Semi-Diosa

CAPITULO 11

 Narra Julia:

Ya estaba realmente molesta con esta maldita situación, no voy a soporta que Casian trate de esa manera a Jay, el es mi novio, tiene que respetar mis decisiones, espero que deje de ser un patán conmigo, por su culpa tengo una maldita niñera que no me deja en paz, esta enamorada de Erick, aunque el no le presta ni la mas mínima atención, JA, vieja amargada, pero para mi buena suerte no habla nada de castellano, eso es lo único bueno que tiene porque la puedo mandar al diablo varias veces y ella no me dirá nada.

-¿Como que novio? Julia, tu no puedes tener novio, no te lo voy a permitir- dijo un Casian muy furioso, pero yo lo estaba aun mas.

-Tu no me vas a decir que puedo y no puedo hacer, es mi maldita vida, si no me voy en este mismo instante es porque yo quiero mucho a Erick, pero si se ponen en ese plan me voy y no me vuelven a ver nunca mas.- sentencie ya mas que enojada, ellos saben que soy capaz de hacerlo.

-Julie, cielo, no digas eso- dijo Erick con lagrimas en los ojos, se me parte el corazón verlo de esa manera, pero no dare mi brazo a torcer- Nadie va a impedir su noviazgo, eso tenlo por seguro.

-De mi parte no esperes nada, no voy a permitir que salgas con este imbécil...- lo corte antes de que siguiera.

-Se quienes son ustedes y lo que son, Jayden ya me lo contó todo, y no, el no es un mujeriego, yo soy su pareja y el la mía, no voy a perder la oportunidad de estar con la persona que yo quiera solo porque tu así lo quieres, Casian- le dije ya harta de sus estupideces y para que ni se le ocurra meterse donde no le importa.

-El pudo haberte mentido sobre todo, ¿no crees?- dice muy seguro de sus palabras Casian.

-Yo no le he mentido en nada a Julia, le conté toda la verdad, incluso el porque ustedes no le decían la verdad sobre quienes son ustedes- hablo esta ves Jayden con firmeza.

-Bueno ya, quiero saber ¿que haces aquí, Jay?- le pregunto con voz dulce, demasiado para mi gusto, eso es nuevo para mi, Erick y Casian me miraron de una manera extraña y es que hasta yo lo haría, este hombre me esta poniendo cursi.

-Vine a ver a la chica mas bella del mundo ya te lo dije- me responde con una enorme sonrisa que me contagio a mi también- Y vine a saber eso de la institutriz, no la necesitas- dijo esto ultimo muy serio para mi gusto.

-La institutriz es porque salía sola al bosque sin el permiso de nadie, sabes que existen muchos peligros alla afuera, no quiero que nada malo le suceda a mi pequeña hija menor.- dijo, yo rode los ojos por ese comentario fuera de lo común.

-Ya, Jay, vamos a mi cuarto para que me ayudes con una de las tareas que dejo el pesado de Mark- digo para que podamos escapar de todo este rollo.

-Espera- dice Jay- Pero si yo siempre pasaba por ti para que no estuvieras sola en el bosque, sigo sin entender porque te castigan- ahora que lo pienso, es verdad, yo le decía a Emma donde y con quien iba a estar y ella también es prácticamente una adulta delante de mi.

-¿Así que a eso salias al bosque?- pregunta un Casian algo misterioso- Sabia que no debíamos de darte tanta confianza, mira que salía revol....

Dejo la frase incompleta ya que Jayden se abalanzo contra el golpeándolo y quedando arriba de este sin oportunidad alguna de que se defendiera, esta escena me dejo en shock, no me esperaba que Jayden se molestara mas por un comentario tan insípido y estufido como el de Casian.

-Julia has algo antes de que lo mate- me gritaba Erick.

Reaccione y tome a Jayden del brazo , sentí como se relajaba y se volteaba a verme, no se que fue lo que paso ya que su mirada mostraba dolor y un poco de miedo. Me sostuvo la cara con ambas manos y puso su frente junto a la mía, yo decidí tomarlo de las manos y hacer que abriera los ojos y me mirara, no quería ver una mirada como esa en sus bellos ojos.

-Jay, mírame, todo esta bien de acuerdo, no le hagas caso, es su culpa no tuya- le digo con toda tranquilidad.

-No me vayas a dejar por esto, por favor- me pedía en un susurro con miedo en su voz.

-Tranquilo, Jay, no te voy a dejar por esto- le digo dándole una sonrisa cálida- Ademas es culpa de Casian, no tuya. Ven vamos a mi cuarto.

-ESTO NO SE QUEDA ASÍ, BLACK, TE JURO QUE NO- grita mi hermanastro desde el pie de las escaleras- Y TU, JULIA, NO PUEDES SEGUIR CON EL. TU NO PUEDES SER SU NOVIO, BLACK, NO PUEDES Y LO SABES, POR TU CULPA ESTA EN PELIGRO.

Tras esas ultimas palabras Jay y yo entramos a mi cuarto cerrando la puerta detrás de nosotros, el se da la vuelta y me besa apasionadamente y yo gustosa le sigo el beso, y aunque no me puedo sacar las palabras de mi hermanastro de mi cabeza, me permito olvidar todo entre los besos y los labios de Jayden.

Aun no puedo creer que este hombre me tenga atrapada entre sus encantos, por el yo soy capaz hasta de ir al mismo infierno, con tal de no ser liberada de sus brazos, no quiero salir de las garras de mi lobo, aun que mi vida penda de ello...

 

Duramos horas haciendo tarea y yo trate de explicarle una vez mas todo lo de trigonometría a Jay para que por lo menos se le quedara un poco en la cabeza, era simple, solo tenia que hacer tres problemas de una manera y los otros tres al revés de como se hacían los tres primeros... por ejemplo, si en el primero se sumaba, el segundo se restaba y el tercero se multiplicaba, el cuarto se restaba, el quinto se sumaba y el sexto se dividía, no era tan complicado, solo largo y raro... como dije, el tema no es complicado, solo largo y puede confundir por ello.



Lizzy Rosario

#1559 en Fantasía
#4521 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombreslobos, dioses

Editado: 07.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar