¿quieres un café?

Capitulo 13

Antonia mira al departamento de Armando, cuando lo ve de sus ojos caen lagrimas que corren por sus mejillas, se marcha caminando hasta su departamento lo más rápido que sus pies se lo permiten. Al llegar entra y ve a Daniel y a Roberto hablando en el sofá sin pensarlo dos veces corre y abraza a su amigo lo más fuerte que sus brazos se lo permite sin dejar de llorar.

— ¿Anto estas bien? — Daniel agarra fuerte a su amiga y mira muy preocupado a su novio.

— ¿Nena que paso? —Roberto pasa la mano por el cabello de Antonia, unos minutos después logra calmarse y les cuenta a los chicos lo que había pasado.

— ¿No digo nada de su relación? — Antonia sorbe su nariz mientras niega

— Solo dijo somos novios, pero luego se quedó pensando unos momentos. — Daniel mira a Roberto.

— Creo que ahora debes esperar a que él te llame para aclarar las cosas. — Antonia asiente y se levanta del sofá dándole un abrazo a cada chico, se dirige a su habitación y se encierra en ella.

Estela se quedó toda la semana con Armando, él se encontraba confundido por todo lo que está sucediendo tenía en claro que siente algo fuerte por Antonia, pero Silvia era su pasado y quería saber porque había regresado. Cuando trataba de llamar a Antonia para explicarle lo que había pasado, no sabía que decirle, marcaba el número y antes de llamar lo borraba.

Se sentía un canalla y un idiota por no actuar de otra manera cuando su madre conoció a Antonia. — Maldición, maldición, maldición— se repetía Armando cada vez que trataba de resolver la situación, durante toda la semana no pudo llamar a Antonia para explicarle las cosas, se encontraba demasiado confundido y hasta que no lograra aclarar las cosas con Silvia y sus sentimientos no podría arreglar cosas con ninguna de las dos.

El fin de semana Armando y su madre se encuentran en el aeropuerto esperando para abordar el avión; por alguna razón ella había insistido tanto que Armando debería ir a casa por lo menos unos días para ver a sus hermanos y a su padre ya que llevaba varios meses sin verlos, Armando no tuvo elección no tenía ganas de viajar ni de hablar ni ver a nadie solo quería pensar en arreglar pronto las cosas con Antonia; quizás estando lejos de todos los ajetreos podría llegar a una clara solución; estaba algo molesto de que su madre no tomara el tren, a él le gustaba más pero su madre no aceptaba ir incomoda.

— ¿Anto estas bien? — Pregunta Daniel al ver a su amiga sentada en el sofá mirando un punto muerto.

— Soy una tonta Danny. — Antonia abraza sus piernas.

— No Anto tú no lo eres. —No lo mira a la cara.

—Parece que su madre tenía razón son un simple ligue. — una lágrima corre por su mejilla. — perdón lo soy. — Daniel abraza a Antonia.

— No lo eres estoy seguro que Armando te quiere. — ella Niega. — no Danny, eso no es cierto, — las lágrimas caen solas de sus ojos y corren por sus mejillas. — Nena me destroza verte así. — Antonia seguía mirando el punto muerto en la pared.

— Así me encuentro destrozada Danny me enamoré perdidamente de un hombre que pensé que era diferente y él aun ama a su ex novia es un cretino. — Cada vez que pensaba en Armando sus ojos se volvían a llenar de lágrimas, no podía evitar dejar de llorar por Armando, pero era imposible no hacerlo, se sentía devastada, por todo lo que estaba pasando.

— Anto dale tiempo quizás con la bomba que le soltó su madre, más lo que siente por ti causaron que se confundiera, deja que pase este fin de semana y espera a que se ponga en contacto contigo si no lo haces simplemente debes olvidarte de él. —Antonia mira a Daniel de reojo sin decir nada

— Nena saca toda la rabia y tristeza eso te ayudara a sentirte mejor — Antonia trata de sonreír. — ¿Por qué no vas a donde tus padres? — los ojos de Antonia que están rojos e hinchados miraron a los de Daniel. — Sería una buena idea sabes, pero aún me queda la otra semana para trabajar. — contesta la chica apoyando su cabeza sobre el hombro de su amigo.

— Entonces termina y te vas hasta que empiecen tus prácticas, el departamento y yo te estaremos esperando cuando regreses. — Daniel la mira con una sonrisa en los labios. —Lo pensare Danny gracias. — los dos amigos se abrazan durante un buen rato.

— ¡Mando! — se escuchó el grito de una chica al ver a su hermano. — Hola enana. — Abraza a su hermana. — ¿Mando está bien? — el asiente algo triste. — ¿Dónde está tu querido mellizo? — Señalo Lucia el estudio viendo a su hermano preocupado. Armando sonríe y camina para buscar a Nicolás.

— Hola Nico. — Armando distrae a Nicolás cuando está pegando un cartón.

— ¿Mando que haces aquí? — pregunta soplando el pegante. — Mamá fue hacerme una visita sorpresa. — Su hermano golpeo su frente causando que su mano se pegara a ella.

— Que idiota soy, pero ¿Qué paso? — pregunta Nicolás limpiando el pegante de su rostro. — Mamá te escucho hablar con Lucy. — Nicolás se enojó.



C.M. Rose

#2025 en Novela romántica
#547 en Chick lit

En el texto hay: cafe, arriesgar, amor romance humor

Editado: 01.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar