Semi-Diosa

EPILOGO

Narra Jayden:

El momento que menos queríamos había llegado antes de lo esperado, Julia llamo a sus hermanos para que estos le sirvieran como soldados, Seth estará esperándonos a todos con su armada de demonios y su arma letal, mi Luna. Esta guerra no esta perdida del todo, yo no me dare por vencido, recuperare a la mujer que amo y me casare con ella, una vez esta pesadilla termine pediré su mano en matrimonio a su familia... a sus hermanos.

-Todo esta casi listo, el lugar esta completamente desierto y hay actividad demoníaca cerca, se puede sentir- dijo uno de los lobos de la manada de Erick.

-El momento de que la nos enfrentemos a lo que puede ser nuestra perdición esta llegando- comento un vampiro que estaba con el dios del Sol- Ustedes serán los mas afectados si ellos ganan esta batalla.

-Lo sabemos, pero no permitiremos que ellos ganen, lo daremos todo en la batalla, daremos toda nuestra energía y nuestras fuerzas, no nos daremos por vencidos y no nos rendiremos ante ellos- dije yo levantando la voz poco a poco, toda clase de criatura que estuviera cerca y peleando con nosotros me miraba- Ellos tal vez tengan fuerzas oscuras, tal vez ellos parezcan mas fuertes y la mayoría de ellos intentes hacernos vivir nuestras peores pesadillas, pero no caeremos, no nos rendiremos ante nadie, nuestros hogares y nuestras vidas dependen de nosotros y solo de nosotros.

Todos los presentes comenzaron a gritar de acuerdo a mis palabras, y es que es cierto, aquí todos estamos en peligro de perder nuestros hogares... pero principalmente, aquí todos estamos a punto de perder nuestras vidas y la de nuestros seres queridos.
 

      Narra Julia:

Mis hermanos habían llegado justo a tiempo, yo sentía mucha mas energía de la que de por si tenia, el idiota de Seth aun no me había desatado por el miedo que siente a que yo lo derrote y continue yo con lo que sea que el haya comenzado. Mis hermanos también fueron encadenados al igual que otros demonios de alto rango, cosa que me hacia reír, pues no los necesito para poder acabarlo, pero el no parece estar familiarizado con mi poder, por lo que se lo dejare pasar y me reiré de el en su cara cada que tenga oportunidad.

Miraba a mis hermanos que no estaban tan lejos de mi, ellos como los demás demonios parecían zombies esperando a atacar a su próxima victima y alimentarse de esta, todos esperan ordenes y pronto las tendrán, después de todo, ya estamos cerca de donde aquellos idiotas nos esperan... aunque a este lugar le falta algo, a mi me falta algo para completar el que sera mi reino y ese algo es a un rey, puedo sentirlo cerca, pero no puedo reconocerlo, puedo sentir su aura... pero no puedo verlo a el o si quiera tocarlo y eso me esta frustrando y enojando.

-Maldición- escuche la voz de Alex que me saco de mis pensamientos.

-¿Algo mal, hermano?- pregunte burlonamente- ¿Algo que no sea de tu agrado? Solo dilo y yo hare que te guste.

-Hay.. hay algo..- sus expresiones eran de dolor y me había acordado que estaba ejerciendo presión en todos para que pudieran estar de mi lado por lo que la aparte de el para que pudiera hablar con mas seguridad- Gracias.

-Solo lo hice para que hablaras, aunque me gusto ver tu cara de dolor, no me gusta quedar con la curiosidad de lo que me tengan que decir- dije mirando mis uñas para comenzar a pintarlas de negro con mis poderes- así que habla.

-Tienes razón en que hay algo que no es de mi agrado, no del todo- lo mire levantando una ceja de manera interrogante- tu.

-¿Yo?

-Si, tu, no me agrada que seas de esta manera, quiero a mi inocente hermana de vuelta- sonreí divertida por su acusación, lo cual era mas una suplica- Julia, por favor, esta no eres tu, tu eres una persona dulce y se que si llegas a herir a alguien vas a lamentarte por ello.

-Alex, la Julia que conocías soy yo, solo que de una manera mas gloriosa- chasquee mis dedos haciendo que en mi cuerpo apareciera un largo vestido negro con un escote V que llega casi hasta el ombligo, la falda era separada por una cinta la cual estaba atada al lado izquierdo justo donde comenzaba una apertura de la pierna del mismo lado, era hermoso a mi parecer y me daba un toque seductor- y claro esta, fabulosa, es una lastima que no te guste la Julia de ahora.

-Hermana, por favor, reacciona, esta no eres tu- no me gustaba lo que decía, me estaba aburriendo por lo que volví a someterlo a mis poderes y que estuviera bajo mi control- Her-ma-na... AHH.

-Silencio- dije luego de haberlo puesto bajo mi control, algo dentro de mi me hacia sentir culpable por esto, pero yo no le hacia caso, por mas que quisiera escuchar esa voz, no podía y no quería escucharla del todo.

 

         Narra Alex:

Ya había llegado la hora que menos quería y yo aun continuaba bajo el control de mi hermana, eso seria vergonzoso para un humano, pues ninguna chica menor que ellos puede controlarlos, su ego no se los permite, en cambio en mi mundo, una mujer puede tener mucho mas poder sobre los hombres del que cualquiera se pueda imaginar. 

Dolía, estar sometido e intentar liberarse de ese poder dolía mucho mas de lo que cualquiera se pudiera imaginar, y es que por mas que lo intentaba, ella tenia mas poder del  que nadie había tenido jamas y al que solo una sola persona se le podía igualar tal poder, pero si lo que dicen es cierto y ella es mucho mas poderosa que el abuelo... todos estamos perdidos y mi padre ganara esta guerra.



Lizzy Rosario

#607 en Fantasía
#2182 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombreslobos, dioses

Editado: 07.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar