Oye tonto, eres mi crush

DOS: El chico desconocido.

Canción: Falling For Ya -Grace Phipps

 

— ¡Por fin! Mira la hora que es —Ronny se encontraba haciendo la fila de los horarios. —. Se supone que nos encontraríamos aquí a las siete, y son las ocho y media.

—Lo siento, Ron —Me acerqué para abrazarlo, después de todo, tenía tres meses sin verlo.

— ¿Y, en qué sección quedamos? —Sabiendo perfectamente que Ronny no me dejaría morir, supe que él ya había preguntado por mi sección en el departamento de nuestra carrera.

—En la dos, por suerte quedamos juntos.

—Eso es bueno —Ron era el siguiente en pedir su horario, así que saqué un billete de cinco para que pagara por una copia del mío también.

— Dos horarios de Química, tercer semestre, sección dos —Entregó el dinero, y esperó a que imprimiesen los horarios. —. Muchas gracias.

Me entregó el mío.

—Supongo que tendremos un año apretado. —dije, mientras le echaba una miradita a la hoja.

— ¿Preparada para vivir más en la universidad, que en tu propia casa?

Un quejido salió de mí.

—Esto apesta —Guardé el papel en mi bolso. —. Esperemos a Elle en el patio.

Elle era mi amiga, de hecho, la primera que tuve al entrar en la universidad, tiempo después conocí a Ronny, y desde entonces hemos sido inseparables.

Salimos de aquel lugar abarrotado de personas y caminamos al patio, el cual estaba igual, o peor, que donde estábamos.

—Quedémonos en un lugar visible.

No hizo falta esperar, ya que pude ver a Elle a lo lejos.

— ¡Elle! —Grité para llamar su atención, y con ello, la de otras veinte personas más.

Sin esperar a que llegara hasta nosotros, corrí hasta ella para abrazarla.

—Te extrañé.

—También te extrañé —correspondió mi abrazo —, ¿Dónde está Wesley?

Hizo referencia a Ron.

—Aquí estoy. —Este levantó su brazo, para que lo viera entre las demás personas mientras se acercaba.

—Veo que las vacaciones no te prestaron, sigues igual de feo.

—Ujum, y tú sigues igual de bruja. —se defendió.

Ambos rieron.

— ¿Y si aprovechamos nuestro tiempo libre y damos una vuelta por la universidad? Quiero ver la carne fresca de este año. —Hice referencia a los nuevos estudiantes.

—Mejor sentémonos, no saben el viaje que hice para llegar hasta aquí. —La pelinegra dibujó una mueca de sufrimiento en su rostro.

Hice un puchero, ya que estaban frustrando mis planes.

—Ni siquiera hay donde sentarse. —Respondió Ron.

—Vayamos a las gradas de allá. —Señaló Elle, hacia donde se encontraban, no muy lejos y vacías, las canchas de Básquet y Voleibol.

Me ubiqué a su lado, y enganché mis brazos con los de ellos. Los había extrañado durante todas las vacaciones.

—Están por jugar Básquet, apresúrense que quiero ver. —Ronny me jaló del brazo, ocasionando que jalase de Elle también, para que siguiésemos su paso.

Estos se sentaron en el primer nivel de las gradas.

—Nunca me gustó el básquet, siempre fui mala. —Me quejé, mientras me ubicaba un nivel más arriba.

—Con razón no creciste más de un metro sesenta. —La burla de Ron no tardó en llegar.

—Mido uno sesenta y cinco para tú información, además, no es mi culpa que tú seas una vara de tumbar cocos.

—Ya cálmense y vean el juego. —interrumpió Elle, quien se encontraba mirando atentamente el partido.

Me enfoqué a ver a los jugadores de ambos equipos. A ninguno de ellos los había visto antes.

—Ese de allá tiene unas nalgas enormes. —dijo Elle.

— ¿Cuál? —Preguntó Ron.

—El de mono gris.

—Oye, aparte de nalgón, es guapo.

Dato interesante, pero para nada relevante, Ronny era Bi.

Busqué con la mirada al chico del que hablaban, pero no fue ese quien llamó mi atención.

— ¿Y qué tal ese? El de suéter verde, el que parece asiático.

Apunté.

—No está mal, pero no es de mi gusto.

—Sí, del mío tampoco. —concordó Elle.

Por un instante volteó hacia donde nos encontrábamos. Sólo esa mirada fugaz fue necesaria para que algo dentro de mí se removiese.

A mí me parece lindo. —susurré.

¿Quién sería ese chico? ¿Sería de un nuevo año? Aunque no lo creo, parece un poco mayor que yo, entonces ¿Qué carrera estudiará?

— ¿A qué hora tenemos clases? —Cambió de tema Elle.

—A las diez.

Dejé de prestarle atención a la conversación de mis amigos.

En definitiva, necesitaba saber quién era ese chico.       

 



IsdaEntreLetras

#4053 en Joven Adulto
#6432 en Otros
#1071 en Humor

En el texto hay: crush, universidad, desamor

Editado: 11.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar