Rota

Treinta y uno

Me obligó a punta de amenazas hacia mis hijas para que le pasara las escrituras de varias propiedades a su nombre, también grandes cantidades de dinero a sus cuentas bancarias.

Celebro su triunfo revolcándose con dos mujeres en mi cama, mientras yo lloraba en una esquina de mi cuarto a causa de los golpes que recién me había propinado.

Después de haber sido una mujer muy segura de mi misma, él me convirtió en un guiñapo. 



Ana Rincón

#15334 en Otros
#5499 en Relatos cortos
#23261 en Novela romántica
#3849 en Chick lit

En el texto hay: maltrato y sufrimiento, matrimonio, muertes dramas

Editado: 26.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar