Semi-Diosa

CAPITULO 10

 Narra Jayden:

Por fin ya le dije la verdad a mi hermosa Julia, solo espero que no se sienta presionada por nada y que su familia la deje salir conmigo, aunque ellos no tienen mucha opción que digamos, no debo de preocuparme por eso ahora ya que el único problema seria el idiota de Casian, pero a ese yo lo puedo tener donde yo quiera ya que el escucha a mi hermosa Luna y ella sabe como ponerlo en su lugar. Yo también se como hacerlo, pero prefiero no tener problemas con esa manada.

En este momento estoy en mi coche de camino a la manada donde ella vive, tengo entendido que su padrastro es el actual alpha de esa manada y que sus hijos también viven ahí. No voy a desperdiciar tiempo para que el idiota ese que tiene como hermano le llene la cabeza de cucarachas en mi contra, no dejare que ese idiota intente quedarse con lo que es MIO, porque ella es MIA, y nada ni nadie nos puede separar, ademas de que ese idiota debe entender de que ella no es para el... tampoco es que sea un objeto, pero mis genes piden que la reclame ante cualquier hombre.

Llegue a la puerta de su casa, pero no se que hacer, estoy muy nervioso, solo espero que no se enoje porque vine de sorpresa..... creo que estoy sonando un poco cursi, pero no lo puedo evitar, esa chica saca lo mejor de mi, mi lado mas sensible, así como hace que mi adorado lobo, Arthur, se ponga muy intranquilo. (Nótese el sarcasmo en lo de adorado). Ese estúpido can hace que ella vea un lado mio que ni yo sabia que tenia... hace que parezca un estúpido gato... UN GATO.

Toco el timbre de la puerta y me abre una mujer de mas o menos unos 35 o 40 años de edad, tiene cara de querer matar a alguien. Le doy mi mejor sonrisa fingida pero ella no parece interesarle en lo absoluto, solo se queda con su cara de amargada.... creo que no le hicieron bien el trabajo... en la cara, me refiero, mal pensados. Tambien parece estar pasando un muy mal rato, pero eso a mi no me importa.

-Hola, vine a ver a Julia- le digo de lo mas normal que puedo, su mirada ya me esta irritando- ¿Puede decirle que la estoy buscando?

-Julia no puede salir en este momento a recibir ninguna visita- me responde con la voz mas irritante y ese acento que tiene no ayuda para nada- ella estará castigada por toda la tarde.

-¿Se puede saber por que estará castigada toda la maldita tarde?- le pregunto ya irritado de su forma de mirarme.

-Julia es una niña que quiere sobresalir ante los demás y yo no permito que esas cosas pasen, además de que no ha terminado sus labores- me dice con una sonrisa triunfante.

-¿Por lo menos puedo ver al alpha? Dígale que el alpha Jayden esta aquí y que quiere hablar con él- le digo pasando sin su autorización, ya que no me importa, se metió con mi Luna y eso no se lo permito ni a mi madre.

-¿Usted quien se cree que es para pasar así?- me pregunto algo irritada, ni modos que se aguante.

-Ya se lo dije, dígale al alpha Erick que el alpha Jayden está aquí y que quiere hablar con él- le repito con toda la seriedad que puedo, ya que quiero reírme de su cara, esta mas roja que un tomate de lo enojada que esta.

La mujer esa se va y yo suelto todo el aire que tenia acumulado por no reírme de ella, ese fue el mayor esfuerzo que he hecho en toda mi vida. Al pasar dos minutos en el living, siento ese aroma a fresas y flores silvestres que se acerca, salgo de la sala y voy hasta donde proviene el aroma mas delicioso del mundo entero. Creo que tengo una obsesión con su aroma, una que no quiere curar.

Al estar al pie de unas escaleras veo a mi hermosa chica que viene bajando con mucho cuidado y mirando hacia los lados como si no quisiera que la vieran o como si hubiera cometido un delito grave... aunque el único delito que ha cometido ha sido ser tan bella y robarse mi corazón, les dije que esa chica saca lo cursi de mi... es horrible ser así, me hace sentir patético, aunque vale la pena solo si es por ella.

-¿De quien se esconde la chica mas bella del mundo?- digo y ella se sobresalta al verme justo al pie de las escaleras, pero se relaja al ver que soy yo y termina de bajar a toda prisa los escalones que le faltaban.

-Jay, ¿Qué haces aquí?- dice con emoción y confusión al mismo tiempo.

-Vine a ver a mi chica, ¿Qué no puedo?- le pregunto haciendo un pequeño puchero el cual ella besa con algo de dificultad, soy mucho mas alto que ella... parece una pitufa.

-Claro que puedes venir a verme, pero no por el momento, créeme- me dice como con cansancio, al ella ver mi cara de no entender sigue hablando- Mi padrastro contrato una institutriz para mi, ya que el idiota de Casian le dijo que me escapaba al bosque yo sola y sin decirle a nadie, la tipa esa solo quiere joderme, la suerte es que no entiende nada de castellano y puedo maldecir todo lo que quiera.

-Se te nota que no la soportas, es una odiosa, ella me abrió la puerta y la cara que tenia al verme me estaba irritando, así que, la envié a buscar a tu padre para poder hablar con el.

-¿Sobre que tienes tu que hablar con mi PADRASTRO?- dijo remarcando la ultima palabra, se le notaba enojada con el, y antes de que yo contestara a su pregunta me llego el olor del idiota ese de Casian.

-Eso es lo que yo quiero saber, ¿Qué haces aquí y que quieres hablar con mi padre?

-Eso es algo que no te importa, es cosas de mayores no de niños- le dije al imbécil ese con todo el desprecio que le tengo... es en serio, no lo quiero cerca de mi ni de mi chica... mas de mi que de ella, porque es probable que lo mate si me provoca mucho.



Lizzy Rosario

#613 en Fantasía
#2187 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombreslobos, dioses

Editado: 07.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar