Prostitute

Capítulo 15

Mia Swan:

 

Estábamos en camino a la casa de Harry. 

Demian venía conduciendo y no parecía muy feliz por esta situación, pero si tan solo hubiera pagado la cuenta como había dicho nada de esto estuviera pasando. Ni uno de los emitía ningún sonido ya que no sabíamos que decir.

El día de ayer cuando salimos de la casa de Miles, Demian se comportó muy distante conmigo, no durmió a mi lado como siempre lo hace, no es mi culpa pero él me trata como si hubiera sido mi error. No voy a disculparme por algo que no hice. Además hoy se fue a trabajar sin despedirse de mi o avisarme de que iba salir, solo me dejó una nota en donde decía que tenía que ver unos papeles en su trabajo.

Al llegar a la mansión de Harry, Demian estacionó el auto afuera de esta para que pudiera bajar, tenía mi orgullo, así que no le iba a decir nada. Me bajé del auto sin mirarlo y sin hablar como él lo hizo conmigo. De pronto escuché un llamado del hombre que me acompañaba.

—Harry me esta esperando Demian —dije con desagrado.

—No quiero que entres con él —me dijo sin mirarme.

—No es nuestra decisión, estamos hablando de mi hermano Demian —espeté.

—¿Y si Miles quiere algo más contigo? No quiero perderte —susurró.

—Si confías en mi sabras que no haremos nada, pero sino, tendrás sospechas.

—Perdón por como te he tratado en este día, pero no puedo imaginar que estés con él, no quisiera perderte —me abrazó dándome un beso en mi cabello.

—No lo harás, además solo será esta día —sonreí.

—Te amo, te recogeré a las 12:00 a.m. como acordamos y si no sales entrare por ti, no me gustaría que algo te pasara Mia —habló.

Demian solo me dio un beso en mis labios cuando la reja fue abierta para que pasara, Harry ya debe de saber que estoy aquí, así que es hora de entrar. Me despedí de mi hombre con otro beso para que no se preocupara de mi.

Entré a la mansión con algo de temor por mi ya que sabía que Miles puede ser capaz de todo y eso es lo que me da más miedo. Una chica que para nada era bonita como las que estaba ayer estaba esperándome con una charola de bronce y en ella tenía una copa de vino. 

Llevaba puesto solo una falda rosa que me regaló Demian y un suéter blanco con unos zapatos de tacón rosas pastel para que combinara. No quería venir con elegancia para Harry.

—Señorita el señor Miles la ha estado esperando —me informó la chica.

—¿Me ha estado esperando? ¿Hace cuánto? —pregunté.

—Desde hace una hora señorita, por favor acompáñame —ordenó.

Seguí a la chica adentro de la mansión. Todo estaba perfectamente ordenado, no era como estaba ayer, no había chicas semi-desnudas por toda la casa lo que me hacia poner más relajada pero al mismo tiempo algo nerviosa.

Caminé detrás de la chica quien me condujo hasta el comedor en donde se encontraba Harry sentado en una silla al principio de la mesa del comedor. La mesa estaba adornada con velas aromáticas y con candelabros.

—Siéntate que no como —escuché decir a Miles.

Caminé con nervios a la silla que estaba a su lado ya que era el lugar en donde me estaba indicando ir. La chica que me trajo se fue del comedor dejándonos solos. Sobre la mesa había diversos platillos como fideos, sushi, camarones, copas de vino y otros bocadillos. Era demasiada comida para dos personas,

—¿Alguien más vendrá? —cuestioné.

—No, ¿Por qué? —me miró.

—Es mucha comida para dos personas ¿No crees? —hablé.

—Es por si tienes hambre —sonrió.

—¿Por qué me invitaste o me obligaste a cenar contigo? —cuestioné.

—Te quería en esa subasta ¿Sabes? Pero era mucho dinero y se que Demian no es él indicado para ti, así que cuando te decepcione aquí estaré para ti y por eso quiero que me conozcas —me dijo con una sonrisa.

—¿Por qué crees eso?

—Conozco a Demian, ha vivido todos sus años soltero, jamás ha cuidado a una adolecente como tú —me dijo.

—Él me ama —me defendí.



Violett

#4302 en Novela romántica
#1016 en Chick lit

En el texto hay: romace, comprada

Editado: 08.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar