¿que si creo en el amor?

.

Capítulo 4

SABRINA

Me despertó un sonido proveniente al parecer de la cocina, me levante de la cama, y me dirigí allí, era mi madre preparando el desayuno estaba de espalda, la vi y no pude contener una risita al verla darle una vuelta a una panqueca y esta callera al suelo, la verdad es que lo suyo no era la cocina, y ella lo sabia

-Se supone que tiene que caer de nuevo en el sartén-le dije con una sonrisa acercándome a ella

-Se supone que tiene que ser fácil- dijo mientras recogía la panqueca del suelo

-Deja que te ayude-tome la mezcla y la agregue al sartén y la coloque en el fogón

-Eres mi salvadora, ¿cómo dormiste cariño?-me gire para verla estaba recostada en la encimera, detrás de mi

-Bien mama- dije omitiendo que he tenido la misma pesadilla toda esta semana- ¿Y tú?

-Bien cariño, Steven estuvo anoche aquí, estabas dormida pero me sorprendió que no te despertara eso no lo limita a el-dijo algo extrañada

Mierda… había olvidado por completo a Steven, quede con el ayer en Smooky y tuvo que estar preocupado al ver que no llegaba, y luego que termine de curar al “chico” me fui a la cama, estaba agotada, tengo que ir a su casa. Salí de la cocina a toda carrera, diciéndole a mi madre que ya venía para tomar el desayuno, subí arriba, me di una ducha rápido, lave mis dientes y me coloque unos vaqueros cortos y un suéter, luego lo pensé bien ya que en la noche había llovido y el día estaba frio, me coloque unos vaqueros y un suéter que decía “las personas normales me asustan”, esta suéter me causaba risa porque era en lo que me había convertido alguien más del monto.

Me recogí el cabello en un moño alto y salí, baje por las escalera y en 3 minutos ya estaba tocando la puerta de Steven, abrió su madre

-Buenos días Sra. Husban ¿Cómo está? ¿Está Steven?

-Bien cariño, está en su habitación, ven pasa- me abrió el paso para poder pasar- ¿Y cómo has estado? tenia días que no te veía ¿y cómo está tu madre?

-Esta.. Estamos bien, y si esta semana he estado ocupada con el colegio

-Ya veo, ¿quieres tomar el desayuno? Falta poco para que este-huele delicioso, la Sra. Husban sí que sabe cocinar

-No es que quede tomarlo con mi madre- dije mostrando una sonrisa- bueno iré a buscar a Steven

-Ohh vale cariño- subí las escaleras y me acerque a la puerta de la habitación de Steven, estaba medio abierta, así que me asome…. Mierda Dios.. Steven estaba solo usando un bóxer, se veía una espalda bien formada, sus piernas marcada y su…… está bien, todavía no era consiente de mi presencia, pero voltio y sus ojos color avellana me encontraron, levanto una ceja rubia y me dio un vistazo a sus abdominales bien formados y su ….

-Creo que mi rostro esta acá- dijo señalando su cara y su sonrisa se ensancho

-Ja, ja, ja muy gracioso- me di la vuelta y sentí que toda mi sangre se posaba en mis mejillas- vístete rápido

-Estoy cómodo así- y la habitación se inundó con su risa

-Hablo enserio Steven- Dije tratando de que mi voz sonara firme

-Está bien- luego de unos segundos dijo-voltea- y eso hice, se había colocado una sudadera y unos vaqueros

-Ok, ahora esta mucho mejor

-¿Segura?-dijo, fruncí el ceño dando un aire de enojada-Esta bien-dijo levantando las manos a modo de derrota-¿Por qué no fuiste ayer a Smooky? Pensé que te había pasado algo, estaba preocupado te llame y nunca contestaste te fui a buscar de nuevo a la escuela pero no había rastro de ti, pensé lo peor Sabrina y yo.. no sabía que hacer de ultimo decidí llegar a tu casa por si habías llegado y me sentí aliviado de que estuvieras bien- Dijo y pude ver la preocupación en su rostro-¿Dónde estabas?

-Lo sé, soy la peor amiga de todas-dije sentándome en la silla del escritorio- se me paso decirte que no podía ir……

-¿Y que estabas haciendo, para que se te “pasara”?-dijo y pude ver que estaba furioso

-Evite de que la bestia de Zack matara al chico nuevo

-¿Hablas de Ethan Brown?

-Sí, ese mismo-La verdad es que no lograba que su nombre saliera de mi boca o incluso lo pensara, siempre me dirijo a él como “el chico”

-Y porque Zack golpeo a Ethan?-Dijo extrañado



Nayee Serpa

Editado: 10.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar