¡porrista en apuros!

1

—¿Te podrías alejar de mí? —le digo dándole la espalda caminando hacia la práctica.

—No puedes ser animadora —toma de mi brazo para que lo mire a los ojos— Le harás daño al..

Cubro de su boca rápidamente, idiota ¿Acaso no se da cuenta que hay gente fisgona nuestro alrededor?, además ¡¿Qué le importa a el?!

—¿Te podrías callar? —le digo en un susurro ya enojada.

Quita mi mano y acerca su rostro al mío inclinándose un poco ya que es mas alto que yo.

—Entonces no hagas estupideces —susurra muy cerca de mi.

—Eso a ti no te importa —le apunto con mi dedo índice— Mejor lárgate y vete al lado de tu querida Jenny...Ah cierto debe de estar con su novio —digo en tono burlón— Se me olvidaba que estas en la friendzone.

Su expresión cambio totalmente de enojado o eso creo a dolido. Punto para mi

—Y tu ¿Qué? Te recuerdo que estas embarazada —susurra en mi odio— y el padre te abandono por otra —sonríe ganador el muy desgraciado.

Un maldito Punto para el... tal vez dos.

Cruzo mis brazos ya arta de esta conversación.

—Peter ya no me interesa, es un idiota —digo decidida. Aunque si estuve enamorada de él, y aun lo estoy... un poco— Además no estaré en este estado por mucho tiempo mas

Abortare, a penas mis padres se enteren me echaran de la casa o mucho peor, mis padres son buenos y los amo pero nunca se sabe como reaccionaran.

Además arruinaría mi futuro, amo ser porrista, salir a correr, hacer ejercicio, ir a fiestas, el alcohol, si dejo que mi vientre crezca solo será una molestia un estorbo, además que terminaría en la calle sin nada ni nadie.

—No hagas nada de lo que te puedas arrepentir en el futuro.

¿Por que se preocupa tanto? Después de todo soy la enemiga de su querida Jenny.

—¿Que más te da? No, nos conocemos, la única vez que hablamos me amenazaste para que no me acercara a tu princesita.

—Y aun así lo hiciste —sonríe de lado.

—Pero ya no más, así que deja de molestarme.

Quiero dejar todo esto atrás de una vez por todas.

Intento una vez más irme, pero vuelve a tirar de mi brazo. ¿No se da cuenta que si me duele?

—¿Klein?

Maldita voz...Como la odio.

—Tu princesa te llama —de un tirón logro que me suelte, giro mis pies para dar media vuelta y me voy.

—¿Qué hacías con ella? —alcanzo a escuchar a la mosquita muerta.

...

—¿Iras a la fiesta de esta noche? —me pregunta Natalie una de mis mejores amigas, con el espejo en una mano y un lápiz labial en el otro.

—¿Cuándo me he perdido una? -
acomodo mejor mi falda.

—Ellos irán —dice refiriéndose a Jenny y Peter.

—¿Crees que me voy acobardar? ¿A caso no me conoces? yo no huyo de nada ni nadie.

—Por cierto ¿No tienes algo que contarme? —me observa directo cruzando sus brazos.

—No ¿Por qué lo dices? —soy la mejor actriz del mundo.

No le he contado a ninguna de las dos sobre mi embarazo no es que no confié en ellas solo...Supongo que ya me vi lo suficientemente estúpida siendo abandonada por Peter por esa "No mato ni a una mosca"

—No por nada especial, es que el otro día te vi muy extraña —achina sus ojos.

—Es que por tu cabeza —puse mi dedo en su sien— Pasan tantas cosas.

—Aun así me quieres —engancha su brazo con el mio.

—Obvio somos hermanas —una pizca de culpa se incrusta en mi corazón.

Ambas sonreímos y caminamos hasta las demás chicas.

—¡Vamos chicas fórmence! —grito para que todas me escuchen.

Cada una corrió a su lugar indicado, presiono el botón de Play en el equipo de sonido y corro a mi puesto.



Maria.A

#1647 en Novela romántica
#476 en Chick lit

En el texto hay: bebe, frienzone, porristasyjugadores

Editado: 23.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar