Resplandor entre Tinieblas

Capítulo 25. Todo será diferente

Resplandor entre Tinieblas

Por
WingzemonX

Capítulo 25.
Todo será diferente

Cuando Carrie le dijo que no había nada interesante en Chamberlain, al parecer no estaba exagerando del todo. Según lo poco que Matilda pudo investigar en Internet, parecía ser una ciudad pequeña bastante común, como cientos iguales que existían en el país. Su población era reducida, y el principal motor de la economía era la Fábrica de Textiles; y básicamente eso era todo. El viaje desde Boston hacia allá era de unas tres horas en vehículo, y en camión de seguro tomaría un poco más. Pensó en la experiencia que debió de ser para una chica que nunca había salido de su pueblo hacer todo ese recorrido ella sola. Ahora le tocaba a ella hacer el viaje contrario.

Dos días después de su entrevista con Carrie, un lunes de primavera, salió de Boston a media mañana con su vaso de café y su GPS marcándole la ruta hacia el noreste. En aquel entonces aún estaba en proceso de adquirir un vehículo propio en Boston para su uso personal, ayudada principalmente por su madre adoptiva pues casi todos sus ahorros se le habían ido en la mudanza y acondicionamiento de su departamento y consultorio. Mientras tanto, optó por alquilar uno, algo que en sus múltiples viajes hacía seguido. Le tocó algo de congestionamiento ya entrando en Maine debido a un accidente, y terminó llegando a Chamberlain cerca de las dos.

Lo único que Lucy le había encontrado era la dirección de la casa de Carrie y de su escuela. Su primera opción era ir a la escuela y hablar con su director sobre el tema, pero realmente no tenía aún algún tipo de derecho para hace ello, pues de manera oficial Carrie no era su paciente y era más una completa extraña de otra ciudad que venía a intervenir en un tema que no le concernía. La segunda opción era ir a su casa, pero tenía que tener cuidado con no sobrepasarse. Condujo hacia la dirección que Lucy le había proporcionado sobre la Calle Carlin, y se estacionó en la acera de enfrente. La casa era blanca, de apariencia bastante simple, incluso algo descuidado a pesar de estar en un barrio medianamente sofisticado. La hierba del jardín del frente estaba algo crecida, y en algunas zonas se había oscurecido. Aguardó en el vehículo media hora, quizás un poco más. Carrie salía de la escuela a las tres, y si lo que Lucy le había dicho era cierto, esperaba poder verla venir por la calle en cualquier momento sin atraso.

La joven rubia rojiza se apareció justo como esperaba después de las tres con veinte. Caminaba desde calle abajo por la banqueta abrazada aprensivamente de sus libros, con su mochila a la espalda y su mirada clavada en el concreto. La reconoció incluso a la distancia, no por su rostro o peinado, sino por su postura y forma de caminar; siempre temerosa y cohibida como si temiera que alguien la estuviera mirando y juzgando a cada paso. Matilda salió del vehículo discretamente, cruzó la calle, se paró en la acera frente a la casa y ahí la aguardó. Carrie iba con la mirada tan baja, o quizás estaba tan inmiscuida en sus propios pensamientos, que no notó su presencia hasta que ya estaba cerca. Se detuvo entonces a unos metros de ella y la miró, al principio un tanto confundida pero no tardó en reconocer su cara, y entonces se sobresaltó, casi asustada, tanto que se hizo un poco hacia atrás.

—¡¿Dra. Honey?! —Exclamó la chica, atónita—. ¿Qué hace aquí?

Fue evidente que no estaba precisamente “feliz” de verla. Matilda le sonrió gentil, intentando amortiguar el ambiente.

—Siento aparecerme de esta forma, pero ya no tuve más noticias de ti.

—¿Cómo supo dónde vivía?

—Tenemos nuestras fuentes —le respondió con tono neutro. Carrie, por su parte, la miró con desconfianza; sus brazos se aferraron con más fuerza a sus libros.

—¿Qué… es lo que quiere?

—Sólo seguir hablando contigo. Nuestra plática del otro día se quedó un poco inconclusa.

—Lo siento, no puedo hablar ahora —respondió apresurada, y se adelantó para sacarle la vuelta y dirigirse directo a la casa—. Mi madre está por llegar, y ella no puede verla aquí. Por favor, váyase.

—Escucha, Carrie —pronunció Matilda con tono despacio, como de un profesor dando catedra—. Sé que en estos momentos estás confundida y asustada, y lo que menos quieres es que alguien se entere de lo que te ocurre. Pero, aunque no sea con tu madre, necesitas a alguien con hablar y contar para sobrellevar lo que pueda pasar.

Carrie se detuvo a mitad del camino que llevaba a su puerta y se giró levemente hacía ella, mirándola con una expresión digna de un perrillo asustado. Ambas de miraron la una a la otra en silencio por un lapso en el que Matilda supuso que estaba intentando decidir de qué forma responderle, y ella igualmente deseaba darle el tiempo que necesitara para eso. Si era que Carrie tenía pensado responder algo, no lo sabría pues en ese momento la puerta principal de la casa se abrió de par en par, provocando que ambas se giraran al mismo tiempo hacia esa dirección con ojos asustados, como dos niñas que acababan de ser sorprendidas en una travesura.



WingzemonX

Editado: 16.09.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar