Perdida

Capítulo 8

Al día siguiente, despierto cansada intento abrir mis ojos, pero me resulta difícil. Finalmente, lo logro y la luz me golpea.
Me levanto para ir a la ducha y en unos minutos estoy lista, cuando me dirijo a la cocina veo a mí tía en el sofá, a Lucas no lo he visto, no sé dónde está.

- Buenos días tía
- Nena, como amaneciste?
- Cansada, siento como si no hubiese dormido.
- Te entiendo. Ven acá, te voy a servir algo de comer ok?

Solo suspiro y asiento, me siento en el comedor y recuerdo que Luc no está.
- Tía, dónde está Lucas? - La miro mientras se acerca con los platos.
- Hoy es día de escuela, no lo recuerdas? - Él no quiso ir, pero no había otra opción tampoco podía hacer mucho estando aquí.
- Oh cierto, lo había olvidado. Gracias por permitirme quedar en casa.
- Me sonríe - No te preocupes, entiendo lo que debes estar sintiendo, apuesto que sí hubieses ido, no habrías prestado nada de atención.
- Tienes razón tía.

Empiezo a comer, pero realmente no me sabe tan delicioso como otras veces los panqueques, a pesar de que sean mis favoritos. Debe ser por lo que está pasando.

Al terminar, veo a Mari llegar. Se disculpa por la tardanza, pero no le presto mucha atención, solo la saludo.
Cuando estoy recogiendo los servicios, Mari se apresura y se acerca para ayudarme, me dice que no me preocupe, que ella se encarga.

Me acerco al reloj y veo que son las 11:15 a.m. cuando escucho la puerta abrirse y se asoma mamá. Mí reacción es inmediata y voy corriendo hacia ella para abrazarla, pero lo hago despacio no quiero lastimarla, debe estar muy cansada y débil después de estos días duros. Ella me corresponde y pasamos así un momento, cuando nos separamos le pido que me explique lo que pasó y me cuente cómo está papá. Pero mí tía se acerca y me dice que ella necesita arreglarse, comer algo y descansar, yo la miro y entiendo que tiene razón, entonces solo asiento.

Veo como se va hacia su habitación, casi no menciono palabra, entiendo que debe estar cansada, mí tía me abraza diciéndome que estará bien, que no me preocupe.

Después de unas horas esperando, aparece mami, la veo un poco mejor, se acerca mientras yo solo la miro, mi tía a comprar así que no está ahora. Mami viene hacia mí y nos sentamos en el sofá, ella apenas me sonríe y empieza a decir:
- Mí vida, papi está fuera de peligro, él tuvo un accidente automovilístico chocó contra otro coche. No estamos seguros de lo que pudo haber pasado, pero lo que importa es que está bien, así que ya no te preocupes si?
Pronto estará de nuevo en casa con nosotras.
- Estás segura mami?
Lo dices en serio, está bien, no me estás mintiendo?
- No, mi niña no tendría por que mentirte con algo así.
Ya no le respondo, solo le doy un abrazo muy fuerte y lloro en sus brazos.
Después de un momento, le digo que quiero verlo. Pero me responde que en el hospital no permiten que los niños vayan, lo que me entristece un poco, pero lo acepto.

**
Ya al día siguiente, no me permiten faltar a la escuela, así que obligadamente voy. Al llegar veo a Tomás esperándome fuera, voy donde él y lo saludo. Me pregunta cómo estoy, como está papá, a lo que le cuento la verdad.

Después vamos a nuestra aula, y empieza la clase. Lamentablemente no presté mucha atención, a penas escuché una parte de la clase, lo que pasa es que me daba mucho sueño, pues los últimos días no había descansado bien.

Luego de que terminó la clase, Tomás me puso un poco al día. Después nos tocó ir a nuestras casas, pero quedamos en hablarnos y tal vez hacernos una visita.

En casa encuentro a mí tía y a Luc, pero mami no está, lo que supongo es que fue al hospital otra vez.

- Buenas tardes!
- Romi, como te fue hoy - pregunta mí tía
- Normal, estuvo todo tranquilo.
- Está bien.
- Romi, jugamos? - Dice Lucas.
- Me gustaría, pero debo hacer tarea. - La verdad es que estoy cansada y creo que dormiré un poco.

Veo como se pone algo triste y solo hace un asentimiento de cabeza, me da pena verlo así, pero las fuerzas no me dan para jugar en este momento.

Así que me despido y voy a mí habitación, cierro la puerta con seguro, me quito el uniforme para ponerme algo más cómodo y me tiro a la cama.

Minutos después siento como estoy perdiendo la conciencia y me quedo dormida.



ViAngel

#6055 en Otros
#829 en Aventura
#2735 en Thriller
#1530 en Misterio

En el texto hay: romance y tragedia, drama accion, narcos y crimen

Editado: 17.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar