Pinceladas

Capítulo 3.2.

Capítulo 3.2.

Perdón

Te pido perdón...
Perdón por pensarla tanto...
Perdón por siempre querer buscar una excusa para hablarte...
Perdón por decirle tantas cosas bonitas y llenar su bandeja de mensajes...
Perdón por preocuparme, como estas, que harás...
Perdón por hacer o decir bobadas solo por verla sonreír...
Perdón por mi corazón que se inquieta al verte...
Perdón por mis ojos que brillan cuando me escribes...
Perdón por querer hacer miles de cosas para verte feliz...
Perdón por escucharte cuando necesitas desahogarte...
Perdón por ser comprensivo...
Perdón por querer besarte cuando sonríes...
Perdón por abrazarte y darte calor cuando hace frio...
Perdón por querer ser parte de tu vida...
Perdón por quererla tanto...
Perdón por enamorarme de ti...

Aquello fue lo primero que le dije a Amy en nuestra conversación, tantos recuerdos llegaban de aquellos días llenos de peleas, alegrías, locuras, silencios... Allison se había convertido en una parte muy importante en mi vida... no había un solo día donde sus buenos días no me sacarán una sonrisa que me duraba horas, cada problema que tuviese ella estaba allí aunque fuese solo por mensajes...


–Guarde silencio un momento...

– ¿Estás bien?
–Si… solo… recordar hace que muchas emociones tengan un encuentro explosivo...
– ¿Dejamos así?
–No… sigamos…
–De acuerdo.

Recuerdo como fue la primera vez que comencé a hablar con ella, una de las cosas que siempre me llamo la atención fueron sus labios, eran en mi concepto, tan… ¡perfectos!, solo deseaba poder besarlos… morderlos… tenerlos siempre entrelazados con los míos...

–Amy sonríe mientras me mira atenta, Sonrío igual y continuo...

Recuerdo que más de una vez ella me dijo que no le gustaba mi actitud, puesto que usaba un sarcasmo algo molesto, pero nunca llego a imaginar que de ese caparazón con el que siempre me mostraba, salieran las palabras más dulces al punto de enamorarla…

"Cuídate de los que saben escribir, pues tienen el poder de enamorarte sin tocarte"

Todos los días hablábamos, las llamadas duraban horas… era una relación tan…

– ¿Tan? –pregunta luego de unos segundos en silencio.

Fue difícil contener todas aquellas emociones y mi mirada fría, distante, perdida… volví en si cuando sentí su manos limpiando aquella lágrima que se escapó de mis ojos… aquellas que siempre oculte ante el mundo...

–La amabas…
–Volteo a verla– pero… de una manera que solo mi corazón entendía... –sonreí... con mis ojos enlagunados.
–Pero no entiendo, ¿Cómo algo tan "hermoso" casi "perfecto" se acaba?
–Bueno… todo en este mundo es finito a excepción de los números.
–Suelta una carcajada– esa no me la esperaba –dice entre risas.
–Su risa hace que también yo lo haga–, aunque no le veía el chiste a aquellas palabras –pensé para mí.

Nuestras risas hicieron que aquellos pensamientos se apaciguaran, y solo seguí avivando más su risa...


–Menos mal no tomabas nada porque ya me habrías mojado –más reíamos.

Luego de unos largos segundos riéndonos y ya las demás personas sonriendo levemente puesto que la risa es contagiosa, las risas iban cesando poco a poco…


–Tu risa es linda… –mis pensamientos habían sido en voz alta.


Me miró algo sonrojada sin dejar de sonreír.


–Gracias…
–Sonreí–, como fue que se me escaparon esas palabras –pensé para mí.
–Menos mal no tenía nada en mi boca –vuelve a reírse–, o tu concepto sería otro.


Reímos…

~*~

La noche continuó y simplemente luego de ello cambiamos de tema, hubo más risas, más palabras a forma de cortejo salían con facilidad… fue un momento ameno. Nos despedimos y ahora sería yo quien pondría la fecha para nuestro próximo encuentro, si por mi fuese sería al otro día, pero claro… debía esperar... todo debe ser a su tiempo puesto que las cosas cuando se presionan no salen con la mejor disposición, mis cuadros no son forzados pues mis emociones no se pueden generar simplemente porque así lo quiera… siempre son espontáneas, cuando menos lo espero mi cerebro se conecta con las terminaciones nerviosas y músculos de mis manos y así es como luego de varios minutos, emociones, sensaciones... hay un cuadro terminado ante mis ojos, y al igual que muestra el reflejo de aquel momento, otros pueden llegar a sentir por lo que pasaba cuando pintaba...



Andres M. Quiroga

Editado: 16.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar