Pasión, amor y deseo

Capítulo: 23 “Trabajo”

Las semanas pasaron, los días trascurrieron tranquilos, todo a la normalidad, los jóvenes cantantes realizaron varias entrevistas, todo salió bien, gracias a los mil y un ensayos previos con Mo Xuan Yu, y a su castigo de su coreógrafo, ese día los obligo a repetir la coreografía hasta que sus piernas se acalambraron y terminaran empapados de sudor, un martirio, cuando llegaron a su departamento, ambos concluyeron durmiendo en la cama con solo tocarla, estaban exhaustos.

Hoy los citaron para conversar un asunto importante con su mánager, su maestro y los presidentes, el cual han estado muy ocupados, por lo que llevan días sin verse, por alguna extraña razón se sentían nerviosos.

XingCheng los vería allá, Qinghua trabaja con la edición de otros proyectos menores, por lo que acordaron esperarlo e ir a comer juntos.

Las horas pasaron, y ambos chicos estaban en los jardines, iban por llegar a la puerta, sin embargo, el ruido de las sirenas de los policías les llamo la atención, eran varias patrullas, una de tras de la otra, todas conduciendo con rapidez, pitando a los coches de enfrente a que se aparataran del camino.

-¿Qué crees que esté pasando? – Preguntó WanYin, su amigo solo levanto los hombros en señal de ignorancia, continúo viendo la calle donde las diez patrullas se marcharon haciendo un alboroto, dejando a muchos conductores y espectadores dudosos.

-No losé, talvez robaron una tienda o viene alguien importante. – Contestó sin importancia, ambos dieron un último vistazo hacia atrás y entraron a la compañía.

Caminaron por los pasillos, se subieron al ascensor, cuando estuvieron en el piso seis, salieron, fueron a la sala de juntas A4, dentro ya los esperaban XingCheng, los presidentes, Luo Binghe y Mo Xuan Yu.

-Adelante. – Dijo el presidente sonriendo, su rostro limpio y lleno de vitalidad.

-Gracias, con permiso. – Dieron al unísono, los dos se sentaron al lado de su mánager, este ultimo los miraba un poco molesto, pues llegaron, como siempre tarde, y él debía excusarlos y perder un poco de cara por sus impuntuales amigos y clientes.

-Bien, fueron citados para abordar el tema sobre su educación, ya que tuvieron que dejar sus carreras de médicos forenses en la universidad pública, nosotros los reubicaremos en una escuela que está asociada con las compañías de entretenimiento, están adecuados a sus horarios. – Comentó XiChen, los chicos asintieron.

-Esta escuela es una de las mejores, cuenta con varias carreras, entre ellas está la de médico forense, los horarios son flexibles, ya que muchos estudiantes son artistas como ustedes y sus tiempos lo tiene medidos, además no estarían solos, Shi Qing Xuan, Qi Rong y Xue Yang también estudian allí, ustedes deben cubrir ciertas horas y créditos en materias de arte, música, baile, actuación, modales e idiomas, las demás son de sus carreras, es un mismo instituto, y Mo Xuan Yu será su tutor. Deberán ir allí la próxima semana. Al rato Binghe les mandara a su correo el link de la página y la información que deben leer para su primer día de clases, cualquier duda con su maestro y tutor.  – Explicó el presidente. Xuan Yu asintió orgulloso y con una sonrisa pícara en su rostro.

- De acuerdo, gracias por su preocupación en nuestra educación, haremos todo lo posible para no decepcionarlos, sin embargo, esa escuela debe costar mucho dinero, y por ahora no tenemos para cubrir la cuota. – Dijo Ying, XingCheng asintió, pues él tampoco sabía cómo cubrirían los gastos.

-Descuiden, el gasto de inscripción y los de primer semestre será un obsequio de la compañía, sigan vendiendo y produciendo vídeos, canciones y presentaciones y ya tendrán dinero para seguir sus estudios, el transporte también va de nuestra parte, Mo Beijun los llevara y traerá hasta su departamento. 

 - Muchas gracias, enserio, gracias por lo que están haciendo por nosotros. – Dijo WanYin, una leve sonrisa se formó en sus labios, el presidente al ver esa hermosa y radiante sonrisa del menor su corazón empezó a latir con rapidez, al igual que un tambor y tan resonante como un gong.

-Bueno esos es todo, gracias por venir. – Se despidieron de mano y con sonrisas, a excepción del vicepresidente, su rostro siempre frío y aburrido, como un tempano de hielo.

Cuando iban caminando por los pasillos esperando a que saliera su amigo, Qinghua, pero en uno de ellos, se encontraron a Xie Lian y Qing Xuan, ambos con una expresión de angustia y preocupación, al verse, ellos de inmediatamente los tomaron de las manos.

-¿Han visto a Hua Cheng o He Xuan? No parecen desde hace dos días, estamos preocupados, no nos contestan. – Preguntó exaltado y con sus ojos rojos, el joven pelirrubio asintió esperanzado al escuchar sus respuestas, pero al ver el rostro de asombro de los chicos supieron que no eran las respuestas que esperaron.

-No, lo siento, no los hemos visto desde la otra vez que nos encontramos todos y fuimos a comer en el comedor, fue la semana pasada, hace como cinco días. – Contestó Ying.

-No piensen lo peor, ellos estarán aquí pronto, talvez se les cruzo algo, y no pueden llamarles, no se preocupen. – Consoló WanYin.

-Cualquier cosa que sepamos les avisaremos. – Comentó XingCheng.

Los jóvenes asintieron y continuaron su recorrido preguntando a cualquiera que se les atravesara en el camino. Ambos preocupados y desesperados.



elvis- Sempai

#602 en Novela contemporánea
#3532 en Otros
#280 en No ficción

En el texto hay: amistad amor y drama, pasadooscuro

Editado: 03.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar