Semi-Diosa

CAPITULO 1

    Narra Jayden:

Hace mucho tiempo atrás existió una familia de seres inmortales, poderosos y al mismo tiempo temidos, entre ellos estaban los hijos del creador y su esposa. Eran una familia unida, los hermanos eran unidos a su padre y madre, el creador se sentía muy complacido y feliz con el mundo que había creado.

El creador fue quien creó a sus mas fieles seguidores, entre ellos a su amada esposa, la cual él no sabía que estaría entre los demás, todo entre ellos surgió de una manera sorpresiva para todos, ninguno de sus seguidores se lo esperaba, tampoco el, pero según sus palabras, las cosas pasan por algo y ese algo ha sido su felicidad desde que se caso con aquella maravillosa mujer e increíble madre.

Sus hijos, quienes al cumplir las edades de 16, 17, 18 y 22 años se les otorgó ir a seleccionar los lugares que quisieran para gobernar, el creador sentía que sus hijos deberían tener sus propios espacios, sus propios reinos donde ellos se sintieran felices y juzgando por sus personalidades ellos tomarían los lugares que definieran quienes ellos son verdaderamente. Todos estaban felices porque ya sabían lo que querían.

Lusian: el hermano mayor, escogió el sol, ya que la energía de este era una buena combinación con su fuerza, no obstante le servía para recargar su energía vital, su luz era como miles de candelabros que iluminaban los días del hijo mayor del creador... y le daba un lindo bronceado a su piel por el delicioso calor que transmitía.

Terra: la segunda hija, ella escogió la tierra, ya que amaba ese lugar y le recordaba tanto a su personalidad que decidió tener allí lo que ella deseaba, paz y tranquilidad. Un lugar mas o menos solitario con lugares maravillosos y paraísos inigualables completamente solitarios, en el cual se podría crear vida. Ella pensaba que podía llevar sus ideales a la realidad, maravillosos escenarios para admirar, senderos por los cuales caminar... sus ideas eran hermosas, o así es como ella lo imaginaba.

Luna: ella escogió la luna para poder reinar allí, ella era la más pequeña de sus hermanos, pero tenía una madurez que muy pocos conocían ya que se la pasaba contemplado aquella enorme roca blanca en el espacio y decidió darle su nombre y hacerla brillar cada X tiempo. Cualquier persona pensaría que ella es egoísta al darle su nombre a aquella roca... pero era el único nombre que ella le podía dar, era su luz la que brillaba, no importaba nada de lo que los demás pensaban, ella y su hermano mayor pensaron en los nombres y este le dio la idea de darle su nombre. Los mas unidos de los cuatro hijos, aunque ambos eran unidos a Terra también, pero el hermano favorito de Luna es Seth, al único al que ella no le cae tan bien.

Y Seth: él es mayor que luna, él también quería esa enorme roca blanca para él, ya que también le gustaba como se veía cuando estaba brillando, pero le tocó la peor parte, según él, le tocó la oscuridad, las sombras para gobernar. Seth pensaba que vivir en aquel oscuro lugar seria terrible, él no veía la belleza de lo que le tocaba vivir, él no veía la importancia de la oscuridad, tampoco veía que el lado que le toco queda perfecto con su personalidad, lo único que él veía es que su hermana menor tenia lo que él tanto quería y la odiaba por ello.

Al regresar con sus padres les dijeron sus decisiones, pero el único que no estaba conforme era Seth, todos ellos decidieron llenar sus respectivos hogares con las personas más cernas a ellos y las que pudieran identificarse con esos lugares. Era mas que obvio para el creador que su tercer hijo no estaba tan conforme y menos estaba tan contento como él pensó que estaría al vivir en su propia naturaleza, pero todo lo que veía y sentía era una muy mala vibra que se sentía en el aire.

Con el tiempo, Terra sé sintió vacía y ese lugar que tanto amaba lo sentía muy ajeno al estar tan solitario, claro que tenía a algunas personas, pero no tenía tanta vida como ella quería, así que recordó que podía hacer lo que quisiera con aquel lugar y lo lleno de plantas, animales, hadas, duendes humanos entre otras criaturas, pero la más fiel de todas los perros y sus primos lo lobos. Toda clase de animales y criaturas mágicas le servían a ella, la llamaron madre naturaleza o, algunos la llamaron madre tierra, su padre le ayudo con los humanos, a ella le encanto el trabajo que ella y su padre hicieron por lo que los humanos les servían a ambos... aunque eso no pasaba siempre.

Lusian, el vio lo que su hermana hizo, así que le pidió el permiso a ella y a su padre para crear a sus criaturas, creó a algunas que parecían humanos pero tenían una velocidad y capacidad de vivir por toda la eternidad, y aún que algo no salió tan bien como él esperaba, aún así fueron aceptados. Sus creaciones fueron llamados vampiros. Hubieron otras pequeñas criaturas llamadas murciélagos vampiros entre otras clases de murciélagos

Desde la nocheosfera, Seth quiso crear sus propias criaturas más oscuras así como él, y que hicieran lo que quisieran pero sólo él o sus descendientes podrían controlar dichas criaturas, los Demonios entre otras criaturas oscuras. Nadie nunca supo el significado de sus creaciones, no eran malévolas pero tampoco eran pasivas, eran mas o menos una combinación de ambos, sus criaturas resultaron ser tan extrañas como exóticas en cierto punto, por lo menos así las veían algunas deidades.



Lizzy Rosario

#617 en Fantasía
#2190 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombreslobos, dioses

Editado: 07.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar