vivir, o quizás morir 
Estaba cansado y mi musa estaba ausente.



Charles J. Doom

#11744 en Otros
#1087 en No ficción
#3969 en Relatos cortos

En el texto hay: poemas, prosa poetica, poemas a la vida

Editado: 04.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar