Semi-Diosa

CAPITULO 20

  Narra Jayden:

-¿No crees que ya has dormido suficiente?- escucho una voz muy familiar que me hace levantar la cabeza encontrándome con los ojos mas hermosos que haya visto nunca, esos en los que me gusta perderme sin querer que me encuentren, los ojos de mi amada.

Pero sus ojos tienen un brillo completamente distinto al que siempre tienen cuando los veo, es algo que no lo puedo explicar, es como si hubiera tiempo que no nos viéramos y ella me ve como con ¿alegría? Julia nunca me ve con alegría, solo lo hace cuando tiene mucho tiempo sin verme, no me gusta como me esta viendo. Se siente raro estar a su lado, como si la traicionara, como dije, hay algo raro, diferente en ella y se siente incorrecto.

-¿Que pasa, amor?- me dice con voz dulce, yo sigo viéndola como si tuviera dos cabezas, esto no es normal, no en ella.

-Julia, amor, ¿te sientes bien?- le digo preocupado, ella solo se empezó a reír como si le hubiera hecho un chiste.

-Jayden, mi nombre no es Julia, es Sol, ¿que no me recuerdas?- dijo ella cesando su risa, al ver la cara de confusión que tenia dejo de reírse por completo- ¿Es en serio que no me recuerdas?- me levanto de su lado y me alejo lentamente-Esto es insólito, ¿como es que mi Mate no me recuerda?- ahora soy yo el que no entiende nada, ¿su Mate?- No puedo creer que esto me este pasando, tu no me pudiste haber olvidado, nos amábamos, mas de lo que cualquier otra criatura pudiera amar a su alma gemela.

-¿Tu Mate?- digo incrédulo, ella solo asiente con la cabeza y yo niego con la mía- Mi Mate se llama Julia, y tu estas en su cuerpo o eres igual a ella, la ultima vez que la vi estaba en esta cama y yo me quede dormido abrazándola, ella es mi mundo y no la voy a cambiar por nada del mundo- vi dolor reflejado en sus ojos y no se por que sentí como si se me rompiera el corazón al decirle aquello, pero no le puedo mentir, yo amo a Julia mas que de lo que pueda llegar a amar a nadie mas- La necesito a mi lado, ella estaba mal por mi culpa y no quiero perderla.

-Hablas de ella como si fuera la gran cosa...- por un momento se queda algo pensativa y antes de que yo le pueda contestar ella habla- ¿Dijiste que ella se parece a mi?- yo me limito a asentir algo dubitativo- Eso quiere decir que la bruja esa tenia razón, mi tío Seth me... No puedo creer que si haya una chica igual que yo- ella parecía hablar solo para ella ya que en ningún momento me miro- Si es verdad que estas en esta habitación, entonces estas en mi casa y conoces a mi padre. Dile que aun continuo con vida, pero que ya no voy a volver, que estoy en un lugar donde me envió mi tío Seth al intentar matarme, que solo podría volver si algo me atara al mundo exterior.

-Tu padre es...- la verdad es que no lo  había tomado en cuenta hasta que lo entendí, ella dijo su casa, eso quiere decir que su papa es el tío de Julia- ¿Hablas de que tu papa es el tío de Julie?- ella ladea la cabeza en forma de confusion.

-No, tonto, mi padre es Lusian.

-Ese es el tío de Julie, el se presento ante mi, por eso es que estaba abrazado a ella- lo ultimo lo dije mas para mi que para ella, pero se que ella me escucho.

-Jayden, ya no tengo tiempo, por favor, dale el mensaje a mi padre, dile que quiero que sea feliz y que deje a la zorra que siempre esta detrás de el- al terminar de decir eso, unas imágenes horribles llegaron a mi cabeza.

Estaba corriendo por el bosque con una hermosa loba de un color blanco y ojos verdes como el pasto, se escuchaban pisadas muy fuertes, nos tenían rodeados, ella me veía con miedo, y yo no pude evitar y verla con el mismo temor, temor a perderla, pero también veía que por ella daba mi vida. Ella volvió a su forma humana y yo quede con la boca abierta, se parece mucho a Julia.

-Sol- escuche mi voz, pero yo se que no he hablado, volteo encontrándome conmigo mismo ya en mi forma humana también- Mi Luna, son muchos, no podremos huir por siempre.

-Tu no puedes huir por mi, tu manada te necesita- me dijo ella- Amor mío, no quiero que te sacrifiques por mi, regresa a la Manada, la Diosa Luna te dará otra Mate- negué con la cabeza, no quería otra Mate, ella es la única a la que quiero.

-Si llego a tener a otra Mate, la voy a rechazar, no quiero a nadie mas que no seas tu- al decir eso la agarre por la cintura y la apegue a mi- no me importa morir por ti, solo no me dejes solo- mi voz se quebró al decir esas palabras, ella me beso, fue un beso con pasión, con desespero, pero sobre todo de despedida.

Cuando nos separamos del beso se escucharon aplausos detrás de mi, me doy la vuelta lentamente y me encuentro con Seth, viene con varios demonios que nos están rodeando, Sol parece saber a que vienen ya que su cara es de total espanto. Yo no quería ver esa expresión en ella, lucharía por mantenerla con vida y a mi lado, su cara de espanto era porque Seth me había visto con ella y podía hacerme daño, yo estaba aterrado porque el quería acabar con ella a como diera lugar, cosa que no le voy a permitir.

-Perdóname, Jayden- giro la cabeza a su dirección y lo que hace me deja en shock, ella me enterró una daga de plata a un costado no me quedo de otra mas que retorcerme del dolor. Caí al suelo y vi como dos demonios la sostenían de ambos brazos, ella solo se quedo tranquila le dio una sonrisa torcida y arrogante a su tío.



Lizzy Rosario

#607 en Fantasía
#2182 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombreslobos, dioses

Editado: 07.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar