Secretos Oscuros

Frente a frente

 

Me convencieron de formar un equipo, porque esto será una guerra. Tomé a cinco hombres de la Organización, aquellos que creí más de confianza más Tonny y Antonio, estos eran los miembros de mi equipo.

Nos juntamos en lugar secreto para planear todo lo que íbamos hacer en México. Luego de una hora de planificar nuestra jugada secreta nos fuimos hacia nuestro nuevo destino.

Llegamos sin dificultades. Nos localizamos en un cuartel que logré conseguir, y por suerte estaba cerca de la dirección que nos dio Glosario. Solo faltaba ver si todavía seguirán ahí.

Nos dividimos tal como lo planificamos, yo y Tonny nos encargaremos de ver si están en la mansión de campo y Antonio juntos con los demás serán los que cuiden el cuartel y de observar la seguridad que tenían en su alrededor. Teníamos poco tiempo ya que este tipo no dura mucho en un lugar, según lo que dijo Tonny.

Logré conseguir un punto ciego en la mansión para poder entrar. Por una puerta trasera entramos, por suerte no había nadie, por lo menos no por fuera. La puerta nos llevó directo a la cocina, cuando nos vimos al frente de tantos chefs nos quedamos paralizados. Pasamos a la segunda fase de nuestro plan, pasar por percibido ya que tenemos los uniformes de los que cuidan la mansión por fuera, entonces seguimos caminando normal como si nada pasara, los chefs dudosos siguieron haciendo lo que hacían. Con una postura seria le pregunto a unos de ellos, dónde estaba el jefe, me contestó:

― Está en su terraza esperando su comida, ¿Son ustedes los que le llevaran la comida?

Después de un rato de pensar le contesto:

―Sí, así que muevan rápido la mano.

― En cinco minutos estará.

Con media risa en mi rostro me dirijo a la puerta donde se encontraba Tonny viendo si había guardaespaldas después de la puerta. Para nuestra mala suerte estaba repleto de hombres armados, nos miramos queriendo dejar decir que estará difícil pasar por desapercibidos, al menos que se dé lo que sucedió en la cocina con los chefs. 

Me surgió una idea fascinante para poder pasar por ahí, para ser sincero son dos. Procedí a la primera; le pregunté a uno de los chefs:

― ¿Hay hombres nuevos como nosotros ahí?

Uno de ellos me contestó:

― Sí, pero son pocos.

Al parecer ese plan era muy riesgoso todavía. Me acerqué a Tonny nuevamente y le susurré que tendremos que improvisar que solo me siguiera la corriente.

Nos olvidamos de la comida, sacamos nuestras pistolas y abrimos la puerta gritando:

― ¡Intrusos en la parte de afuera de la cocina, corran ayudar a los demás, que nosotros cuidamos al jefe!

Salió mejor de lo que pensábamos. Todos salieron por la cocina mientras que nosotros subimos las escaleras hacia donde se encontraba Rey.

Cuando nos encontrábamos a arriba ubicamos tres puertas en el pasillo, nos miramos y cada quien tomo una puerta con su pistola en mano y de un pulmón entramos al mismo tiempo...

Entro como lo solía hacer antes, me quedé medio parado apuntando con mi pistola a cualquier cosas que se mueva, desde mi posición no veía a nadie, me incorporé y busque el todo el cuarto, al parecer no había nadie.

Salí del cuarto alerta y me quedo paralizado ya que escuchaba las voces de los guardaespaldas, corrí a la habitación donde entró Tonny y sin mirar que sucedía cerré la puerta. Una vez que me volteo logro ver a dos hombres al frente de mí.



el cuentista

#4257 en Novela romántica
#572 en Thriller
#297 en Misterio

En el texto hay: misterio, armas, accion

Editado: 21.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar