Quédate hasta el amanecer

Capítulo 3

Después de una hora llegamos al club y desde la entrada se puede ver que es impresionante, el recibimiento ea muy agradable y nos hacen pasar a la zona donde se lleva a cabo la actividad no espero encontrarme gran cosa sólo unas personas tomando alcohol y de vez en cuando dándose un chapuzón en la piscina. 

Cuando veo lo que tengo en frente me quedo boca abierta que seguramente debo formar una excelente o, está no era una simple fiesta en la piscina como me lo imaginé es una súper hiper mega fiesta hay burbujas y pintura por todas partes y la piscina tiene espuma con luces de neón y ohhh por Dios si que hay muchas personas bailando música tecno y bebiendo diferentes bebidas. Damián toma mi mano para que avancemos para integrarnos a la fiesta.

–Vamos a dejar nuestras cosas en los vestidores que están por aya– me señala el lugar exacto y comenzamos a caminar, cuando estamos buscando donde guardar nuestras pertenencias solo encontramos un lugar vacío y tuvimos que guardar nuestras cosas juntas. Me quite el vestido y el short y me quede solo en traje de baño notó una mirada que me está quemando la espalda, lo que veo me deja babeando  es que ¡dios como puede estar tan bueno! Solo se ha dejado unos pantalones cortos Y esto tiene que ser un crimen mostrar ese cuerpo así. 

– Si tu intención al ponerte ese traje de baño era darme un ataque al corazón creo que lo has logrado ya puedes darme mi reanimación– me sonríe pícaro 

– Jejejejejeje no conseguirás un beso así de fácil, además que te hace pensar que quiero reanimarte te verías mucho mejor en mi morgue– lo miro desafiante y es que no crea que las cosas conmigo le serán fáciles si supiera lo difícil que soy para estar con alguien.

– Bueno siendo así mejor vamos para aya fuera a divertirnos ya no que quiero darte la oportunidad de temerme en tu morgue creo que pasara mucho para eso y cuando me tengas no querrás tenerme hay– .

–Si será mejor que vallamos talvez dejas de hablar de tantas locuras– comenzamos a disfrutar de la fiesta nos bañamos en pintura jugando y comenzamos a bailar al ritmo de la música y beber unos shot. 

La noche estaba transcurriendo muy plácida nos encontrábamos en la piscina con un plato de aperitivos ya nos había dado hambre y estás fresas con chocolate y un poco de queso con unos pequeños emparedados con un poco de champán. Mientras me como una fresa no puedo evitar gemir de placer esta riquísima y noto como Damián de queda mirando y observo cómo lleva su mano a la comisura de mis labios y lo rosa con sus dedos y observo como se lo lleva a su boca y lo lame, su toque se siente tan bien no se ni como explicar lo que estoy sintiendo por un extraño.

– Sabe mucho más rico de tus labios– ohhh no, no hagas eso no me tortures así pero ni creas que te are saber que me afectas de esta forma.

–Ni lo pienses cariño bájate de esa nube y deja de coquetearme porque sino– no me deja terminar la frase y se para en frente de mi invadiendo mi espacio personal.

–O sino que aras– me acorrala con sus brazos y trato de salir por debajo del agua pero no me deja me tiene a su merced. Me mira con tanta intensidad y esos ojos me dejan como idiotizada que ni se cuando se acercó tanto  a mi  que puedo sentir su respiración en mi cuello y como va subiendo hasta llegar a la comisura de mis labios y lame donde estaba el chocolate  Y en ese instante reaccionó y lo alejó de mi.

– O sino te dejar en sin hijos y créeme que se muy bien como hacerlo así que no me tientes– sonrió ampliamente por su cara de terror.

– Deja y mis bebés tranquilos con eso no se juega– me hace un tierno puchero como niño pequeño.– Mejor cuéntame de ti ¿tienes pareja, hijos?– la pregunta del millón no se porque siempre preguntan eso tal vez si digo que si dejan de preguntar eso. 

–No ninguna de las anteriores estoy soltera y sin compromiso– y es la verdad pues ni un perro que me ladre pero me siento bien así por veces pienso en mis relaciones pasadas y se me quita el deseo de estar con alguien más pero se que tendré que abrirme a una oportunidad con alguien tarde o temprano sólo espero que no sea una mala persona que me haga sufrir demasiado. 

– Bueno estamos igual yo también estoy solo, sólito por veces pienso en linchar a cupido por pendejo le encanta fallar con sus flechas Y hacernos sufrir por estar con la persona equivocada debe ser por eso que nunca crece y siempre anda con pañal– ami también se me ha pasado por la mente lastima que el maldito no se deja ver.

– Porfin nos entendemos en algo creí que nunca nos pondríamos de acuerdo me alegra no ser la única que piensa de esa manera– Hablamos un poco más mientes bailamos y seguimos tomando no se porque el tiempo pasa tan rápido cuando uno la está pasando muy bien debería ser un crimen tener que dejar esta fiesta. Ya eran al rededor de las 10 pm y era hora de volver a casa.

Cuando Damián aparco al frente de mi edificio estaba un poco nerviosa no se si es por tenerlo tan cerca así que tomo mis cosas lo más rápido  posible y me despido con un buenas noches y gracias por la noche y intento bajar pero el me detiene.

– Tan mal me he portado que no merezco ni un beso en la mejilla–me mira con cara de perrito ¡ahsss que chantajista que es! me dispongo a darle su beso en la mejilla pero el muy tramposo voltea su cara y pone sus manos en mi cara para que no me pueda alejar, el beso comienza tímido y sencillo pero luego lo va profundizando y cuando me vengo a dar cuenta nos estamos tratando de comer el uno al otro y estoy encima de él y sus manos ya no están en mi cara sino en mi trasero amasándolo, y claro que no lo dejaría así introduje mi mano entre nosotros hasta llegar a su miembro y testículos y déjenme decir que esta mas que bien dotado, olvido lo anterior y me centro en mi objetivo y lo consigo y las aprieto lo más que puedo mientras le muerdo el labio inferior con toda la fuerza que puedo y me inmediato me separa de él y da una lamento alarido. Me mira sin poder creérselo pero es que quien lo manda a no creer en mi palabra.



White and black

Editado: 23.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar