Pasado de Luna (editado)

CAPITULO 10 (editado)

En serio me arrepiento de lo que le dije a Aria, desde hace una semana que no sé nada de ella, al menos sé que está yendo a la escuela, pues su esencia está en algunas partes de la escuela, donde normalmente veía que se encontraba, estoy asustado, tengo miedo de que ella ya no quiere verme, debí haber pensado mejor sobre decirle la verdad. Solo pensé en mí y que ya la necesitaba a mi lado. Hoy salí antes de clases para poder encontrarla y asegurarme que este bien. Siento que ella no está bien, ella salió muy mal de mi casa, no quiero imaginar cómo es que se encuentra ahora.

- ¿Aun no sabes nada de ella? - dice Joseph llegando a mi lado.

-Ni siquiera sé si ya llego, se supone que ella siempre llega temprano. - digo frustrado.

-Mira ahí está una de sus compañeras de clase, porque no le preguntamos a ella donde se encuentra Aria- dice señalando a una chica de baja estatura con el cabello corto.

-Está bien, vamos- él podría tener razón, y tal vez la chica sepa donde se encuentra ella

-Hola- dice Josh hacia la chica- mi nombre es Joseph y él es mi amigo Alejandro, él es primo de Aria, una chica de tu salón.

-Así, ella es mi compañera, ¿Qué se les ofrece?

-Bueno es que quería hablar con ella con un asunto de su cumpleaños que ella me pidió, solo que no la he visto en toda la semana, y ¿queríamos saber si sabes donde se encuentra? - le digo yo.

-Bueno lo que pasa es que, Aria no ha venido en toda la semana.

- ¿Qué? - decimos ambos al mismo tiempo.

-Sí, ¿no lo sabían? – ambos negamos- es que ella pidió un permiso con la secretaria para faltar toda la semana.

-Pero ¿cómo?

-Ella me dijo que tenía un asunto que arreglar con su novio, aunque es extraño, porque según yo su relación estaba bien, pero debe ser algo diferente.

- ¿Cómo que novio? - digo asombrado.

-Sí, ella tiene un novio desde hacía varias semanas.

-Ok, muchas gracias- dice mi beta- entonces iremos a su casa a hablar con ella.

-Si claro, le pueden dar un saludo de mi parte y también podrían darle esto- dice ella entregándome unos papeles.

- ¿Qué es esto? – digo revisando los papeles.

-Son sus trabajos de biología y lengua materna, obtuvo las mejores calificaciones del grupo.

-Claro, se los estregare- digo guardando los papeles en mi mochila.

- ¿Cuál es tu nombre? – pregunta Joseph.

-Mi nombre es Yazmin- dice ella con una sonrisa- Un placer.

-Ok, muchas gracias por todo Yazmin.

-Cuando quieran-dice la chica alejando se de nosotros.

-No lo entiendo, ¿Cómo es que no ha venido en una semana? -dice Joseph al ver que no haya nadie alrededor.

-Yo tampoco lo entiendo, maldita sea. -digo muy furioso- Ella jamás hubiera faltado.

- ¿Crees que le haya pasado algo?

-No lo creo- sentía como su una llama se encendiera en mi interior.

-Oye cálmate, no puedes actuar de esa forma, hay humanos aquí, no podemos exponernos así.

-No me pidas que me calme, voy a matar al imbécil, si es que ella está con él.

-Y si mejor vamos primero a su casa y preguntarles a sus padres, tal vez ellos sepan porque realmente no vino a la escuela.

-Está bien, pero primero hay que esperar a Derek, tengo que darle unas indicaciones.

Derek es el delta de la manada, también es uno de los mejores guerreros de la manada, después de mí y Joseph, sin mencionar que él es mi primo por parte de mi madre. Algunas veces es un maldito grano en el trasero.

- ¿Indicaciones? O ¿Lo vas a regañar por lo que paso en la semana?

-Es lo que más quisiera, pero no me desagrada tanto como para hacerlo, investigue un poco lo que pasa, él no hacía nada malo.

A la mitad de la semana, Derek se involucró en una pelea, se había peleado con el beta de una manada pequeña de la cual somos aliados desde hace unos cuantos años. Pensé que se metió con él, para demostrar es muy fuerte, le encanta alardear sobre eso, pero después descubrí que en realidad estaba protegiendo a una chica que estaba siendo maltratada por el beta, pero también descubrí que la chica es su mate, así que voy a disculparme con él.

-Pues quiero ver eso, además, ahí viene-dice señalando a mis espaldas.

-No empieces a burlarte.

-Sabes que me encanta ver cómo es que te arrepientes de tus acciones.

- ¿Y porque será eso?

-Es divertido ver a un alpha arrepentirse de sus acciones

-Jajaja… que gracioso eres-digo con sarcasmo y alejando me de él y acercándome a Derek. Él tenía un ojo morado, el labio y la ceja derecha rotos. El ojo morado fue mi culpa, lo golpeé para calmarlo y también pensé que solo estaba llamando la atención.

- ¡Derek, espera!



Aileen Alicia

Editado: 05.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar