Rebel Moon

Capítulo 6° (Corregido)

Capitulo 6º

Alpha Black... Usted perdió un tesoro.

P.v. Prismar

Lunes, maldito lunes. Me levanto gruñendo por lo bajo. Odio este día; si fuera por mí no existiría en la semana. Pero como todo tiene un inicio y un final. Me bañe y liste con el estúpido uniforme; siento que voy para una guerra y no a la universidad.

—Prismar, baja a desayunar. — se escuchó a mi madre, aún no soluciono el tema con mis padres. 

Mire mi agenda de soluciones y le hice un espacio el fin de semana en la mañana, son muchos problemas que tengo que solucionar con diferente personas, caminaba por el pasillo revisando lo que tenía para hoy.

Llegada de los gemelillos, a las 5 pm. Los recoge Alan con Nana.

Se me olvidaba contarle un poco de mi familia, en total somos 6 hijos, el mayor es Alberto, iba a ser el supuesto Alpha de la manada. Pero encontró su luna en una manada llamada Moon Trap, en donde su meta era la hija del Alpha; pero no tenía Alpha y él se hizo cargo. Ahora somos aliados; después los trillizos ya nos conoces, Alan, Ángel y yo. Cómo último los gemelillos de 10 años, Martí y Marcó; que están en un campamento en las montañas del norte. Llegué al comedor  para desayunar, los que nos tocaba ir a clase estaban levantados con cara de sueño.

—Buenos días. — saludé con cortesía.

—Buenos días— sacudieron al unido.

—Alan, hoy llega los niños, prometiste ir a recogerlos con Nana, recuerda no darle dulce antes de la cena y comprarles fruta. — le dije mirando mi desayuno. —Tengo que solucionar un pequeño problema con Marlon, así que llegaré tarde a casa después de la universidad.

Termine de comer subí a la habitación,  me cepille de nuevo la boca, tomé mis cosa; baje en busca de la llaves de mi moto; me fui a la universidad, estudio gestión administrativa empresarial. Mis hermanos bueno ellos se fueron por contaduría y derecho, ni loca me voy por derecho soy más de romper la reglas y se siente jodidamente bien. Me preguntó por qué lo dejé de hacer; al estacionar mi moto mire donde me esperaba Tina, me sonrió al verme.

—Hoy puede entrenar con Ryd. — le dije después de saludarla.

—Claro, hoy le tocará con mi hermano... — sonrió con maldad. — no se la dejaré fácil.

Cada una tomo deferente camino, Tina estudia arte patrística y moda, es una loca con estilo, mientras caminaba para mi clase de intervenir; noté que la gente murmuraba de mí. No me importaba ya me había acostumbrado, tomé asiento en la última.

***

P.v. Aarón.

Cuando entré a la universidad se escucharon rumores que no me gustaron para nada; al parecer, Prismar comenzó a ganar fama de chica rebelde. Los rumores decía de haber atacado a un Alpha, cazadores de almas en un bar. No podía desmentirlo pero tampoco podía afirmarlo la vida de Prismar fuera del territorio de la manada era un misterio.

La única que sabía de su vida y compartida de ello era Tina, su mejor y única amiga. La Vi sentada en su puesto, estaba viendo por la ventana como si nada le importará; puse mi mejor cara de póker.

—Alpha Rebel, ¿¡Cómo va tu nuevo novato!? — le pregunté mirándola, ella ni se voltio. — supe que era un caos.

—Todo caos tiene solución... Alpha Black. — se notaba aburrida con la conversación. — si sigues molestándome, tomaré medidas drásticas. Aarón, ya no somos nada, ni Metas ni AMIGOS— sus palabras era veneno para mí. — tú te encargas de matar todo eso hace mucho tiempo, con tus acciones.

La mire con dolor, era cierto; que fui un completo imbécil y ahora me arrepiento de haberla perdido, pero  aun quiero conservar su amistad es lo único que me quedaba. Pero veo que ni eso merezco de ella; ocupe mi lugar junto a Juan me Delta. Él cual me miro con lástima, no dijo nada solo mantuvo silencio durante toda la clase. Las clase transcurrieron con normalidad estábamos en la hora del receso, mire la cafetería, estaba las manada, había un lugar para los Alpha pero ella no estaba ahí, desde que se convirtió en futura Alpha ni siquiera se sienta con nosotros.

—Mira ahí viene la rechazada. — se escuchó en la cafetería susurros.

Mira por donde entraba acompañada de sus hermanos, Tina y el chico nuevo, se estaba riendo de algo gracioso. Mire sus ojos brillar, su sonrisa que la hacía resaltar su belleza, se había cortado su cabellos rojizo hasta su cuello. Se sentaron en una mesa afuera de la cafetería, noté como el chico nuevo la miraba con ¿¡Amor!?... Eso es imposible.



Lesly Vane Diaz

Editado: 08.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar